“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Paradoja para un encuentro.

La delegación cubana que asistirá al Encuentro Internacional de Fiscalías sobre Sociedad y Corrupción, a sesionar en La Habana en próximos días, estará representando a la misma Fiscalía que, increpada hace cuatro años, ignoró toda una serie de escandalosas irregularidades en nuestro caso, ilustrativas en gran medida del modus operandi del sistema político-autocrático cubano para “resolver” las discrepancias.

La premisa de oro que debe respetar una sociedad para que la Justicia sea el auténtico garante de los derechos del ciudadano frente al Estado y viceversa, es la absoluta e irreductible división de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Esta es la base que sostiene la democracia en la sociedad moderna y cada vez que se vio vulnerado este esquema fueron nefastas las consecuencias. De esto la Cuba de hoy es un excelente ejemplo.

El 21 de marzo de 2007 mi colega y yo pusimos en manos del Departamento de Atención a los Derechos Ciudadanos de la Fiscalía General de la República de Cuba, los documentos que evidencian la injusticia contra nosotros cometida. Desde entonces nuestra Fiscalía General conoce que dos médicos cubanos fuimos inhabilitados para el ejercicio de nuestra profesión por tiempo indefinido por el simple hecho de haber entregado al Ministro de Salud Pública el criterio de 300 trabajadores acerca de nuestro salario. Conoce que no son ciertas las acusaciones usadas para inhabilitarnos, no porque lo digamos así llanamente, sino porque entregamos documentos concretos, acuñados por las instituciones donde fueron recepcionados, que avalan que la verdad nos asiste.

A pesar de todo el peso de la evidencia a nuestro favor, aquel “Departamento de Atención a los Derechos Ciudadanos” nunca dispuso de cinco minutos para entrevistarse precisamente con los ciudadanos que emitían la queja, sino que se volteó al Ministerio de Salud Pública (MINSAP), la institución que sancionaba, y emitió una respuesta que más bien parece un acta del Partido Comunista, donde se leen parrafadas enteras de la versión del MINSAP copiadas al carbón, íntegramente, que se contradicen por completo con la evidencia documental aportada por nosotros. Esta respuesta no contiene el esperado argumento técnico que demostrara que fuéramos expulsados del Sistema Nacional de Salud por haber violentado esta o aquella ley, este o aquel artículo de determinada legislación laboral, sino que se limita a repetir las mismas acusaciones sin fundamento que hizo el MINSAP para concluir que “… no se aprecian violaciones de la ley en el procedimiento utilizado para la inhabilitación…”. De aquí se infiere que la Fiscalía de mi país no considera violaciones de la ley la coacción y las amenazas de un funcionario de rango provincial sobre dos trabajadores, ni la adulteración posterior de documentos, ni la difamación pública, ni el gravísimo hecho de que un ministro aplique la sanción administrativa más extrema en ausencia de indisciplina laboral alguna. Castigar al inocente por consideraciones políticas, ¡vaya modo de entender nuestra Fiscalía lo que es un Estado de Derecho!

En resumen, que nuestra Fiscalía General conoce perfectamente que dos médicos cubanos permanecemos privados, desde 2006, de nuestro derecho de ejercer la Medicina sin haber incurrido jamás en ningún acto violatorio del Código de Ética Médica, sin que hayamos incurrido en ningún tipo de indisciplina laboral, ni en ninguna irresponsabilidad o impericia que pusiera en peligro la vida de algún paciente – lo cual reconocen incluso las Resoluciones que nos inhabilitan – a pesar de lo cual se nos aplicó una Resolución que sanciona este tipo de hechos; lamentable final de un proceso que nunca debió tratarse más que como un mero asunto sindical.

Mientras nuestra Fiscalía permita atropellos como este, no será posible plantear una lucha frontal y eficaz contra la corrupción política y administrativa que corroe hoy las entrañas de la nación cubana. En casos como el mío, y en otros muchísimo más graves, debería pensar la flamante delegación cubana a este encuentro internacional cuando haga uso de la palabra para asegurar como de costumbre que Cuba, paradójicamente Vicepresidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, es la panacea de la justicia universal.

Comentarios en: "Paradoja para un encuentro." (7)

  1. Me parece que fue ayer, era un lunes como hoy, era una de aquellas guardias como tantas otras, habia estado horas antes en la casa de los internos para comer alguna cosa, siempre fue nuestro escondite secreto, pero de esta vez regresaba a mis funciones com el estomago vacio, pase por el viejo bar cerrando y consegui tomar un CAFE criollo, nada mas, estava de vuelta a mi salita de observación donde se discutia la nececidad de limpiar las camas, esa era una sala de pasaje nadie poderia llevar mas de unas horas ahi acostado. De pronto la tranquilidad sen interrumpe, llegan decenas de carabineros, todos muy nerviosos, parecia que el prisionero queria huir, sin más se convierte en un cuatel general, dando ordenes de no tocar y la pregunta era clara “ya murio”, Estabamos todos perplejos de tanta ropa verde olivo y tantas armas y un paciente indefenso y con el rostro cubierto de toallas y mentiras, de pronto se escucha una voz que dice el cuerpo esta sin vida y de un tiron se llevaron el cadaver esposado por si intentara huir junto a su alma. Ese fue el dia que conoci al exministro del interior Abrantes. Él se fue pero me enseño una cosa que guardo hasta hoy, “solo vales cuando util nos seas” la guardia volto a su tranquilidad habitual nadie se atrevia a hablar del asunto. não hubo investigaciones ni preguntas, ni certificado de fallecido, parece como si nunca hubiera acontecio o fue parte de sueño de un residente cansado de tantas guardias.

  2. Hola Jeovany: Me llama la atencion una cosa: en la carta que le enviaste al nuevo presidente de la asamblea del poder popular de la provincia Artemisa donde le pides que en el uso de sus facultades como presidente interceda para que tu caso sea revisado objetivamente, le dices claramente que el primer documento dirigido al entonces ministro avalado con las 300 firmas se entrego primero en el MINSAP y luego como no hubo respuesta en el Consejo de Estado y Comite Central, y que el segundo documento tambien fue entregado en el MINSAP y el Consejo de Estado y Comite Central solo a titulo personal de ustedes, es decir sin las firmas. Le explicas ademas que el problema es en cuanto al segundo documento, ya que los acusan de haber anexado a este las mismas 300 firmas que estaban anexadas en el primer documento.
    Bien, como yo me lei tambien ese segundo documento (la version que esta en pdf y que es la que ustedes entregaron en marzo del 2006 en el Comite Central) ..hasta abajo dice lo sgte y copio la cita:

    …….Una única advertencia: estas líneas y las firmas adjuntas…….

    Pregunto entonces, si en este documento tu aseguras que no estaban anexadas las 300 firmas, entonces por que en ese ultimo parrafo hablas de “estas lineas y las firmas adjuntas”?? la pregunta viene porque cuando te refieres a “estas lineas” claramente se trata de ese segundo documento …..¿entonces, iba este segundo documento anexado o no con las 300 firmas?

    No se, me podrias dar luz en este sentido para despejar mi duda?

    Saludos, Paola

    • Estimada Paola: Este segundo documento se redactó cuando ya el primero había sido firmado por aquellos 300 trabajadores, incluídos nosotros dos, sus autores. Pero recolectar estas firmas no fue un lecho de rosas, sino todo lo contrario, fue sometidos durante 4 meses a una tremenda presión, coaccionados de todas las maneras posibles. No sé desde dónde me escribes, pero sólo viviendo en Cuba se puede entender lo que te digo, porque si no se contextualizan las cosas pareciera que sólo recogíamos unas firmitas así no más para entregarlas tranquilamente al ministro y visto así, como debe ser y como posiblemente lo puedas hacer tú si lo deseas si vives en un país libre y tolerante,no pareciera ser nada, pero te aseguro que en Cuba eso no funciona así. Redactamos ese segundo documento para responsabilizarnos por lo que hicimos, para dar la cara sin miedo, para dejar constancia de los atropellos y vejaciones que ya, a esas alturas habíamos sufrido. Esas 5 palabras que citas fueron citadas a voz en cuello para, descontextualizándolas, tratar de legitimar la mentira, pero donde se les traba el dominó es ante la evidencia que representa que yo conserve el documento (que ellos aseguran no entregáramos) debidamente acuñado cuando fuera entregado y eso es una evidencia irrefutable porque los deja sin fundamento pues ese fue el núcleo de su acusación para sancionarnos. Dado que no podían declarar abiertamente que se nos castigaba por recoger firmas, lo cual es lo cierto pero los pondría en demasiada evidencia, optaron por aferrarse desesperadamente a lo que pudieron, como por ejemplo esa línea que te llama a atención, pero que aún intentando verlo con ojos de acusador, no pueden adjudicarnos un hecho tan excecrable como ese del que se nos acusa. Nadie tiene que creer en mi honestidad, pero haciendo un análisis matemático de la situación: entregarías tú un documento respaldado por la firma de 300 personas que estarían dispuestas a desmentirte en el acto? Eso no se le ocurriría ni a la persona más demente y enajanada y mucho menos te entregarías en bandeja de plata ante el Comité Central y el C. de Estado. Una sóla pregunta le dejaría a quien me acuse: si no entregué el documento que firmaran los 300 trabajadores, entonces: cómo es que conservo mi copia debidamente acuñada por varias veces en el MINSAP y en el Comité Central. En resumen: que cuando quieren tapar el sol con un dedo demuestran definitivamente que perdieron los escrúpulos. Saludos y gracias por plantear la duda.

      • Hola Jeovany, gracias por tu tiempo, agradezco mucho tu respuesta pero honestamente siguen sin quedarme claros ciertos puntos que considero neuralgicos, y disculpame si soy muy preguntona pero es que el caso de ustedes me parece tan absurdo y por eso es que no quisiera que se me quede nada en el aire.

        Esta claro que el primer documento si fue entregado en el MINSAP con fecha 11/11/05 segun el cuño de recepcion, el que diga lo contrario u oculte esta verdad, miente. Esta claro tambien que este mismo primer documento fue entregado en el Consejo de Estado y Comite Central del PCC cinco meses despues con fecha 4/4/06 a las 13:51 hrs, segun cuño de recepcion.

        Sin embargo, estaras de acuerdo conmigo en lo sgte: si bien publicas el primer documento con los cuños de recepcion correspondientes, en ningun pdf de tu blog esta el papel con las 300 firmas, de modo que a los ojos de una lectora como yo que busca conocer todos los detalles, no puedo saber si estas 300 firmas fueron entregadas junto con el primer documento.

        Y por esa razon, con respecto al primer documento te quiero hacer tres preguntas concretas:

        1- El primer documento fue entregado en MINSAP y CCPCC con las 300 firmas adjuntas?

        2- En caso de que la respuesta sea -sí- pregunto: las hojas con las 300 firmas tienen tambien los cuños de recepcion del MINSAP del dia 11/11/05 y del CCPCC del dia 4/4/06?

        3- En caso de que las 300 firmas si tengan ambos cuños de recepcion, pregunto: por que no has publicado las hojas donde estan plasmadas las 300 firmas para que todo el mundo pueda constatar los cuños y que no quede duda alguna de que efectivamente las 300 firmas fueron entregadas con el primer documento? (Te propongo que si no quieres hacer publicos los nombres de tus compañeros los taches, en virtud de que lo que importa a modo de demostracion son los cuños de recepcion en las hojas de las firmas, mismos que desde luego, deben ser identicos a los plasmados en el primer documento).

        Ahora bien, en cuanto al segundo documento remitido al CCPCC, no acaba de quedarme claro por que escribes al final del mismo la expresion …..…….O sea, si este segundo documento tu aseguras que no fue entregado con las 300 firmas, entonces por que mencionas unas firmas adjuntas?
        Disculpame, pero si te vuelvo a hacer la misma pregunta respecto al tema es porque en tu respuesta no me quedo claro el asunto. Tu me explicas que la expresion “estas lineas y las firmas adjuntas” fue descontextualizada. Y yo me pregunto..¿en que sentido pudo ser descontextualizada la frase cuando claramente ustedes estan refiriendose a las lineas de ese documento y a unas firmas adjuntas? A ver si me explico, cuando dos personas se quieren referir a sus propias firmas, no dicen “firmas adjuntas” dicen simplemente “firmas plasmadas” o “quienes firmamos”. Pero cuando uno dice “firmas adjuntas” claramente esta dando a entender que hay unas firmas que han sido adjuntadas y/o anexadas al documento.

        Por favor, si puedes responderme debajo de cada una de las preguntas te lo agradeceria mucho porque asi seria mas sencillo para yo comprender mejor.

        Muchos saludos, Paola

        PD: yo tambien soy cubana pero no vivo en Cuba, vivo en Mexico hace casi 20 años por motivos familiares, pero durante todo este tiempo no he perdido el contacto ni con mi gente, ni con mi cultura, porque procuro siempre estar alla al menos 2 veces por año. De modo que absolutamente todo las cosas que tu plasmas en tu blog no me son ajenas. Y al igual que tu, soy capaz de reconocer y enorgullecerme con las cosas lindas, buenas y valiosas que se han logrado y que tenemos el deber de defender y preservar, precisamente porque he vivido de primera mano y conozco lo que es el capitalismo y creeme, este no es el sistema que quiero para mi pais. Pero tambien soy sumamente critica con todo aquello que me parece mal o injusto en mi terruño y por esa actitud mia muchas veces me he visto envuelta en mas de un problema, pero cuando la verdad lo asiste a uno desde la honestidad, uno no tiene por que tener miedo.

  3. Nota: hola, va de nuevo porque en el primer intento puse unos caracteres que se comieron unas letras.

    Hola Jeovany, gracias por tu tiempo, agradezco mucho tu respuesta pero honestamente siguen sin quedarme claros ciertos puntos que considero neuralgicos, y disculpame si soy muy preguntona pero es que el caso de ustedes me parece tan absurdo y por eso es que no quisiera que se me quede nada en el aire.

    Esta claro que el primer documento si fue entregado en el MINSAP con fecha 11/11/05 segun el cuño de recepcion, el que diga lo contrario u oculte esta verdad, miente. Esta claro tambien que este mismo primer documento fue entregado en el Consejo de Estado y Comite Central del PCC cinco meses despues con fecha 4/4/06 a las 13:51 hrs, segun cuño de recepcion.

    Sin embargo, estaras de acuerdo conmigo en lo sgte: si bien publicas el primer documento con los cuños de recepcion correspondientes, en ningun pdf de tu blog esta el papel con las 300 firmas, de modo que a los ojos de una lectora como yo que busca conocer todos los detalles, no puedo saber si estas 300 firmas fueron entregadas junto con el primer documento.

    Y por esa razon, con respecto al primer documento te quiero hacer tres preguntas concretas:

    1- El primer documento fue entregado en MINSAP y CCPCC con las 300 firmas adjuntas?

    2- En caso de que la respuesta sea -sí- pregunto: las hojas con las 300 firmas tienen tambien los cuños de recepcion del MINSAP del dia 11/11/05 y del CCPCC del dia 4/4/06?

    3- En caso de que las 300 firmas si tengan ambos cuños de recepcion, pregunto: por que no has publicado las hojas donde estan plasmadas las 300 firmas para que todo el mundo pueda constatar los cuños y que no quede duda alguna de que efectivamente las 300 firmas fueron entregadas con el primer documento? (Te propongo que si no quieres hacer publicos los nombres de tus compañeros los taches, en virtud de que lo que importa a modo de demostracion son los cuños de recepcion en las hojas de las firmas, mismos que desde luego, deben ser identicos a los plasmados en el primer documento).

    Ahora bien, en cuanto al segundo documento remitido al CCPCC, no acaba de quedarme claro por que escribes al final del mismo la expresion ….. “Una única advertencia: estas líneas y las firmas adjuntas” …….O sea, si este segundo documento tu aseguras que no fue entregado con las 300 firmas, entonces por que mencionas unas firmas adjuntas?
    Disculpame, pero si te vuelvo a hacer la misma pregunta respecto al tema es porque en tu respuesta no me quedo claro el asunto. Tu me explicas que la expresion “estas lineas y las firmas adjuntas” fue descontextualizada. Y yo me pregunto..¿en que sentido pudo ser descontextualizada la frase cuando claramente ustedes estan refiriendose a las lineas de ese documento y a unas firmas adjuntas? A ver si me explico, cuando dos personas se quieren referir a sus propias firmas, no dicen “firmas adjuntas” dicen simplemente “firmas plasmadas” o “quienes firmamos”. Pero cuando uno dice “firmas adjuntas” claramente esta dando a entender que hay unas firmas que han sido adjuntadas y/o anexadas al documento.

    Por favor, si puedes responderme debajo de cada una de las preguntas te lo agradeceria mucho porque asi seria mas sencillo para yo comprender mejor.

    Muchos saludos, Paola

    PD: yo tambien soy cubana pero no vivo en Cuba, vivo en Mexico hace casi 20 años por motivos familiares, pero durante todo este tiempo no he perdido el contacto ni con mi gente, ni con mi cultura, porque procuro siempre estar alla al menos 2 veces por año. De modo que absolutamente todo las cosas que tu plasmas en tu blog no me son ajenas. Y al igual que tu, soy capaz de reconocer y enorgullecerme con las cosas lindas, buenas y valiosas que se han logrado y que tenemos el deber de defender y preservar, precisamente porque he vivido de primera mano y conozco lo que es el capitalismo y creeme, este no es el sistema que quiero para mi pais. Pero tambien soy sumamente critica con todo aquello que me parece mal o injusto en mi terruño y por esa actitud mia muchas veces me he visto envuelta en mas de un problema, pero cuando la verdad lo asiste a uno desde la honestidad, uno no tiene por que tener miedo.

  4. Estimada Paola: Como cuento sólo con 2 horitas semanales de Internet, aquella primera respuesta fue escrita de prisa a pie de tu comentario, disculpa si no fui completamente claro. Debes tener en cuenta que este proceso nuestro es complicado, por lo aberrado en sí y por lo prolongado en el tiempo, pero esto ya lo escribo con más calma. Aquí te van mis respuestas a tus tres preguntas:
    1.- La respuesta a tu primera pregunta: Sí. El 11 de noviembre de 2005, mi amigo y yo entregamos en la sede del MINSAP dos documentos: uno firmado por 300 trabajadores y otro firmado exclusivamente por nosotros dos. Cuando hablo del primer documento entregado (fechado 12 de junio de 2005), me refiero a los manuscritos originales, los que firmamos auténticamente 300 trabajadores al dorso, con nuestro puño y letra, pues estamos de acuerdo con lo que este dice; eran 12 cuartillas con el texto en cuestión que al dorso fueron manuscritos con 25 nombres y sus respectivas firmas cada uno, que suman las 300 firmas respaldando este texto. Desde ese día estos manuscritos quedaron en manos de los funcionarios del MINSAP. Con esto hicimos exactamente lo que le prometimos a nuestros compañeros, mientras nosotros conservamos las copias acuñadas al ser recepcionadas según lo dispuesto. Como el MINSAP no sólo se negó a responder, sino también se negó a devolvernos esos manuscritos, cuando nos dirigimos al Consejo de Estado y al Comité Central del Partido, en abril de 2006, nos vimos obligados a entregar fotocopias, pero siempre se entregaron los dos documentos, nunca uno solo. Ahora, observa un detalle revelador: cuando estos documentos fueron entregados en estas últimas instituciones centrales ya AMBOS tenían cancelado el cuño del MINSAP, lo cual no dejaría lugar a equívocos si no se hubiera obrado desde la mala fe cuando se nos acusó más tarde de no haber entregado el primero.
    2.- La respuesta a tu segunda pregunta: Sí. Cada una de las copias de cada una de las 12 hojas contentivas de las 300 firmas las conservamos debidamente acuñadas por el MINSAP, lo cual me hizo hacer gala de toda mi capacidad de persuasión porque en estos lugares la persona que recepciona insiste en acuñar únicamente la primera hoja de la copia que quedará como constancia, aunque el documento en cuestión tenga 100 páginas, por lo que haber logrado esto aún lo considero milagroso, pero así fue. En el Comité Central fueron más reacios a acuñar pero también conservamos AMBOS documentos debidamente acuñados; estos son hechos inequívocos.
    3.- La respuesta a tu tercera pregunta: Ni por un segundo he pensado publicar un solo nombre de ninguno de los firmantes sin su consentimiento. Esto es tan elemental como que jamás habláramos en nombre de nadie; de ahí que cuando redactáramos el segundo documento hayamos dejado bien claro desde su primer párrafo la idea de que “…Todo lo que aquí se escribe responde a nuestro criterio, es estrictamente personal, por cuanto no se responsabiliza a nadie más por lo que aquí se dice…”. Observarás que iniciamos el segundo párrafo hablando precisamente del primer documento, lo cual sería completamente absurdo en caso de haber planeado presuntamente no entregarlo, pues si nuestra intención hubiera sido engañar a todos, entonces ¡¿qué sentido tendría mencionarlo aquí?!… hablando en serio, ¿te parezco capaz de estupidez semejante? Pero como si no bastara, enfatizamos casi al final de ese segundo párrafo que “…Tal y como se prometió, la misiva fechada 12 de junio de 2005 firmada de puño y letra por estos 300 trabajadores respaldando nuestro criterio, fue entregada en el Ministerio de Salud Pública el 11 de noviembre de 2005 según el procedimiento establecido.” Estarás de acuerdo conmigo que estas dos parrafadas no dejan margen a dudas, son diáfanamente claras en cuanto a que el documento firmado por los 300 trabajadores fuera entregado. A todo esto súmale nuestras dos firmas como las únicas que aparecen al pie de este segundo documento, lo cual convierte en un absurdo que nos hubiéramos propuesto “anexarle” la firma de 298 personas que desmentirían esta patraña en el acto.
    Si, como bien dices, te quedó tan claro que entregamos el primer documento en el MINSAP según lo prometido a nuestros compañeros, como lo demuestra el cuño fechado 11 de noviembre de 2005; si te quedó tan claro que sucedió así hasta el punto de sentenciar, y cito tus propias palabras, que “… el que diga lo contrario u oculte esta verdad, miente…” es porque este cuño demuestra de forma inobjetable que este documento fue evidentemente entregado. Este sólo elemento hecha por tierra cualquier acusación posterior de que no lo entregáramos. ¿Me sigues hasta aquí? O, sea, que esto derrumba el núcleo de la acusación hecha contra nosotros, y aquí te preguntaría: si mintieron en el punto medular ¿por qué creerles el resto?
    Cuando escribimos este segundo documento lo hacíamos, entre otras cosas, para referirnos a la perturbadora experiencia resultante de aquella iniciativa nuestra de proponerle a nuestros compañeros elevar aquel criterio al Ministro y precisamente por esto es que cuando escribimos estas palabras que citas con insistencia: “…estas líneas y las firmas adjuntas…” nos estábamos refiriendo al primer documento y a las firmas plasmadas auténticamente en él por los 300 trabajadores; no tomes por esencial lo que no lo es, ni te regodees en una palabra para la cual el Español nuestro debe tener una docena de sinónimos, cuando lo cardinal aquí, lo que queda probado, es que las 300 firmas estaban respaldando únicamente aquel primer documento y en ese punto fuimos explícito y claros. Es una lástima que estos sendos párrafos de arriba en negritas no te hayan dado “claramente a entender” lo que plantean. A eso me refiero con descontextualizar, Paola, a sobredimensionar y fijar la atención en algo secundario y soslayar lo evidente y esencial, sobre todo Paola, cuando quedó clara la intención de aquellos de hacer daño. Aunque te confieso que en el momento de escribir esas seis palabras no creí que pudieran generar confusión… o mejor dicho… para hablar con propiedad, que fueran a ser utilizadas con tan mala fe, con las peores intenciones y con plena conciencia, por parte de los acusadores, de que mentían. Es una pena que los inequívocos párrafos en negritas no bastaran para aclararte lo que fue, en el peor de los casos, un descuido inadvertido; en aquel momento quien te escribe aún no creía a las autoridades de este país capaces de perpetrar o consentir semejante mezquindad. Pero de todos modos hablan a nuestro favor hechos y documentos contundentes y concretos: el primer documento, el cual se nos acusa no haber entregado, como puedes ver acuñado en los organismos centrales del Estado y además la evidencia que implica que en el segundo documento se mencione al primero varias veces. Conservo todos estos documentos acuñados, sin embargo, quienes nos acusaron no tienen nada que no sea estas seis palabritas tomadas con pinzas para armar, en su desesperación, una historia inverosímil que se contradice con estas evidencias que nos amparan. No tienen nada que no sea su propia mentira.
    Paola: Por más absurdo que esta historia te parezca fuimos inhabilitados por ejercer nuestro derecho a opinar. Fuimos inhabilitados para el ejercicio de la Medicina en nuestro país, y la acusación básica que se usó fue que, presuntamente, nunca llegáramos a entregar el primer documento firmado por los 300 trabajadores, sino sólo el segundo respaldado con sus firmas y como te queda claro (según tus propias palabras) eso es una vulgar mentira. Reducir esto a un juego rebuscado de palabras no tiene sentido, aunque fue lo que se propusieron los que diseñaron aquella sucia salida, pero todo se resume en algo bien simple: se aterrorizaron con este pequeño consenso y como no tenían modo de salir limpios, optaron por mentir.
    Espero que este comentario aclare tus dudas, estas más de 1300 palabras me tomaron varias horas de un tiempo que no me sobra, pero todo vale la pena si de puntualizar la verdad se trata; de cualquier modo esto lo asumo como una especie de terapia y lo que aquí digo lo defendería al coste de mi propia vida. Me gustan las cuentas claras. Sólo restaría que tuvieras la oportunidad de conversar con algunos trabajadores firmantes para que te den su versión de los hechos y te digan qué piensan al respecto y de mí 6 años más tarde. Gracias por la preocupación y la sinceridad. Saludos.

  5. Hola Jeovany:

    Basandome en la resolucion ministerial 248 firmada por el Ministro mediante la cual se les inhabilita como medicos, a ustedes no los acusan de no haber entregado el primer documento, sino de haber entregado un segundo, es decir, la famosa carta personal con las 300 firmas adjuntas.
    ¿Pueden ustedes demostrar ante un juez que esa segunda carta no iba con las 300 firmas adjuntas cuando en la redaccion de la misma en el ultimo parrafo aparecen frases tales como:
    “Una única advertencia: estas líneas y las firmas adjuntas son solo la punta del iceberg”
    “Son miles los trabajadores, firmantes aquí y no firmantes, los que esperan su respuesta”

    Entonces Jeovany, tu aseguras que no, que ese segundo documento no iba con las 300 firmas adjuntas, sin embargo, repito, en la redaccion de la carta hecha por ustedes mismos, mencionan frases categoricas que cualquiera que las lee queda convencido de que si, que esa segunda carta si iba acompañada de 300 firmas. En otras palabras, si ustedes en el Comite Central entregaron dos documentos, ambos relacionados con el mismo tema, uno acompañado de 300 firmas y segun tu, otro documento a modo independiente, pero que sin embargo, en su redaccion, es evidente que se apoya en esas mismas 300 firmas, entonces para quien las recibe, es logico que tome ambas como apoyadas en las 300 firmas.

    Hasta abajo en tu respuesta dices:

    “…..la acusación básica que se usó fue que, presuntamente, nunca llegáramos a entregar el primer documento firmado por los 300 trabajadores, sino sólo el segundo respaldado con sus firmas y como te queda claro (según tus propias palabras) eso es una vulgar mentira.

    Bien, a modo de retomar la exactitud de mis palabras te digo lo sgte: Yo, tomando en cuenta el cuño, solo me referi al primer documento y lo que dije fue: …Esta claro que el primer documento si fue entregado en el MINSAP con fecha 11/11/05 segun el cuño de recepcion, el que diga lo contrario u oculte esta verdad, miente.

    Sin embargo, nunca asegure que ese primer documento fuera acompañado de las 300 firmas, en virtud de que no hay aqui un solo documento que lo demuestre.

    Como mismo te digo en base a la simple logica, tampoco se puede asegurar que el segundo documento no haya sido entregado con las 300 firmas adjuntas, precisamente porque sobre el mismo pesa una razonable duda sustentada en su propia redaccion.

    Saludos y gracias por tu tiempo, Paola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: