“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Archivo para abril, 2013

Caracas en final de fotofinish.

Venezuela-elecciones-Nicolas_Maduro-Hugo_Chavez_ECMIMA20130310_0087_4

Por: Jeovany Jienez Vega.

Confieso que, como a muchos, me sorprendió lo reñido de la contienda. Menos de 300000 votos de diferencia –y ambos candidatos con más de 7000000– es prácticamente un empate técnico que llama a una ingente reflexión: ¿cómo es posible que después de todos esas Misiones instrumentadas por el Gobierno de Hugo Chávez aún la mitad de los venezolanos voten por la alternativa de Capriles? ¿Serán así de ingratos los venezolanos o detrás de este giro se oculta la parte de la historia que escapa siempre que se mira a través de un monoprisma?
Como decía en mi antepenúltimo post, casi toda referencia sobre el asunto me ha llegado mediante colegas que regresan de Venezuela, trabajadores que partieron bajo condiciones que me abstengo de juzgar por no atizar a los demonios. Pero lo cierto es que ahora la evidencia nos llega incontestable: la mitad de los electores votaron por el proyecto que aboga a dar la marcha atrás a más de una década de Revolución Bolivariana y optan por el regreso al anterior esquema.
Sé bien, por experiencia propia, que las olas del mar suelen distorsionar la realidad que emiten las antenas; así se cuentan por cientos de millones los terrícolas que aún tienen una imagen distorsionada de la realidad cubana, por ejemplo, y por analogía pudiera suceder lo mismo en este caso. Especulo sobre la posibilidad de que detrás del discurso, incluso sincero, de Hugo Chávez, se cobijara ese elemento oportunista que nunca falta en estas coyunturas: toda una casta de funcionarios que en nombre del movimiento se llena los bolsillos y se posiciona mirando sólo cuánto lucrar en beneficio propio, algo que sí estaría viendo cada días toda esa masa de pueblo que votó por ambos bandos y que no transmitiría, presuntamente, Telesur.
Pero en lo personal, mi sexto sentido me hace dudar de la alternativa Capriles; sencillamente no le veo a éste el carisma necesario para conducir una nación. Con todo el sustento económico de la oligarquía como seguro apoyo logístico, sospecho que el dinero ha sido su única divisa. Puesto yo en la disyuntiva de elegir nunca hubiera optado por alguien tan carente de magnetismo.
Aunque opinar a más de mil kilómetros de tempestuoso Caribe siempre implica su lógico margen de error –sobre todo cuando se trata de realidades tan complejas– esto es algo que asumo en tanto no sea la mía más que una opinión entre millones. Deseo que cualquier camino que transite esa tierra hermana, sea cual sea, incluya la más absoluta independencia política y económica y la máxima justicia e inclusión social posible, y que todo llegue a través de sendas de paz porque es ese y no otro el sueño que deseo para mi propio pueblo. Pero tal como se ven las cosas, el Gobierno de Nicolás Maduro tendrá que hilar muy fino si quiere continuar con su ambicioso proyecto social, pues con total seguridad se seguirán tejiendo en su contra, desde dentro y desde fuera del país, poderosas y oscuras componendas.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: