“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, quien administra este blog, autoriza y agradece la divulgación, por cualquier medio posible, de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Archivo para la Categoría "Uncategorized"

A Sucelys, para renacer mañana.

Sucelys-Morfa-Gonzalez2

Por Jeovany Jimenez Vega.

Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen/ Lucas 23:34

Escribo sin saber si llegará a leer estas palabras, o si las entendería, porque en la vida hay asuntos que nos toman un minuto o quizás una hora comprender, pero otros nos tomarán un año, y habrá sin duda algunos tan profundos que nos tomarán toda la vida. Cada vez que reviso el video en el cual le grita a aquel periodista en Panamá, en medio de la chusma, que pagó un pasaje aéreo con su salario de miseria, no deja de asombrarme. ¿Cómo pudo mentir así cuando hasta un niño sabe que eso es imposible, que todo ese gasto corrió por parte del Gobierno cubano? ¿Podría explicar cómo dejar de vestirse y calzarse, cómo dejar de comer durante varios años sin morir, y ahorrar íntegramente el salario que le paga su “revolución” para viajar por ese par de días a la cumbre, sólo para dar cuatro gritos junto a otros cien activistas de la “sociedad civil” oficial que se supone hicieron similar “sacrificio”?

Su mirada perdida en Panamá produce más que pena, tristeza; no hay convicción detrás de aquellos gritos, sólo enajenación y fanatismo. Sin embargo, sí fue honesta cuando aseguró que el pueblo cubano pagó sus gastos en la cumbre. Quizás debió ser más cauta, pues hablaba sobre algo muy lacerante: esa Brigada de Respuesta Rápida que envió Raúl Castro a gritar a Panamá –pues nada más hicieron– financió su viaje con el dinero dejado de pagar a mis colegas médicos y enfermeras, a los maestros de mis hijos y a los cientos de miles de jubilados cubanos que sobreviven con ocho dólares mensuales. Ese dinero pudo utilizarse para restaurar una Habana a punto de derrumbe, para reparar miles de baches, mejorar el lamentable estado de la red de abasto de agua o nuestro pésimo transporte público, males que persisten después de décadas de un des-gobierno que derrocha el tesoro de la nación en asqueantes lobbys politiqueros como el que boicoteó con su fanfarronada egocéntrica el foro en Panamá.

Pero en el fondo la comprendo. Como ella hoy, yo también aposté un día por la Revolución –desde una fe pura aposté por la mía, la interior, la que nunca entrecomillo– cuando todas las trompetas parecían anunciar nuestro apocalipsis bajo los nubarrones del 94; entonces se llenó de incertidumbres el futuro, igual que se llenaron las extensas aguas del estrecho de balseros vivos y recuerdos muertos. A mis 23 años, vividos bajo la égida del absolutismo y el culto megalomaniaco al “gran hermano” iconoclasta, yo también fui un ferviente militante de su UJC, y no quise, no supe o no pude –tal vez nunca lo sabré con certeza– asumir otra postura, y mientras esto sucedía Sucelys aun peinaba sus últimas muñecas, pero no había nacido aun en el 80, cuando unos cubanos tan enajenados como ella dejaron de ver a otros cubanos como hermanos y lanzaron exactamente las mismas ofensas que ella recicló hoy en Panamá, iniciando esta era de vergüenza que todavía nos persigue.

Pero un buen día mi razón regraduó sus anteojos, comprendí de a poco mi terrible error de desenfoque y aquel tirano, antes irreprochable, se me hizo cada día más pequeño y regresó ante mi vista a su natural condición de cucaracha. Amanecí un buen día cuestionándomelo todo y cuando encontré las respuestas ya no hubo marcha atrás: me desconecté definitivamente de esa matrix y cuestioné todos mis conceptos, pulverizando unos y reafirmando otros, pero renaciendo del proceso, desde una posición de libertad personal, definitivamente más tolerante y más en paz conmigo mismo.

Como la Historia suele repetirse en forma de farsa, doy gracias a Dios por no haberme colocado entonces en el papel más triste de la escena, por haberme resguardado sabiamente de ejecutar este triste bocadillo de sicario. No sé si ella algún día será también capaz de renacer, pero no dejan de darme tristeza sus ojos de muchacha transidos por el odio, sus manos hechas para ser madre o amiga dibujando en el aire los signos de la guerra y gritando las mentiras que otros más oscuros y siniestros pusieron en su boca de hija, de hermana o de amante.

Decía un buen cubano que en una dictadura todos somos víctimas –incluido el tirano, principal torturado por su propio miedo– y casi siempre son los más sometidos quienes menos se percatan de su vasallaje. Sucelys, toda una flamante psicóloga, debe saber que tras esta verdad se oculta la clave de la enajenación del hombre, de su disolución en la masa hasta quedar reducido a esa materia amorfa y maleable afín a los caprichos del tirano. El Foro Social convocado a la VII Cumbre de la OEA debió servir al menos para que las sociedades civiles de América extrajeran una clara lección: esto es lo que sucede cuando una dictadura asume los designios de toda una nación y enajena a generaciones enteras.

En Panamá todos fueron testigos de la transformación del hombre en bestia, en ser irracional, repetitivo autómata de gritos y consignas vacías pero incapaz de intercambiar en voz baja argumentos coherentes. Valga esta prueba más de que el sueño de la razón engendra monstruos. Por eso hoy busco dejar el ungüento del perdón y la concordia sobre la llaga que dejara en Panamá esta vergüenza ajena, porque la patria siempre necesita más de puentes que de muros, y el día llegará en que sane del rencor la mirada de Sucelys. Sueño con que ese día sea tan bello y purificador que los sicarios de hoy también formen, gracias al milagro de la redención, parte de la auténtica sociedad cívica de mañana; este mensaje esperará, como botella lanzada al mar, para ser leído cuando el renacimiento suceda.

PANAMA-AMERICAS-SUMMIT-PROTEST

Ver: Cubanos y punto.

Elecciones en Cuba: la farsa de nunca acabar.

150419045159_sp_cuba_elecciones_624x351_reuters

Por Jeovany Jimenez Vega.

Cuando hoy domingo, 19 de abril de 2015, cierre la última mesa electoral en Cuba nada trascendente sucederá. A pesar de las estadísticas manipuladas por Granma y sus libelos sobre un electorado que presuntamente habría acudido a votar libre y masivamente para dar su “apoyo absoluto” a la revolución, ya a estas alturas ese cuento de nunca acabar engañará a muy pocos. Irregularidades en la gestión de las mesas electorales, boletas de votación que sólo podrán ser marcadas ¡con lápiz! para luego ser adulteradas y evitar así las estadísticas incómodas; comisiones de candidatura controladas por el único partido legal en Cuba, el comunista, que eligen a dedo a cada presidente de asamblea desde el nivel municipal hasta el Consejo de Estado, asambleas todas que desde San Antonio a Maisí nada decidirán al margen de las políticas aprobadas por el partido dictatorial único y nada le cuestionarán, sino que durante toda su legislatura se limitarán a aprobar por unanimidad cada “orientación” emanada del Olimpo.

El pueblo de Cuba sabe sobradamente que de esta farsa nada nuevo podrá esperar, que este esquema está agotado y nunca deparará caminos nuevos, que sólo será más de lo mismo, por eso no haré llover sobre mojado, sino que hoy reflexiono sobre un detalle que trascendió hace semanas en varios sitios digitales: en un hecho prácticamente sin precedentes dos opositores habaneros lograron ser nominados como candidatos para delegados del Poder Popular por sus respectivas circunscripciones, algo casi insólito en la Cuba de hoy. Sin embargo Hildelbrando Chaviano, del municipio Plaza de la Revolución, y Yuniel López O´Farrill, del municipio Arroyo Naranjo, hubieron de resignarse a que en sus biografías publicadas al efecto se les tildara de “contrarrevolucionarios”, de formar parte de lo que la nomenclatura oficial llama “grupúsculos”, entre otras frases despectivas, evidentes calumnias y acusaciones tendenciosas.

Pero más allá de ser cierto que estos candidatos en efecto se opongan abiertamente a ese concepto de “revolución” sostenido por los demagogos en jefe del Partido Comunista de Cuba, me pregunto: ¿y sobre el resto de los candidatos qué? ¿Acaso no deberían ser publicadas en el resto de las biografías, por ejemplo, que tal candidato, a pesar de ser un “honorable” militante comunista, se ocupa también de malversar cada día más los recursos de la empresa que dirige? ¿O que aquel otro, ferviente miembro de una Brigada de Respuesta Rápida y participante en múltiples actos de repudio en “defensa de la revolución”, ha sido expulsado de varios trabajos por robo continuado? ¿O que este, siempre entusiasta en cuanto desfile del primero de mayo se haya organizado, sin embargo también se las apaña para defalcar cuanto almacén estatal le cae bajo las garras? ¿O que aquella consagrada federada no vive de su salario, sino gracias al natural talento que su hija prostituta ha desplegado en un chupa chupa, algo que ella conoce perfectamente y aprueba? ¿O que este viejo cederista, tan combativo al delatar a cuanto paisano entre en su universo visual, sin embargo tolere que se venda tabaco de contrabando en su propia casa? ¿O acaso que tal veterano de la gloriosa Asociación de Combatientes no vive de la absurda jubilación que le “garantiza” su “revolución” sino de remesas llegadas desde el norte revuelto y brutal que le desprecia? ¿O que esta otra funcionaria del partido provincial vive a ritmo de millonaria gracias a la desvergüenza de su esposo, uno de los miles de ladrones legalizados por la Aduana General en el aeropuerto de La Habana?

La lista de dobleces morales y podredumbres a enumerar haría interminable la biografía de buena parte de los actuales candidatos, y más putrefactas aún serían en la medida que ascendiéramos desde el municipio hasta el nivel de país. La publicación de estas biografías plagadas de informaciones sesgadas y mórbidamente parcializadas –específicamente en este contexto en el cual persiguen disuadir a potenciales votantes– bien merecería una acción legal por parte de una autoridad electoral que se respete, e incluso de la Fiscalía, pero eso sólo sería posible en caso de vivir bajo un Estado de Derecho y nunca en la Cuba totalitaria de hoy.

De cualquier modo, si de competir bajo igualdad de condiciones por el voto del electorado se tratara, según lo establecido por la ley, sería muy sano revolver los trapos sucios y la mierda de todos por igual –y no digo con esto que la militancia o el civismo de Hildelbrando y de Yuniel lo sean. Si esto sucediera, aseguro que el hedor llegaría muy alto y muy lejos en un país donde medio siglo de leyes absurdas y limbos legales no han dejado apenas lugar para la honestidad y la prosperidad del individuo al amparo de la legalidad. Tengamos la absoluta certeza: hoy en Cuba “votarán” millones de hipócritas y delincuentes.

cats23

El guión de la comparsa en Panamá.

Foro-Sociedad-Civil-EFEAlejandro-Bolivar_CYMIMA20150409_0003_15

Por Jeovany Jimenez Vega.

Los títeres que en Panamá acaban de amenazar públicamente a la representación de la única sociedad civil cubana auténtica que visita la VII Cumbre de la OEA –no la que propone la delegación oficial y cuyos programas y salarios en la isla, así como sus gastos y pasajes a la cumbre corren por la cuenta del Gobierno cubano– o sea aquella que partió desde Cuba y su exilio contra todos los obstáculos y presiones del gobierno dictatorial, deberían saber de antemano que pierden miserablemente su tiempo si con esto persiguen disuadirle de asistir a los foros alternativos convocados paralelamente al evento de los jefes de estado.

Aprendices advenedizos panameños organizados, orientados, financiados y convocados sin dudas para la ocasión por el gobierno y la Seguridad del Estado cubanos, parecieran desconocer que están frente a la parte del pueblo cubano que optó a cuenta y riesgo por ejercer sus derechos sin medir las consecuencias, la que ya está curada de espanto y a golpe de represión dejó de temer en absoluto a la violencia política porque ha convivido con ella, bajo la siniestra sombra de sicarios expertos en el tema e invariablemente sin el amparo de la cobertura mediática que seguramente tendrá este evento por motivos obvios.

Es muy fácil para las organizaciones panameñas que rubrican el ofensivo documento vociferar esta postura de esbirros desde una sociedad pluripartidista –aún con todas las imperfecciones que esto implica– desde la que utilizan los resortes propios de la democracia para publicitar legalmente sus posiciones, algo que en Cuba sigue siendo una lejana utopía. Me refiero a esa libertad de prensa que pueden utilizar si lo desean para injuriar a una sociedad civil cuyas interioridades desconocen; me refiero a esa sabrosona libertad de asociación que les garantiza sus respectivos status legales, y a esa división de poderes que evita que jaurías como esas que ahora les azuzan a ellos mismos desde la Plaza de la Revolución habanera se les lancen encima por ejercer derechos que en Cuba no se respetan ni en sueños.

Es precisamente esta, entre otras, la causa de nuestra ruina: por eso no se reparan nuestros célebres baches y continúan derrumbándose edificios en La Habana, por malgastar toda esa millonada en fomentar, crear y mantener ese gigantesco lobby propagandístico a lo largo y ancho de los cinco continentes, esos cientos de comités de solidaridad con Cuba en decenas de países, fundados hasta en los rincones más inauditos del planeta, en la mayoría de los cuales el 99% de los nativos no sabría si escribir el nombre de la antilla con C o con K, si con B o con V y no sabrían señalarla sobre un mapa con el dedo.

La presencia en Panamá de estos activistas cívicos provoca escozor en los calzones verdeolivos porque va contra preceptos absolutistas que siguen buscando el modo de amputarnos todos los derechos posibles. Pero después de todo es bueno que allá arremetan los perros contra los activistas pacíficos; eso confirmará ante el mundo el modo en que el Gobierno cubano insiste en dirimir las diferencias y será un testimonio palpable que dirá más que miles de palabras. Sirva la última golpiza al estilo del Mariel como elocuentísimo ejemplo de que bajo la égida de Raúl Castro sigue reinando la barbarie, hoy desde un parque aledaño al consulado cubano en Panamá, o haciendo papelazos interrumpiendo el comienzo de un foro cívico ante la presencia de un presidente, pero en esencia nada diferente a lo que sucede en la isla cada vez que alguien se arriesga a ejercer un derecho prohibido. Lo que en Cuba por cotidiano quizás deje de ser noticia quizás ahora, en el contexto de la cita panameña, sea más trascendente e ilustrativo del drama que vivimos en la isla tierra adentro.

CCFHCN3UEAAtwWpYa lo reza el proverbio: a tal palo tal astilla. Esa coincidencia perfecta entre los guiones de los mítines de repudio organizados en Cuba por el Partido Comunista y la Seguridad del Estado y las manifestaciones de intolerancia exhibidas por la dizque “sociedad civil” oficialista cubana, con todas sus histerias, consignas estúpidas y perretas egocéntricas, desmienten absolutamente su pretendida autonomía en cuanto a propósitos y proyecciones sociales: más bien esto puso en completa evidencia que estas organizaciones funcionan como tapaderas, como poleas de transmisión diseñadas para ejecutar en el terreno los trabajos sucios del Partido Comunista y la policía política. No lo dudemos: si no fuera por lo obvio el mismísimo Raúl Castro se hubiera personado en las griterías de sus payasos. Pero una aleccionadora advertencia del presidente panameño y para vergüenza de la delegación oficial cubana –si la tuviera, por supuesto– puso las cosas en su sitio y debe haberles quedado claro que Panamá no es el malecón ni 23 y 12, que la próxima comparsa que se monten la resolverá la policía por las malas y se pondrá a los agitadores de patitas en La Habana.

Es precisamente eso lo que ha ido a denunciar al foro la oposición y la sociedad civil cubana real: la violencia como medio y como fin en sí, la incurable intolerancia que todo lo demarca en blanco y negro sin matizar los grises, el despotismo que frena en seco cualquier intento de diálogo, la demagogia del discurso y la falsa “voluntad” de cambio de esos camaleones oportunistas. Los insultos y golpes que responderán a las propuestas de consenso serán la prueba más palpable del agotamiento de un régimen que hace mucho tiempo se quedó sin argumentos y que tiene ya bien pasada su fecha de caducidad. Sólo espero que esa sociedad civil auténtica encuentre la sabiduría necesaria para distanciarse de esa vulgaridad, se eleve sin distraerse en ella –porque ese es su evidente propósito– y no se detenga en la simple denuncia, sino que demuestre que en su seno hay planes de futuro para una nación sufrida, pero llena de potencialidades desestimadas por la indolencia y la soberbia de sus gobernantes.

Pero a pesar de todo en la cumbre de Panamá, como la atracción del momento, prácticamente a metros de las trifulcas tendremos a Raúl Castro sonriendo ante las cámaras mientras extiende la mano a Obama y le perjura a todos que su gobierno es una democracia cada vez más perfecta, a su modo de entenderla, claro está, y que Cuba avanza sin prisa, pero sin pausa, hacia su luminoso futuro socialista, aunque sea esto, por supuesto, también a su divino y exclusivo modo de entenderlo.

Ver: Reflexión sobre la autenticidad de la oposición cubana.

panama_cubanos

Escrutinio de la última cruzada del MINSAP.

nicolc3a1s-maquiavelo-el-prc3adncipe1 copia

Por Jeovany Jimenez Vega.

Han hablado los dioses del Olimpo. Nosotros, las despreciables criaturas, no podemos, ante sus ojos, más que obedecer y resignarnos a cumplir con lo dispuesto por su divinidad. Intentaré traducir al idioma de los mortales las ultrajantes medidas coercitivas dictadas por el Gobierno cubano, Ministro de Salud Pública mediante, para intentar frenar el actual éxodo de profesionales del sector. En el mismo orden en que fueron formuladas, se leerían más o menos así:

4. Detener el incremento de las contrataciones individuales en Angola: Como el país africano está en deuda eterna con la antilla desde la guerra de los 80, se desprende tácitamente que está obligado a cumplir con todo cuanto en La Habana se ordene. Dicho de otro modo: cubanos en Angola como carne de cañón, sí; cubanos en Angola a trabajar honradamente, sin ser explotados por el Gobierno cubano, jamás.

5. Retirar el pasaporte oficial a todos los colaboradores a su arribo al aeropuerto: Aquí tenemos al Ministerio de Salud Pública disponiendo medidas que, al margen de su ilegalidad evidente, en realidad no le competerían sino a la Dirección de Inmigración del Ministerio del Interior en las aduanas cubanas. Esto por si alguien dudaba aún que en este paisito todo converge en un poder único, centralizado y despótico, que no tiene el menor reparo en tratarnos a todos, sin distinción, como vulgares delincuentes.

6. Promover convenios con las clínicas privadas: Aquí tenemos a ese engendro promotor de la esclavitud, la Comercializadora de Servicios Médicos y de Salud, intentando llevar sus tentáculos de control hasta cada clínica privada en cuanto país haya un médico cubano que haya decidido emanciparse de sus redes. Esto denota hasta qué punto es delirante y enfermiza la obsesión por obstaculizar el triunfo personal de nuestros profesionales.

7. Revisar los convenios interministeriales para no permitir la libre contratación: Esta propuesta, que los jerarcas de La Habana aspiran a instituir en medio mundo, comprometiendo tanto a instituciones públicas como privadas, no es más que un reflejo subconsciente de lo que siempre han sido las misiones médicas cubanas: un lucrativo método de chantaje emocional. O sea que si te abastezco de médicos a precio de baratija, dispuestos a entrar a esas temidas favelas prohibidas incluso para la policía, y expuestos a peligros que jamás asumirían tus propios médicos, estás en la obligación de obedecer cuando “renegocie” contigo los términos del convenio.

8. Reflejar explícitamente el compromiso de no contratación individual en el convenio individual con el colaborador: Esto en realidad no es nada nuevo. Hasta ahora siempre ha sido un principio inflexible no permitir las contrataciones individuales, y no sólo eso, sino incluso algo tan simple como que en el extranjero el colaborador simplemente conversara con algún opositor al “régimen amigo”, o sospechoso de serlo. A este colaborador no se le permitió nunca tener libertad de movimiento, por eso se le prohibió toda salida, por más cercano y banal que fuera su destino, como ir de compras, por ejemplo, sin el consentimiento de sus jefes –entiéndase los sicarios políticos, omnipotentes y plenipotenciarios, colocados allí por la Seguridad del Estado cubana.

10. Inhabilitar en el ejercicio de la profesión a los que osaron desobedecer al César: Nada que los profesionales que trabajan hoy en el extranjero, por salarios bastante más decorosos que los que recibieran en Cuba –e incluso en las misiones médicas oficiales– no estén dispuestos a usar como papel higiénico. Ridículo plantear que son únicamente 211 los casos que a lo largo de todo el país decidieron trabajar fuera de Cuba “…sin estar autorizados”, cuando en realidad deben contarse por miles.

12. Considerar una indisciplina grave no cumplir con el término de aviso previo para dar por concluida la relación laboral: En esto sí llevan una parte de razón, pues el sentido común dicta que se debe avisar a tiempo sobre cualquier decisión de abandonar determinada plaza para que se busque oportunamente un sustituto. Pero entonces cabría la pregunta ¿por qué miles de profesionales se reusaron a cumplir con algo tan elemental? ¿Será que somos tan irresponsables los médicos cubanos? ¿O acaso será que terminamos por no confiar en absoluto en la “buena voluntad” de nuestros dirigentes, luego de estar sometidos durante tantas décadas a todo tipo de arbitrariedades, abusos y despotismos, y de no haber sido tenidas en cuenta nuestras necesidades más básicas? ¿O no son estas mismas autoridades ministeriales y de gobierno las que durante más de una década aplicaron aquella inaudita política que nos obligaba a esperar durante más de 5 años, si deseábamos viajar al extranjero, en espera de la “liberación” de nuestro ministro? En fin ¿no será que estas autoridades no tienen ya la más mínima credibilidad ante los ojos de sus trabajadores? Aquí evoco la vieja sentencia del abuelo Liborio: cuando hay desquite no hay agravios.

13. Promover expedientes de inhabilitación a los trabajadores que violen los procedimientos para la salida del país: Nada que los profesionales que tomen la decisión personal irrevocable de trabajar temporal o definitivamente en el extranjero, por salarios bastante más decorosos que los que reciben en Cuba –e incluso en las misiones médicas oficiales– no estén dispuestos a usar como papel higiénico.

14. Reubicar en plazas de menor categoría –nunca en su plaza originalmente ocupada– a aquellos que regresen a Cuba después de trabajar en el extranjero por contratación individual: El castigo, no como fin reivindicador, sino como un principio primordial, inviolable, como el signo cardinal que nunca falta en la mente de los déspotas. Este acápite denota que aquellos que hoy exportan como auténticas sus ínfulas de “cambio” y sus edulcoradas “reformas” continúan siendo los mismos miserables de siempre.

16 y 17. Organizar, en conjunto con el MINREX, reuniones con los embajadores pertinentes en La Habana, así como orientar a los jefes de brigada y embajadores cubanos en sus respectivos países para desestimular la contratación individual: Asoman otra vez los largos tentáculos de la mafia política de La Habana. Aquí tenemos el hecho inverosímil: el Gobierno cubano, a través de su Ministerio de Salud Pública, en posición abiertamente injerencista dictando medidas hacia el interior de esos países, intentando decidir sobre sus políticas sanitarias. ¡Menos mal que es el malvado imperialismo yanqui el que interfiere en la política interna de otros países, y que existe la inmaculada revolución cubana, por suerte, para impedirlo! ¿Qué fuera de esos pobres pueblos sin esta revolución más grande que nosotros mismos?

negligencia-medics copia

 

Recrudece Gobierno cubano represión contra profesionales de la salud.

negligencia-medics

Últimas medidas propuestas por el Ministerio de Salud Pública cubano para intentar detener éxodo de profesionales del sector:

4. Cumplir con el relevo de Angola y detener el incremento, hasta tanto no se adopten medidas concretas por la parte angolana que desestimulen la contratación individual en clínicas privadas e institucionales. Resp. Viceministra que atiende el área de las Relaciones Internacionales y la Colaboración. Participan: Directora de la UCCM, área de Asistencia Médica y Directores Provinciales de Salud FC. Inmediato.

5. Retirar, de inmediato, el pasaporte oficial a todos los colaboradores que lleguen de vacaciones o de fin de misión, a su arribo en el aeropuerto. Resp. Viceministra que atiende el área de las Relaciones Internacionales y la Colaboración. Participan: Directora de la UCCM, Director de Relaciones Internacionales. FC. Inmediato.

6. Promover convenios con clínicas privadas a través de la Comercializadora de Servicios Médicos y de Salud Cubanos, como una forma de contrarrestar la contratación individual. Resp. Viceministra que atiende el área de las Relaciones Internacionales y la Colaboración. Participan: Directora de la CSMC, Director Jurídico FC. Permanente con control mensual.

7. Revisar los convenios interministeriales y los de comercialización de servicios, para negociar con la contraparte y no permitir la contratación individual en instituciones públicas y privadas. Resp. Viceministra que atiende el área de las Relaciones Internacionales y la Colaboración.

8. Revisar los contratos individuales y pactar con el colaborador compromisos de no contratación individual y que su contratación sea a través de la Comercializadora de Servicios Médicos y de Salud Cubanos. Resp. Viceministra que atiende el área de las Relaciones Internacionales y la Colaboración.

10. Depurar y concluir el proceso de inhabilitación en el ejercicio de la profesión de los 211 profesionales que abandonaron los servicios sin estar autorizados. Resp. Director de recursos Humanos. Participan: Director Jurídico y Directores Provinciales de Salud FC. Inmediato.

12. Considerar una indisciplina de suma gravedad el no cumplir los términos de aviso previo, o no regresar en el tiempo establecido de las vacaciones programadas y/o licencia no retribuida, sin causas justificadas y comprobadas, aplicando la medida disciplinaria de separación definitiva de la entidad. Resp. Directores Provinciales y Directores de Unidades de Subordinación Nacional. Participan: Directores de Recursos Humanos, Jurídico, Rectores y Decanos.

13. Promover expedientes de inhabilitación en el ejercicio de la profesión en el territorio nacional, a los profesionales que violen los procedimientos establecidos para la salida del país. Resp. Directores Provinciales y Directores de unidades de Subordinación Nacional. Participan: Directores Jurídicos, Recursos Humanos, Rectores y Decanos. FC. Permanente con control mensual.

14. Al recibir la solicitud de ubicación laboral de un especialista que haya regresado luego de abandonar los servicios sin cumplir los procedimientos establecidos, no ubicarlo en el centro de donde proceda y siempre en uno de inferior categoría a la que poseía el que trabajaba. Resp. Directores Provinciales y Directores de Unidades de Subordinación Nacional. Participan: Director de Recursos Humanos, rectores y Decanos. FC. Permanente con control mensual.

15. Poner en vigor un instructivo complementario de la Resolución 282/16 de junio de 2014 ‘reglamento sobre la contratación, ubicación, reubicación, promoción, inhabilitación y suspensión temporal en el ejercicio de la profesión de los profesionales y técnicos’; relativo al procedimiento y términos para tramitar un expediente. Resp. Viceministro Primero. Participan: Director Jurídico. FC. Inmediato.

16. Organizar de conjunto con el MINREX, reunión con los embajadores de los países donde más viajan los médicos, con el objetivo de discutir y desestimular la contratación individual de los profesionales en sus países.

17. Enviar comunicación a los jefes de brigada y embajadores cubanos en los países que más reciban profesionales de la salud cubanos, con el objetivo de que por la vía diplomática se discuta primero con los Ministros de Salud y después con los ministerios de Relaciones exteriores, la situación de la contratación individual”.

Tomado de Cubadebate.

Entre pillos anda el juego.

f0031167

Por Jeovany Jimenez Vega.

Raúl Castro recibió a Ri Su Yong, Canciller de Corea del Norte, durante la reciente visita de éste a La Habana, oportunidad que aprovecharon ambos para dejar bien clara su mutua incondicionalidad y la identificación recíproca de sus doctrinas totalitarias. La antológica gemelaridad de ambos regímenes dictatoriales queda demostrada una vez más, y a la mayoría de los cubanos, así como a la mayoría de los coreanos que tuvieron la desgracia de quedar varados al norte del paralelo 38, se nos ha hecho cada vez más patente, durante las últimas cinco o seis décadas, todas y cada una de las consecuencias que para una sociedad tuvo siempre quedar sometida al monopartidismo absolutista.

Cierto que estamos ante los dos ejemplos más emblemáticos de este tipo de engendro desde que en Europa se derrumbaran los muros, y tal vez por eso ahora no asombre que estos fósiles de línea dura evidencien una identificación tan plena, que se manifiesten semejante simpatía, y esta coincidencia perfecta de cóncavo a convexo en sus políticas de des-gobierno y su vocación represiva; en sus siniestras maneras de concebir tan retorcidos conceptos de “democracia” llevada a punta de bayoneta y calabozo; en sus ansias de convertir la libertad del alma humana en pasto de las más abyectas mezquindades, y en su consabida meta de convertir al hombre en un ser cada vez más degradado y avasallable.

Después de todo no fue gratuito que el Gobierno de Raúl Castro ordenara medidas de duelo nacional ante la muerte de Kim Jong-il, uno de los más arquetípicos e indiscutidos tiranos del último traspaso de siglos. Ya lo reza el viejo proverbio: dime con quién andas y te diré quién eres. A lo mejor Kim Jong-un quiera ultimar los detalles del próximo envío de misiles de azúcar para que no se produzcan nuevos escándalos, sobre todo ahora que el gobierno cubano será borrado de la lista de los que apuntalan terroristas, o tal vez sencillamente le envió asesoraría fresca a su alter ego tropical sobre el método familiar de perpetuar el modelo de socialismo dinástico, sobre su infalible modo de traspasar el poder de padre a hijo, y de hijo a nieto, y nieto a bisnieto, y de bisnieto a… bueno, ya sabe usted –y así sucesivamente por los siglos de los siglos. Todo pudiera ser cuando estamos entre viejos lobos del mismo cubil. Entre pillos anda el juego.

Reflexión sobre la autenticidad de la oposición cubana.

88111D71-64FF-4BF7-A79B-626AE00D54E9_cx0_cy11_cw0_mw1024_s_n_r1

Por Jeovany Jimenez Vega.

Entre todos los sectores de la oposición cubana se cruzan y polarizan las opiniones sobre lo oportuno, legítimo, e incluso ético que puede ser o no la decisión de la administración Obama de restablecer relaciones con Cuba, pero independientemente de su posición, prácticamente todos los opinantes tienen algo en común: se consideran injustamente excluidos de un diálogo en el cual se sienten con derecho a ser tenidos en cuenta. Por esto propongo que intentemos calibrar lo más objetivamente posible la autenticidad de la sociedad civil y de la oposición política cubanas.

Las preguntas que de modo explícito o implícito fluyen por el ciberespacio parecen ser: ¿merece la sociedad civil cubana ser autentificada como actor válido en el replanteamiento de poder que evidentemente se nos avecina? ¿Merece credibilidad y son sólidas sus propuestas frente a la inmensa falta de expectativas sociales acumuladas durante más de medio siglo de perfidia gubernamental? ¿Continúa ésta representando una alternativa realista, de cara a su pueblo, aún después de cinco décadas de descréditos mediáticos, tergiversaciones y sistemáticas mentiras de los medios de difusión masiva controlados por el régimen?

Partamos de una primera definición: aquello que el complejo de poder Estado/Partido/Seguridad del Estado (E/P/SE) –llamémosle así, pues en el caso cubano son una estructura indisoluble– insiste en presentar ante el mundo como SU propuesta de sociedad civil –como los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) o la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), por ejemplo– no pasa de ser una burda caricatura. No pueden ser consideradas de otro modo organizaciones diseñadas por y para cumplir órdenes del (E/P/SE), cuyos miembros y directivos son elegidos a dedo o removidos sin cuestionamientos por éste; burócratas que reciben todos sus planes de trabajo y sus salarios a partir de programas dictados y de presupuestos anuales respectivamente asignados por el (E/P/SE),  quien además dispone qué organización será aceptada legalmente para ingresar en SU lista de “ONGs” y que desestima automáticamente toda propuesta “sospechosa”.

Bajo tales condiciones jamás podrán ser considerados estos engendros con autonomía cero como una verdadera sociedad civil; todas estas organizaciones son netas sucursales del Estado/Partido/SE por cuanto son ejecutoras directas de sus órdenes y directrices generales, no son más que vulgares tapaderas a través de las cuales el eje del poder mantiene su hipócrita fachada de “sociedad civil”, y en las cuales se apoya para ejecutar y encubrir mucho de su trabajo sucio a la hora organizar los clásicos mítines de repudio, o para expulsar de su centro de trabajo a cualquier trabajador irreverente que levante demasiado la voz.

Por otro lado tenemos las que catalogaría como “ONGs” de efecto vitrina: son organizaciones presuntamente desligadas de las redes de control del (E/P/SE) –como si esto fuera posible– cuyo perfil inofensivo y apolítico le permitieron pasar el tremebundo filtro. Aunque puede agrupar lo mismo sociedades ornitológicas, colombófilas, deportivas, etc. etc., no todas tienen la suerte de estar bajo el paraguas protector de Mariela Castro –en su condición de hija del Presidente de la República y devenida en nuestra versión tropicalizada de Lady D– que llega a la “temeridad” de realizar marchas callejeras por La Habana con la Comunidad LGTB bajo el auspicio del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), organización que sin embargo también ha practicado tratos discriminatorios con trasfondos políticos contra miembros que han tenido actitudes disidentes de la línea oficial. De este modo queda establecida la segunda definición imprescindible: debido a esta subordinación y a su nula proyección política-social fuera de sus respectivas parcelas de interés, tampoco este sector puede ser considerado como una genuina sociedad civil.

Deslindadas estas dos primeras “variantes” –únicas validadas por el Gobierno de Raúl Castro para ser incluidas en cualquier intercambio entre las respectivas sociedades civiles de Cuba y EE.UU. una vez iniciado el descongelamiento del bloque de hielo– se impone fijar la atención en la tercera variante. Si consideramos, por concepto, como sociedad civil aquella que propone sus postulados sin esperar nada a cambio de, y que existe por definición al margen de, la subvención del estado –en el caso cubano diríamos ¡a pesar del estado!– al cual está supeditada, no encontraremos bajo el cielo cubano nada más parecido a una auténtica sociedad civil, que a aquella conformada por todo el espectro de organizaciones de perfil disidente o frontalmente opositoras al régimen de La Habana. Por esto no es casual que sea esta tercera variante, y no las caricaturas reseñadas arriba, la verdadera diana de los ataques del Estado cubano con todo su poder de represión y propaganda. Esto es muy sencillo de entender: sucede así porque este sector social ha sido el único que ha demostrado valor para plantar bandera frente a los ojos incrédulos de los tiranos, y se ha desligado confesamente, denunciando y atacando el centro, la esencia misma del problema cubano y la falta absoluta de garantías civiles de su pueblo.

Sólo pongamos en perspectiva la magnitud del aparato represivo que se le enfrenta a esta oposición: toda la flamante técnica operativa del MININT/SE, con sus líneas de teléfonos gratuitas para toda su oficialidad –y en baratos CUP para su red de chivatos e informantes– además de su propia y sofisticada red interna de Internet de banda ancha y sus autos modernos con asignación puntual de combustible, más la silenciosa pero omnipresente amenaza que latente espera en las unidades especialmente destinadas a fines más serios y que no dudarán en ser utilizadas si llegara la necesidad: esos miles de muchachones enajenados que esperan en las Unidades de Operaciones Especiales del MININT –incluidas sus tropas antidisturbios ya debidamente equipadas– tan ávidos de acción y que no titubearían en apretar el gatillo a la hora cero, y a todo esto súmesele cinco décadas de control monopólico absoluto sobre todo medio de difusión masivo, que han fomentado entre la población niveles nunca antes vistos de miedo, apatía e indolencia social.

Y por su parte ¿con qué cuenta la oposición cubana para enfrentar a la hidra de las mil cabezas? Ese sector, que sufre la más grotesca falta de garantías civiles y procesales, que le permite a los represores gozar de una impunidad sin límites ante los allanamientos de viviendas y las palizas, tiene además que afrontar el reto de desempeñarse en medio de una enorme infiltración de la Seguridad del Estado, que ha sembrado durante décadas a sus agentes en los puntos clave para informarse de cada paso, pero también para fomentar toda la desunión posible y desacreditar desde dentro, proyectando una imagen de que esta se reduce a un montón de “mercenarios al servicio de una potencia enemiga” y que sólo va tras sus dólares.

Quien no calibre en su justa medida lo que representa vivir bajo un estado absolutista policial –que además ya ha tenido ocasión de nutrirse de experiencias históricas y ha estudiado inteligentemente las causas y circunstancias que llevaron a anteriores hundimientos de estados similares– nunca comprenderá en toda su magnitud semejante drama y correrá siempre el riesgo de simplificar sus razonamientos hasta concluir que la oposición cubana no tiene el deseado poder de convocatoria por una mera falta de carisma o de natural liderazgo. A quien así razone –casi siempre sucede que desde fuera de Cuba– sólo le invito a que haga un ejercicio mental  y se pregunte si ante el más elemental sentido común no cobra matices de temeridad el simple hecho de oponerse frontalmente a semejante monstruo.

Pero así es la naturaleza humana, y siempre que haya tiranos habrá hombres y mujeres dignas que no se plegarán a ellos. Si la oposición cubana, a pesar de su estado de constante vulnerabilidad, de esta precariedad extrema de derechos, ha logrado durante tanto tiempo mantener semejante presión sobre su formidable contraparte, vale imaginar cuan auténtica, madura y acertada pudieran llegar a ser su propuesta futura una vez legalizada y sin los constantes alfilerazos y zancadillas de su eterno enemigo confeso. Es bajo esas circunstancias futuras que se desplegaría el verdadero potencial regenerador de este sector social. Esto lo saben los represores y a esto le temen, de no ser así ¿qué justificaría su temor y el constante derroche de recursos destinados a tales mecanismos de contención?

Por todo esto, negarse ahora a escuchar y tener en cuenta la posición de aquellos que han expuesto su pecho y sus huesos al calabozo y a las golpizas durante años o décadas, y decidieron a cuenta y riesgo no deponer su dignidad a pesar de todas las nefastas consecuencias que sabían de antemano tendría esto no sólo sobre ellos, sino también sobre el bienestar, la seguridad o la integridad física de sus familias, sería como otorgar un premio grande al régimen por la obra de toda una vida: sería recompensar con creces el execrable trabajo de cuanto oportunista, déspota o represor ha desfilado por el andamiaje político-paramilitar del tan aborrecido complejo Estado/Partido/Seguridad del Estado, que nos ha avasallado de manera tan constante y sistemática durante nuestro último medio siglo.

Dama-Sara_Marta_Fonseca

Revolucionario método diagnóstico propuesto para el Alzhéimer y el Párkinson

Por su trascendencia reproduzco aquí el artículo publicado por SINC: Una biopsia de la piel serviría para diagnosticar de forma precoz y hasta el momento, impensable, enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer y el Párkinson, según propone un trabajo llevado a cabo por científicos mexicanos.

El-alzheimer-y-el-parkinson-podrian-detectarse-en-la-piel_image_380

La investigación podría revolucionar el diagnóstico del Alzhéimer.

SINC, 24/febrero/2015: Una investigación del Hospital Central de San Luis Potosí, en México, podría revolucionar el diagnóstico del Alzhéimer, el Párkinson y otras enfermedades neurodegenerativas. A través de una biopsia de la piel se pueden detectar niveles anormalmente elevados de proteínas que son característicos de estas patologías. El estudio, dado a conocer hoy, será presentado el próximo mes de abril en la reunión anual de la American Academy of Neurology.

“Las enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por presentar alteraciones en la estructura y la función de varias proteínas”, explica a Sinc Ildefonso Rodríguez Leyva, especialista que lidera la investigación. Al tener un origen común ya desde la formación del embrión, “las células de la piel y las neuronas deben expresar proteínas comunes”.

“De ahí partió nuestra hipótesis de que la característica patológica de la enfermedad de Alzheimer, los depósitos anormales de la proteína tau en las neuronas, se pudiera encontrar también en la piel”, señala. En el caso de la enfermedad de Parkinson, la alfa sinucleína es la proteína que se expresa de forma anormal en el tejido nervioso, tanto central como periférico.

El trabajo de varios años en torno a esta idea se materializó en un estudio que ha contado con la participación de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y en el que se tomaron muestras de la piel de 20 personas con Alzhéimer, 16 con Párkinson y 17 con demencias causadas por otras enfermedades, además de 12 personas sanas que sirvieron como grupo de control.

Los resultados indicaron que tanto los pacientes diagnosticados con Alzhéimer como los de Párkinson tenían niveles siete veces más elevados de la proteína tau que los individuos sin estas enfermedades. Además, las personas con párkinson también tenían ocho veces más altos los niveles de alfa sinucleína.

Aunque los resultados parecen contundentes, aún no están corroborados. “Esperamos publicar nuestros resultados para darlos a conocer a la comunidad científica y que otros puedan reproducirlos”, señala Ildefonso Rodríguez Leyva. No obstante, su estudio tiene reservado un papel destacado en la 67ª Reunión Anual de la Academia Estadounidense de Neurología, que se celebrará en Washington entre el 18 y el 25 de abril.

 “Si otros investigadores reproducen nuestros hallazgos, este avance podría ayudar a un diagnóstico más temprano y oportuno de estas patologías”, comenta el experto, consciente de que detectar estas enfermedades en fases tempranas contribuye a mantener la calidad de vida de los pacientes durante mucho más tiempo. De hecho, aunque los síntomas sirven de referencia, en la actualidad el diagnóstico del Alzhéimer y del Párkinson solo se puede confirmar al 100% a través de una biopsia del cerebro.

Desde el punto de vista de la investigación, el estudio de las causas y mecanismos que explican las enfermedades neurodegenerativas también puede verse muy beneficiado si los resultados de la investigación realizada con pacientes de San Luis Potosí pueden ser confirmados por otros especialistas.

Los científicos mexicanos creen que se puede aplicar la misma técnica a otras patologías y ya trabajan en algunas como la demencia frontotemporal y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Aunque tau es el biomarcador característico del Alzhéimer, y la alfa sinucleína, del Párkinson, no son específicos. Hay otras dolencias neurodegenerativas que expresan la primera de estas proteínas, como la parálisis supranuclear progresiva; o la segunda, como la atrofia multisistémica.

¿Internet en Cuba? Cuando lo vea lo creo

picture33

“Si quieres liberar a un país, dale Internet”. Wael Ghonim.

Por Jeovany Jimenez Vega.

Un vicepresidente que asegura que el país “…está comprometido con la informatización de la sociedad” pero que automáticamente la concibe bajo el liderazgo del Partido Comunista, y la ve como “…un arma fundamental para los revolucionarios para lograr la participación en el proyecto de sociedad que queremos”; que a la vez enfatiza que “…el derecho de todos a internet supone deberes con su uso adecuado y conforme a la ley, y supone también la responsabilidad de velar por la defensa del país y su integralidad”, y un viceministro de comunicaciones asegurando que junto al desarrollo económico de este sector debe correr paralelo el “…fortalecimiento político e ideológico de la sociedad”, son señales que no vaticinan nada diferente para nuestro futuro inmediato una vez clausurado el reciente Taller de Informática y Bioseguridad.

La advertencia solapada que implica la presencia en primera fila del coronel Alejandro Castro –tácito aspirante a heredero del trono familiar– y el silencio en todo cuanto al tema se refiere de su padre el Presidente Raúl Castro; la permanencia al frente del Ministerio de Comunicaciones del Comandante Ramiro Valdés –exministro del Interior por dos veces, toda una reliquia de lo más rancio del histórico stablishment cubano e implementador en máxima medida de sus actuales métodos represivos– unido todo a la recitación del mismo discurso refrito y a la reiterada desatención del Gobierno cubano a los últimos ofrecimientos de Compañías de Telecomunicaciones estadounidenses una vez relajados los controles del embargo, son elementos que nos inducen a pensar que de momento nada cambiará en Cuba con relación a la Internet, y que sólo estamos ante un capítulo más de este culebrón de demagogia y cinismo.

No puede percibirlo de otro modo el cubano de a pie, que vive bajo un gobierno que le ha cobrado hasta ahora una cuarta parte de su salario mensual básico por cada hora de Internet; para él todas las sentencias escuchadas en la clausura del citado taller continúan teniendo el aroma de los malos augurios, suenan a más de lo mismo, sobre todo si tenemos en cuenta que esta impúdica tarifa no se ofrece por un servicio de exquisita calidad, rápido y desde la comodidad de nuestros hogares, como podría presumirse, sino que se ha caracterizado por ser pésimo, sólo disponible desde las salas de navegación de las oficinas del dueto-monopolio ETECSA-SEGURIDAD DEL ESTADO y por lo tanto limitado a sus propios horarios, a 2 MB/seg. de velocidad, y usando máquinas cuya función de copiar-pegar fue restringida y que tienen muchas veces sus puertos USB deshabilitados, siendo espiados a cada tecla que se pulse, rastreados en cada sitio que se visite y con más de una página “molesta” bloqueada. En fin, nada que no se espere de un gobierno que creó recientemente todo un flamante Centro de Seguridad del Ciberespacio, presuntamente destinado a convertirse en el análogo virtual de la célebre Sección 21 de su policía política.

Mientras tanto, desde Guayaquil reprimo palabras obscenas cada vez que me detengo ante el cartel de un cyber que me invita a ¡tres horas de conexión a Internet por un dólar!, en un país cuyo salario promedio mensual ronda los $500.00 USD, un país también tercermundista, pero que ofrece señal Wi-Fi gratis en muchísimos lugares públicos incluidas estaciones de buses, ómnibus y centros gastronómicos y comerciales, donde las antenas parabólicas de recepción de Internet y TV satelital son elementos habituales del paisaje urbano hasta en los barrios más humildes. No podría ser más acusado el contraste entre esta realidad y la que vivimos los cubanos en Cuba.

Todo lo dicho hasta aquí me confirma cada día más en mi certeza de siempre: el control de la información será la última carta de la baraja que cederá la dictadura cubana. Nada habrá cambiado en Cuba mientras todos los cubanos no tengamos acceso pleno, incondicional y sin censura a Internet desde nuestros hogares. Esta es una verdad tan absoluta, y representaría un avance tan decisivo para la apertura real de la sociedad cubana, que únicamente para ese día creeré que habrá comenzado el cambio. Así de simple.

Quinientos años después ¿el fin justifica los medios?

elPrincipe

Releo el clásico de Nicolás Maquiavelo e invito a mis amigos lectores a reflexionar sobre cuánta vigencia tiene aún este código (a)moral para los políticos demagogos de hoy. A pesar de que nuestra realidad más inmediata está plagada de elocuentes ejemplos, no es mi deseo levantar suspicacias: cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.

El Príncipe: Capítulo XVIII

De qué modo los príncipes deben cumplir sus promesas

Nadie deja de comprender cuán digno de alabanza es el príncipe que cumple la palabra dada, que obra con rectitud y no con doblez; pero la experiencia nos demuestra, por lo que sucede en nuestros tiempos, que son precisamente los príncipes que han hecho menos caso de la fe jurada, envuelto a los demás con su astucia y reído de los que han confiado en su lealtad, los únicos que han realizado grandes empresas.

Digamos primero que hay dos maneras de combatir: una, con las leyes; otra, con la fuerza. La primera es distintiva del hombre; la segunda, de la bestia. Pero como a menudo la primera no basta, es forzoso recurrir a la segunda. Un príncipe debe saber entonces comportarse como bestia y como hombre. Esto es lo que los antiguos escritores enseñaron a los príncipes de un modo velado cuando dijeron que Aquiles y muchos otros de los príncipes antiguos fueron confiados al centauro Quirón para que los criara y educase. Lo cual significa que, como el preceptor es mitad bestia y mitad hombre, un príncipe debe saber emplear las cualidades de ambas naturalezas, y que una no puede durar mucho tiempo sin la otra.

De manera que, ya que se ve obligado a comportarse como bestia, conviene que el príncipe se transforma en zorro y en león, porque el león no sabe protegerse de las trampas ni el zorro protegerse de los lobos. Hay, pues, que ser zorro para conocer las trampas y león para espantar a los lobos. Los que sólo se sirven de las cualidades del león demuestran poca experiencia. Por lo tanto, un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia vaya en contra de sus intereses y cuando hayan desaparecido las razones que le hicieron prometer. Si los hombres fuesen todos buenos, este precepto no sería bueno; pero como son perversos, y no la observarían contigo, tampoco tú debes observarla con ellos. Nunca faltaron a un príncipe razones legitimas para disfrazar la inobservancia. Se podrían citar innumerables ejemplos modernos de tratados de paz y promesas vueltos inútiles por la infidelidad de los príncipes. Que el que mejor ha sabido ser zorro, ése ha triunfado. Pero hay que saber disfrazarse bien y ser hábil en fingir y en disimular. Los hombres son tan simples y de tal manera obedecen a las necesidades del momento, que aquel que engaña encontrará siempre quien se deje engañar.

No quiero callar uno de los ejemplos contemporáneos. Alejandro VI nunca hizo ni pensó en otra cosa que en engañar a los hombres, y siempre halló oportunidad para hacerlo. Jamás hubo hombre que prometiese con mis desparpajo ni que hiciera tantos juramentos sin cumplir ninguno; y, sin embargo, los engaños siempre le salieron a pedir de boca, porque conocía bien esta parte del mundo.

No es preciso que un príncipe posea todas las virtudes citadas, pero es indispensable que aparente poseerlas. Y hasta me atreveré a decir esto: que el tenerlas y practicarlas siempre es perjudicial, y el aparentar tenerlas, útil. Está bien mostrarse piadoso, fiel, humano, recto y religioso, y asimismo serlo efectivamente; pero se debe estar dispuesto a irse al otro extremo si ello fuera necesario. Y ha de tenerse presente que un príncipe, y sobre todo un príncipe nuevo, no puede observar todas las cosas gracias a las cuales los hombres son considerados buenos, porque, a menudo, para conservarse en el poder, se ve arrastrado a obrar contra la fe, la caridad, la humanidad y la religión. Es preciso, pues, que tenga una inteligencia capaz de adaptarse a todas las circunstancias, y que, como he dicho antes, no se aparte del bien mientras pueda, pero que, en caso de necesidad, no titubee en entrar en el mal.

Por todo esto un príncipe debe tener muchísimo cuidado de que no le brote nunca de los labios algo que no esté empapado de las cinco virtudes citadas, y de que, al verlo y oírlo, parezca la clemencia, la fe, la rectitud y la religión mismas, sobre todo esta última. Pues los hombres, en general, juzgan más con los ojos que con las manos, porque todos pueden ver, pero pocos tocar. Todos ven lo que pareces ser, mas pocos saben lo que eres; y estos pocos no se atreven a oponerse a la opinión de la mayoría, que se escuda detrás de la majestad del Estado. Y en las acciones de los hombres, y particularmente de los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiende a los resultados. Trate, pues, un príncipe de vencer y conservar el Estado, que los medios siempre serán honorables y loados por todos; porque el vulgo se deja engañar por las apariencias y por el éxito; y en el mundo sólo hay vulgo, ya que las minorías no cuentan sino cuando las mayorías no tienen donde apoyarse. Un príncipe de estos tiempos, a quien no es oportuno nombrar, jamás predica otra cosa que concordia y buena fe; y es enemigo acérrimo de ambas, ya que, si las hubiese observado, habría perdido más de una vez la fama y las tierras.

Misión médica en Venezuela: la evidencia sin hipérboles.

CDI Venezuela

Por Jeovany Jimenez Vega.

Recién vi un inquietante video que circuló hace meses en la web con el título Médico cubano torturando a un bebé en Venezuela. En el mismo vemos a un galeno que realizaba un violento examen físico a un lactante pequeño, pero después el hipotético médico cubano, cuestionado en la red por mala praxis, resultó ser en realidad el pediatra zuliano Marcos Tulio Torres. En aquel momento el hecho encontró resonancia en varios sitios digitales cubanos y en varias televisoras de Miami, en una noticia tergiversada presuntamente para desacreditar a la Misión Médica cubana en Venezuela. Tratar de implicar a los médicos cubanos en este hecho fue un acto carente de ética o de una injustificable irresponsabilidad, que deja en entredicho la credibilidad de estos medios, pero también fue, ante todo, una garrafal pérdida de tiempo… y me explico.

Un simple análisis de esa Misión Médica en sí y de la percepción que de ella se tiene, tanto entre la mayoría de los médicos cubanos que en ella se enrolaron, como entre la mayoría de la población venezolana a que está destinada bastaría para llegar a esta elemental conclusión. Me cuentan algunos colegas amigos que de Venezuela regresan, que allá viven prácticamente en la indigencia, en medio de la más insultante insalubridad que pueda imaginarse, en locales mal iluminados y peor ventilados, que frecuentemente carecen de servicio de agua corriente –pudiera tratarse, por ejemplo, de lo que fuera un antiguo prostíbulo– generalmente hacinados, pudiendo llegar a compartir una habitación común entre media decena de colaboradores, con una cocina improvisada y usando un baño común, sin las más mínimas normas de privacidad o higiene, permanecen en estas condiciones durante dos o tres años.

Pero si causan estupor las condiciones en que residen estos trabajadores, sin embargo es en la gestión en que derivaron hace años los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) –equivalentes venezolanos de los Policlínicos Comunitarios de la Atención Primaria de Salud cubanos– donde se devela en su real magnitud la farsa de estaCDI-Puerto-La-Cruz flamante Misión Oficial en Venezuela. Aquí estamos ante la más insultante arista del asunto: durante años, desde tiempos de Chávez, colegas nuestros han regresado contando cómo reiteradamente se vieron obligados a botar al retrete costosos medicamentos una vez caducados –incluidos antibióticos que costaban hasta $100.00 USD cada bulbo– porque sus jefes les exigían reportar su uso para sobrenotificar el número de ingresos, medicamentos que en su casi totalidad llegaban desde Cuba en momentos en que los mismos escaseaban o eran inexistentes en las salas abiertas y terapias cubanas. Aún continúa esta bochornosa práctica, pero con el agravante de que ya estos CDI han degenerado tanto en su función que, hoy por hoy, sólo pueden ofrecer un pálido efecto vitrina, pues son mucho más disfuncionales que sus pares de la isla: hoy los colegas que regresan aseguran que estos CDI apenas cuentan con el más precario stock de medicamentos de urgencia –pueden faltar con frecuencia la prednisona, el salbutamol, o el oxígeno, por ejemplo– a la usanza de los peores momentos del período especial cubano, por lo que apenas son visitados por la población. Para contrarrestar esta incorregible decadencia, la dirección de esta “digna” Misión Médica persiste en su vieja solución: se le exige a los médicos que se inventen ingresos fantasmas, que reporten pacientes que no existen para mantener las camas “llenas” sin un sólo ingreso físico real, política que intenta infructuosamente mantener esta megafarsa como válida ante los ojos de la opinión pública.

Sin embargo, a pesar del onanismo mental de ciertos utópicos de izquierda, la naturaleza y esencia de esta gran operación de lavado de dinero no escapa a la intuición del pueblo y de la oposición política venezolana, con toda la natural repulsa que esto lógicamente genera. Si a esto se le suma la grotesca explotación salarial a que se somete a todos estos profesionales cubanos, todo el chantaje que sufren, las humillaciones que reciben por parte de la dirección de esta misión y también de una buena parte de la población venezolana que mantiene hacia ellos una hostilidad más o menos confesa –pues no deja de verles como una parte pasiva, pero parte al fin, de este juego– comprenderemos por qué los ataques como este que motiva mi comentario inicial son superfluos frente a la evidencia de los hechos: es tan cruda y lastimosa esta realidad que no merita ser hiperbolizada.

Condénese la manipulación política de la profesión médica, condénese la mentira de los gobiernos demagogos, condénese el atropello contra los profesionales cubanos dentro y fuera de su país, condénese el despotismo de los tiranos, pero sepárese con prudencia el trigo de la paja y no se ponga en entredicho la ética de la Pediatría cubana mediante estos groseros insultos a la inteligencia.

 

La lógica detrás de la polémica.

bandera-cuba-estados-unidos

Por Jeovany Jimenez Vega.

Es llamativa la notable polarización de criterios asumida entre la oposición cubana alrededor de las recién iniciadas negociaciones entre Cuba y EE.UU para normalizar sus relaciones diplomáticas y el potencial levantamiento del embargo –me refiero a las posiciones más difundidas a través de la web, que aunque no serán las únicas, sí son las más visibles. Entiéndase concretamente la posición del Foro por los Derechos y Libertades, que en forma de Hoja de Ruta se formula en torno al Proyecto Estado de Sats, dirigido por Antonio G. Rodiles, y la asumida por los activistas de Espacio Abierto de la Sociedad Civil, que propone lo que han dado en llamar sus Cuatro Puntos de Consenso.

Si ambas, con diferencias de matices, reflejan las exigencias más inmediatas de la sociedad civil disidente y la oposición cubana, cabría preguntarse ¿por qué asumen éstos posiciones tan divergentes cuando de levantar el embargo se trata? Semejante polarización se explica, a mi modo de ver –y esto sumado a la incuestionable trascendencia del asunto en sí– por la lógica inexcusable que subyace detrás de ambas posturas.

Preguntémonos: ¿Cuál es la lógica detrás de la posición del Foro? Muy simple: un gobierno totalitario como el cubano, que no ha demostrado jamás vocación por la tolerancia y no ha lanzado absolutamente ninguna señal de distención, sino que continúa reprimiendo con saña a opositores pacíficos, no se merece ningún gesto de distención por parte de la comunidad internacional. El precio de hacer concesiones en este momento sería nefasto pues sólo conseguiría perpetuar en el poder, durante varias décadas más, a los herederos de los tiranos históricos y conduciría a la mutación del esquema actual hacia uno de capitalismo monopolista de estado –evolución muy similar a la del caso ruso. Esta tendencia, si la he interpretado bien, no se opone al levantamiento del embargo tanto como a su levantamiento incondicional: propone que este trascendental paso sólo debe darse después de haber logrado, al menos, la ratificación e implementación de los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y los de Derechos Sociales y Culturales pendientes desde 2008.

Entonces ¿no es todo esto cierto y sumamente probable? ¿No apunta la lógica más elemental hacia esta posibilidad? ¿Desde cuándo los tiranos han hecho concesiones gratuitas, sobre todo en momentos de distensión política? Ahí está la Historia para demostrarlo: no fue otra cosa que la presión internacional sostenida durante lustros o décadas –unida en todos los casos, eso sí, a un formidable empuje de masivos movimientos opositores internos– lo que obligó a los regímenes de Chile, Polonia y Sudáfrica, por ejemplo, a deponer su poder. Entonces parece más que justificada, a la luz de este razonamiento, exigir concesiones a los dictadores cubanos a cambio de un replanteamiento de política que indudablemente les oxigenará a corto plazo, pero que sin dudas también lubricará su máquina represiva.

Ahora bien: ¿Cuál sería la lógica detrás de la posición de Espacio Abierto? Muy simple: uno de los factores de éxito del esquema de dominación implantado durante medio siglo por Fidel Castro fue su estricto inmovilismo, de ahí que cualquier pieza que se retire de tal maquinaria iría en detrimento de su eficacia; esto quiere decir que una vez restituidas las relaciones diplomáticas –y más aún si se levanta el embargo– siempre se producirá un nuevo escenario con inevitables fisuras del poder que la sociedad civil disidente podría potencialmente aprovechar para organizarse más, ganar en capacidad de convocatoria, e intentar remover, pieza a pieza, un poder que por otro lado no cede en su hermetismo.

Me pregunto: ¿no es válido también este razonamiento? ¿No es también esta una posibilidad inmediata? ¿No le complicará exponencialmente la existencia a los represores de La Habana el intercambio inevitable de viajeros –turistas y no turistas– que nos visitarán, aun en el caso de que sólo les moviera la mera curiosidad sobre la verdad detrás del muro? Y cuando se regresen ¿con cuál Cuba cargarán en su equipaje?; ¿cuál Cuba se perpetuará en sus fotos y videos: la que les engaña desde Granma Internacional o la Cuba que se desangra por las calles?  ¿Cómo quedarán ante la opinión pública los teóricos del “bloqueo” ahora que se verán obligados a negarse a aceptar las propuestas de miles de compañías norteamericanas –incluidas, por supuesto, las del sector de la informática y las telecomunicaciones– cuyo servicio iría contra el interés de su monopolio y de su enfermiza vocación de control? ¿Acaso no le plantea un reto mucho mayor al poder este inédito escenario que se avecina, que amenaza con sobrepasar su capacidad de contención de cara a una sociedad civil que estará cada vez más ávida de espacios nuevos?

No obstante, apostar con seguridad por una posible distensión de mecanismos de represión y censura puestos a punto a lo largo de cinco décadas, me parece demasiado aventurado. Si se concreta el levantamiento prácticamente incondicional del embargo como pretende Obama –al menos esa es la impresión pública dejada hasta ahora– los represores y censores del régimen tendrán las manos libres para elegir, a la carta, sólo aquellas posibilidades que se ajusten a sus propósitos y que puedan convertirse en nuevas herramientas de represión. Esta realidad explica por qué una buena parte de la oposición sostiene tan efusivamente que su desconfianza “…está fundada en 56 años de dictadura“.

Cabe destacarse que ninguna de las dos posiciones mencionadas al principio desestiman el inmediato golpe político que ya implicaría en sí privar al gobierno de los Castro de su pretexto de la plaza sitiada, pero sí defieren en el modo de interpretar la posterior conducta de los sicarios y testaferros del poder actual una vez levantado el embargo.

Vale, sin embargo, detenerse en algo muy llevado y traído en boca de la parte negociadora norteamericana: el pretendido empoderamiento del pueblo cubano. En este punto hay algo que el mundo –incluida la contraparte del norte– debe comprender: los recursos que entrarán en caso de levantamiento del embargo jamás serán administrados por las manos del pueblo cubano, sino por la misma casta de neoburgueses que se ha desentendido de sus necesidades durante más de 50 años, los verdaderos culpables de nuestra desgracia, los que llevan décadas defalcando el tesoro público de la nación. Debe quedar claro de una vez por todas: es totalmente impracticable un empoderamiento económico del pueblo cubano sin que le acompañe un proporcional empoderamiento en el plano político –esto es algo inaceptable para nuestros represores– y hasta el momento nada señala hacia la buena voluntad del gobierno de Raúl Castro en tal sentido. Precisamente a esto se refiere Antonio Rodiles cuando asegura que “…jamás será el cubano el responsable de su futuro si el régimen puede seguir violando los derechos fundamentales con total impunidad. Jamás el cubano podrá empoderarse si el régimen goza de fuentes económicas que le garanticen sostener y desarrollar su aparato represivo”.

No obstante, nada tendría de sorprendente que lo que se concrete durante los próximos años en Cuba sea una combinación impredecible de ambas posibilidades, y así ambos bandos llevarían la razón. Es poco probable que evolucione alguna de estas variantes sin que se precipiten consecuencias que conduzcan a la otra. Pueden perfectamente, de hecho, evolucionar de modo paralelo a corto y mediano plazo hasta fusionarse al final en esa otra Cuba incierta que nos espera en el horizonte.

De ahí que no haya que subestimar por un solo minuto la trascendencia histórica del momento: del resultado de las actuales negociaciones internacionales dependerá el rumbo de Cuba durante los próximos 20 o 30 años, por lo tanto, este es el instante inaplazable de arrancar a los déspotas cuantas concesiones podamos en beneficio de nuestras libertades. Este no es momento de desgastarnos en discusiones infecundas o rivalidades personales, que deslucen más que meritan nuestra marcha y son música para los oídos del enemigo común; siempre lastima ver inútiles polvaredas levantadas entre activistas cívicos que han dado, por otra parte, elocuentes testimonios de su vocación patriótica. Recordemos esto cubanos: lo que no logremos ahora unidos quedará pendiente por demasiado tiempo y ese es un lujo que la patria no se puede dar.

Médicos cubanos en Brasil: ¿exigir desde la servidumbre?

proyecto-medicos-brasil1

Por Jeovany Jimenez Vega

Esta vez la alarma llega desde Cibercuba Noticias: “Médicos cubanos en Brasil reclaman ayuda de la prensa internacional para evitar separación de sus familias”. El documento en cuestión es una especie de proclama que se inicia esbozando la génesis del Programa “Mais Médicos”, continúa presentando a Cuba como un país “…defensor de los derechos humanos…” –así de limpio, sin entrecomillado– que dice “…luchar por igualdad social, e iguales derechos de los ciudadanos…”, para punto seguido reconocer que nuestros “…dirigentes y ministro en particular… sólo nos ven como un medio de producción…”. Continúa este documento comparando el status de los funcionarios de las misiones diplomáticas con el de los colaboradores de la salud y termina suplicando a los “buenos periodistas” que denuncien el hecho “…para que el mundo se entere de las atrocidades de nuestro gobierno”. A pesar de haber sido publicado bajo pseudónimo, Cibercuba Noticias asegura, paradójicamente, que al momento de ser recibido en su redacción el “…mensaje de emergencia…” estaba “firmado por cientos de profesionales”.

“Nos tratan como a una propiedad, no como trabajadores dignos que le hemos entregado más de nuestro tiempo al trabajo y a servirle al gobierno que a nuestros hijos y esposa o esposo”. Esta sola frase bastaría para resumir la psicología de algunos profesionales en estas misiones oficiales, y contiene a la vez una evidente e inconciliable contradicción: se insinúa de este modo que alguien puede ser “digno” al mismo tiempo que acepta con resignación absoluta la condición de “propiedad” y está dispuesto a regalar, servil, más tiempo a quien lo apuñala por la espalda que a sus propios hijos.

Por no proferir palabras hirientes capaces de ofender susceptibilidades entre mis colegas –pues semejante confesión me despierta criterios altamente ofensivos– a partir del siguiente punto y seguido abordo el tema desde una perspectiva absolutamente personal. Si algo me han enseñado mis primeras canas, es que de vez en cuando llegan a la vida de todos, inexorablemente, las horas de las definiciones. De vez en vez la vida se abre en dos caminos divergentes y usted podrá elegir uno de ellos para continuar, sólo uno, y una vez tomada la decisión usted habrá asumido una postura definitiva ante la vida, ya no habrá marcha atrás –no al menos hasta la próxima encrucijada. A veces no será cuestión de elegir, y el camino habrá que tomarlo a cara o cruz, pero esto sólo sucede muy pocas veces; en la mayoría de los casos contaremos con ese regalo de Dios: el libre albedrío, que nos permitirá elegir a conciencia nuestros derroteros. Pero eso sí, cada camino se asumirá con todos sus riesgos y consecuencias –la vida no gusta de andarse con gratuidades y siempre exigirá un precio personal, más o menos alto, a pagar: no habrá dignos caminos fáciles, ni auténticas victorias, sin correr los respectivos riesgos y haber asumido la responsabilidad ante cada consecuencia.

Desde el preciso instante en que a un médico en Cuba se le propone una misión de trabajo en el extranjero, éste conoce ya el carácter leonino de su “contrato”, también conoce de antemano la naturaleza despótica de la autoridad y sabe además que bajo tales circunstancias estará privado de todos sus derechos, y sometido a la constante amenaza de deportación a Cuba ante la menor seña de “insubordinación”. Sabe que se le explotará arteramente pues sólo se le pagará, con mucha suerte, una cuarta parte de lo pactado entre gobiernos a cambio de su talento personal y de una separación de su familia que durará varios años –esto último ha sido la invariable norma en prácticamente todas las misiones. Sabe que la mitad de este dinero quedará congelado en un banco de La Habana, en manos del gobierno cubano, y lo perderá en caso de dar por terminada, de forma unilateral, su relación de trabajo con la misión oficial –en este último caso nuestro gobierno le etiquetará como un desertor y le impedirá entrar a Cuba durante ocho largos años.

Este trabajador es consciente a priori de que lo asumido por él con este “contrato” implica una postura de sumisión absoluta, y a pesar de todo, haciendo uso de su libre albedrío, la elige, y cuando lo hace también acepta tácitamente ser aquella “propiedad”, aquel “medio de producción” barato, y en consecuencia será manejado como el objeto en que aceptó quedar convertido. Eligió entre el camino plagado de espinos que conduce a todo tipo de estrecheces –pero con el gran aliciente espiritual de sentirse libre y no servir a quien le avasalla– y aquel otro camino de disipación y algodonado de comodidades inmediatas –aun a sabiendas de que éste conduce a una subordinación absoluta a quien le explota y a una acusada renuncia a su libertad personal.

Más allá de la dudosa verosimilitud de un documento cuyo presunto autor se oculta en el anonimato –y que por lo mismo dudo mucho haya sido firmado por “cientos de trabajadores” con sus nombres íntegros y reconocibles– centro mi atención en la postura de resignación y sometimiento que asume la mayoría de estos profesionales, incapaces de responder con gestos viriles ante un gesto de evidente despotismo de un gobierno que no le respeta –pues aquí el ministro es sólo la marioneta visible y para nada cuenta. Toda iniciativa de estos trabajadores en Brasil o en cualquiera de las más de 60 misiones médicas oficiales cubanas, asumida bajo tales circunstancias, estará condenada a darse de bruces contra la indolencia de los déspotas: nunca serán tomados en cuenta pues, por un principio que se ha cumplido desde el inicio de los tiempos, no se pueden exigir derechos desde el sometimiento, no se puede exigir libertades desde posiciones de servidumbre. Es así de simple: nadie respetará a quien no sea capaz de respetarse a sí mismo.

Aquí esgrimirá el cobarde que no tuvo alternativas, y es en este punto donde diametralmente se equivoca: siempre tuvo alternativas más libres y dignas, sólo que esa libertad, como siempre, cuesta bien caro y hay que estar dispuesto a pagar por ella su merecido precio. Siempre pudo negarse a partir a esa misión –sobre todo sabiendo de antemano que le avasallan en Cuba con salarios onerosos precisamente para compulsarle a salir– pero prefirió hacerle el juego a quien lo explota y con esto cavar su propia tumba: prefirió una salida engañosa a corto plazo a su precariedad antes que asumir una actitud frontal y exigir en Cuba, en voz alta, sus derechos, pero esto le costaría dosis demasiado altas de sacrificios, carencias y frustraciones frente a un gobierno inmisericorde. Para su vergüenza, puesto ante el yugo y la estrella, el cobarde siempre elegirá la rica y ancha avena en lugar de abrazarse a la beldad que ilumina y mata.

Por supuesto, otro gallo cantaría si en lugar de ocultarse detrás de anonimatos se concertaran los criterios de los más valientes y se exigiera respeto por una vez mirando sin miedo a los ojos del opresor. Las libertades jamás nos caerán como maná del cielo si no estamos dispuestos a asumir todos los riesgos por su conquista. Más de una vez me he mordido la lengua por respeto, por no dirigir la artillería contra colegas que por otra parte aprecio y respeto, víctimas y no victimarios en esta lacerante dinámica de las misiones médicas oficiales cubanas; más de una vez me he abstenido de opinar ante alguien que parte apabullado por su pobreza –que por más parecida que sea a la mía, es su propia pobreza– y sobre todo porque cada cual tiene el soberano derecho de asumir su propia filosofía en la vida, pero defrauda e indigna escuchar sólo quejidos de resignación allí donde la dignidad humana sólo debió colocar en cada garganta, en lugar del lamento, un estridente grito de guerra.

Ver: Los móviles de los colaboradores cubanos: ¿idealismo o necesidad?

estetoscopio-curso-de-medicina

Epitafio personal a Fidel Castro.

Fidel-castro-1

Por Jeovany Jimenez Vega.

“Aquí yace un hombre que murió millones de veces”, debería grabarse a modo de epitafio sobre el mármol que lo cubra. Para entonces, algunos se sentirán abatidos, como si la tierra se les hundiera, mientras que otros, sin dudas, recibirán la noticia en medio de una telúrica alegría, pero absolutamente todos coincidirán en algo: ese día habrá dejado de existir el hombre más amado y más odiado durante los dos últimos siglos cubanos.

Pero Fidel Castro no habrá muerto ese día, porque ya antes, poco a poco, habría sufrido millones de muertes previas. Murió para algunos, por ejemplo, desde aquella primogénita mañana en que “no encontró” el camino del Moncada mientras otro grupo de hombres consecuentes se inmolaba en el asalto; y para otros murió cuando legalizó la pena de muerte a principios del 59, cada vez que los ecos de fusilería llegaban de La Cabaña, o tal vez unos meses después, cuando el mar se tragó en medio del misterio el sombrero de Camilo –dado oficialmente por muerto después de sólo tres días de dudosa “búsqueda”.

Pero más tarde miles de cubanos sepultaron a Fidel Castro cuando, después de haberlo negado muchas veces, anunció de repente, como de la nada, que era comunista –después incluso de haber acusado precisamente de eso, en juicio sumario, al “traidor” Hubert Matos– y declarara sin reparos el carácter socialista de una Revolución que no le pertenecía a él, sino a aquel pueblo que le escuchaba sorprendido.

Unos años más tarde moriría otra vez para otros miles cuando supieron de aquel día en que murió Guevara, abandonado por Manila, en la desolación del altiplano boliviano.

Seguramente para cientos de miles de cubanos Fidel Castro murió en definitiva aquel fatídico día de marzo del 68, cuando la “ofensiva revolucionaria” usurpara cada negocio familiar sin el más mínimo resarcimiento –acto de impune y vulgar despojo que cayó sobre aquellos traicionados a los que apenas tres lustros antes llamara “pueblo” en su autodefensa durante el juicio del Moncada.

También para millones de seres en el tercer mundo debió morir en el 79, cuando siendo Presidente del Movimiento de Países No Alineados, prefirió camaleónicamente callar mientras Afganistán, un estado miembro de aquella organización mundial, sufría la artera invasión de las tropas injerencistas del ejército soviético, el incondicional aliado del barbudo incorregible. O tal vez para esos millones ya habría muerto poco más de una década antes, cuando aplaudió la irrupción de esos mismos tanques soviéticos en Checoslovaquia para apagar los ardores de la Primavera de Praga.

Pero no todos sus decesos fueron tan grandilocuentes y trascendentales, porque Fidel Castro también sufrió muchísimas muertes cotidianas durante esas décadas oscuras: murió cada vez que un cubano fue humillado en la puerta de un hotel prohibido o de una de aquellas diplotiendas elitistas; cada vez que se separó una familia o que se perdió una vida en el mar por no existir modo legal para emigrar de su prisión; cada vez que se castigó la sinceridad y se preconizó, bajo su égida personal, la hipocresía y la doblez; cada vez que se apaleó a algún cubano indefenso que intentaba ejercer los derechos prohibidos, cada vez que se perpetraba un mitin de repudio; moría cada vez que se aprisionaba a un padre o se secuestraba el futuro a alguno de sus hijos; el gran dictador también murió ante cada sueño truncado y ante cada plato vacío.

No obstante, es seguro que cuando se anuncie finalmente la muerte de Fidel Castro –la de sus despojos físicos, quiero decir– la noticia ocupará titulares en los cuatro puntos cardinales. Entonces cada consejo editorial o columnista debería tomarse su tiempo de reflexión, porque más allá de todo el amor o el odio que generara el sempiterno barbudo, se impone que aprendamos de una vez por todas la lección para que ningún otro pueblo, jamás, bajo absolutamente ninguna circunstancia o latitud, vuelva a depositar un poder semejante en manos de un solo hombre, por más bella, justa o sublime que parezca ser la causa que propone.

Pero cuando sufrirá Fidel Castro su definitiva muerte será ese día inevitable en que Cuba amanezca bajo el sol de la verdad, y se destape con su luz la caja de Pandora: sólo para entonces podremos conocer la magnitud exacta de su megalomanía, repasar su verdadero rostro, la mascarada oculta bajo tantas décadas de retórica ficticia, de culto desmedido a una personalidad con hábitos enfermizos y generadora de una caracteropatía que se extrapoló al funcionamiento de toda una sociedad por más de medio siglo. Aquel que soñó con pasar por genio no dejó tras su paso infecundo más que un país en la más absurda ruina económica y –lo cual es muchísimo más grave aún– hundido en un abismo de ruinas morales, y si el evangelio asegura que “por sus frutos los conocerás”, entonces para ese día, en que ya sí morirá definitivamente, mi pueblo calibrará por fin en todo su alcance su traición y su proverbial demagogia.

Precisamente en estos días que se pacta a su alrededor un ridículo mutismo ante hechos de indiscutible trascendencia, cuando muchos bromean con la idea de su muerte o su tácitamente aceptada decrepitud, elevo yo al cielo mi plegaria: deseo que Dios le ofrezca muchos años más de vida, los suficientes para que cualquier día de nuestro futuro cercano también le conceda, de vez en cuando, en medio de su merecida niebla mental, alguna que otra laguna de absoluta lucidez; le suplicaría por esos días, o minutos, de lucidez total para el tirano, pero eso sí, que le basten al que tanto nos dañó para percibir diáfanamente cómo mi país y mi pueblo se levantaron de las ruinas apenas ellos se apartaron; cómo todo tiempo futuro fue ciertamente mejor una vez emancipada la patria de su despotismo. Esos pocos días de lucidez le pediría a Dios antes que devuelva al polvo lo que polvo fue, para que luego le hunda nuevamente en las tinieblas donde chochará sin gloria rumiando su definitiva derrota. Entonces sí partiría Fidel Castro a la eternidad de miserias que merece, como un tenue y penoso recuerdo… y no precisamente absuelto por la Historia.

Yo también exijo.

index3

Por Jeovany Jimenez Vega.

Porque el mero hecho de haber nacido hombre, ser pensante, implica ya el derecho inalienable a expresarme en libertad sin esperar por el permiso de otro hombre.

Porque mi derecho de reunión y asociación están contemplados por pactos internacionales reconocidos por todo el mundo civilizado, y estos pactos se encuentran por encima de la decisión de los sátrapas que pretenden continuar esclavizando la mente de mi pueblo con su demagogia desfasada.

Porque el derecho universal a la manifestación pacífica implica que las calles y plazas de mi país pertenecen a todos los cubanos y no a aquel grupo que pretendió erigirse como su único dueño, aquel que pretende monopolizar la calle sólo para los “revolucionarios”.

Porque si una Revolución auténtica es progresión, avance dialéctico, vuelco hacia delante, entonces la casta retrógrada que desde el poder entorpece hoy en progreso de mi pueblo no merita sino llamarse contrarrevolucionaria a sí misma.

Porque más de 50 años de monólogo desde un altar inmerecido ya fueron demasiados y hoy le toca su turno en la tribuna al pueblo de Cuba, al denigrado, al traicionado; hoy le ha llegado, por fin, el turno al ofendido.

Por todo eso yo también exijo:

Que el Gobierno cubano ratifique e implemente inmediata e incondicionalmente los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que dejó pendientes desde febrero de 2008.

Que las autoridades cubanas reconozcan oficialmente la existencia y legitimidad de la oposición cubana, y en consecuencia se convoque a elecciones democráticas donde esté representado todo el espectro del pensamiento plural de la sociedad cubana.

Que se establezca una división efectiva de poderes. En este sentido sería esencial que el Tribunal Supremo Popular, máxima instancia del poder judicial, deje de estar subordinado al Consejo de Estado, máxima instancia del poder ejecutivo, así como que se prohíba expresamente que los jueces de los Tribunales Populares estén afiliados al Partido Comunista de Cuba, algo que iría a favor de su credibilidad en cuanto al ejercicio imparcial de la justicia.

Que en consecuencia cese el acoso, la persecución o cualquier modo de represión sobre cualquier grupo o individuo que pretenda expresar pública y pacíficamente su postura política, así como que cesen las detenciones arbitrarias de los activistas cívicos que representen una propuesta disidente.

Que el Partido Comunista de Cuba y la Seguridad del Estado cubana dejen de organizar los tristemente célebres actos de repudio, por cuanto son profundamente lesivos a la dignidad de quienes los perpetran, así como inequívocamente nocivos a la moralidad pública; en consecuencia estos hechos pasarán a ser contemplados como un cuerpo de delito por el Código Penal vigente, momento a partir del cual serán sancionados según la Ley como lo que siempre han sido: auténticos actos de vandalismo, que incluyen invasión de domicilio y/o agresión y daño sobre las personas.

Que se establezca el marco legal apropiado que garantice una plena libertad de prensa y un acceso total y sin censura a Internet como medios para el ejercicio de nuestra libertad de expresión, desde la cual todos podamos, sin temor a ser castigados por ello, proponer el mejor modo de convertir estas ruinas que heredemos en esa nación que tenga, como primera ley de su república, el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.

Por todo esto #yoTambiénExijo

index

Reanudarán sus relaciones Cuba y EE.UU… alea jacta est.

989708

Por Jeovany Jimenez Vega.

La decisión de los gobiernos de Cuba y EE.UU. de normalizar sus relaciones diplomáticas pudiera inscribirse como la noticia del año, y entre las más trascendentales noticias mundiales de lo que va de siglo: más de 50 años de litigante relación –una de las querellas más prolongadas de la Historia humana– justificarán cada titular, columna o ensayo que sobre el tema se escriban.

Pero vale la pena reflexionar con objetividad sobre las posibles consecuencias que tendrá para el pueblo cubano esta decisión, que se ha tomado sin tener en cuenta las voces que alertan desde la oposición interna, hace años, sobre los potenciales peligros que implicaría derogar instrumentos de presión política como el embargo norteamericano y la posición común europea, sin que antes el gobierno verdeolivo haya, al menos, ratificado e implementado los Pactos Internacionales de Derechos Humanos que dejó en el tintero desde febrero de 2008.

Un levantamiento de estos mecanismos de coacción sin tener como garantía mínima la implementación de estos pactos –así como otras demandas exigidas por la sociedad civil cubana– implicaría el definitivo y exacto espaldarazo de legitimación que tanto necesita este gobierno dinástico, justo en un momento en que se sabe aplastado por la evidencia histórica y que busca, desesperado y a cualquier precio, alguna vía de escape.

Durante mucho tiempo me he contado entre los que apuestan por el fin del embargo, pues siempre consideré que una vez venido abajo el gran pretexto, en muy breve tiempo la ineficacia económica del régimen totalitario de La Habana, un mal netamente endógeno, quedaría evidenciada definitivamente. Hasta hoy continúo convencido de este argumento, pero la coincidencia en el tiempo de una serie de circunstancias muy concretas, en medio de un contexto inédito, me ha hecho cuestionarme varios puntos al respecto.

Existe una diferencia esencial entre el momento actual y cualquier etapa anterior de este régimen stalinista, y es que ya hoy se hizo definitivamente evidente que a la vieja guardia de la Sierra Maestra se le agotó su tiempo vital; ahora el fracaso de su propuesta no es algo que esté por demostrarse, sino que ya pasó a ser una certeza histórica establecida. Estos octogenarios saben muy bien que aquella historia del petróleo gratis que durante 30 años les llegó desde Moscú no se repetirá jamás; que hoy China les celebra la gracia, pero que en cuestiones de negocios papelito jablan lengua, les exigirá su paga y ¿con qué se sienta esta cucaracha?; saben también que bajo las condiciones imperantes hasta este 17/diciembre, y a pesar de su cacareada Ley de Inversión Extranjera, ya no engañarían a ningún inversor importante medianamente sensato, dada su bien merecida y universal fama de estafadores de baja ralea; además saben que el turismo nunca va a despegar porque no es competitivo en medio de toda la excelencia que le rodea, y que con el resto de sus renglones económicos nunca bastaría para reparar este megadesastre, y para colmo saben que su principal fuente de ingresos, la explotación de los profesionales de la salud pública, está en peligro inminente de sufrir un duro golpe si su principal mercado, Venezuela –que parece estar lista para sentencia– sucumbe, y que además, el éxodo cada vez mayor de personal calificado del sector es premonitorio de que esta sucia operación mundial de lavado de dinero –pues de nada más se trata– pudiera venirse abajo.

Por todo esto los estrategas castrenses giraron hace tiempo la mirada al norte revuelto y brutal que los desprecia, y fijaron su esperanza en esta balsa que ahora les lanza Obama justo cuando exhalaban su última bocanada de oxígeno: ahora el generalato, otrora intransigente, abrirá nuevamente las piernas como se las abrió a aquella gusanera comunitaria apaleada en el 80 cuando le escaseó el dinero llegados los 90; ahora el enemigo, que presuntamente seguía siendo el mismo al que “…no se le puede dar ni un tantito así…” se transfigura de repente –para sorpresa unos y rabia de otros– en la inesperada tabla del náufrago, salvadora, para un lapidario Robinson que ya había hecho todo el daño posible a su perdida isla.

Sin embargo sigo siendo partidario del levantamiento del embargo, pero únicamente –y esto es algo innegociable– si ese hecho viene acompañado, o condujera, al acatamiento incondicional de los derechos humanos de mi pueblo por la crápula… me disculpo, quise decir cúpula del stablishment cubano. Pero una vez tomada la decisión, se perciben dos consecuencias ineludibles en el horizonte inmediato: por una parte el Gobierno cubano respira aliviado, pues recibirá a corto plazo un no desdeñable flujo de ingresos que de otro modo jamás hubiera logrado –o lo que es lo mismo: de momento se sentirá a salvo y más seguro que nunca para refinar sus nuevas estrategias represivas. Por otra parte –y esta es la arista favorable del asunto– ya a este gobierno totalitario se le agotó definitivamente su principal argumento justificativo sobre el enemigo perpetuo y la plaza perennemente sitiada –o lo que es lo mismo: a partir de este momento el mundo comprobará cómo nuestra ruina económica es realmente culpa de la obcecación de los líderes cubanos que anquilosaron al pasado este país.

En caso que las cosas quedaran tal como se nos presentan, el pueblo cubano continuaría sin tener permitidos derechos civiles y políticos tan básicos como el de opinión y la libertad de pensamiento, de reunión y de asociación; el régimen continuaría vetando nuestro derecho a acceder a Internet sin censura; en la Cuba de los Castro seguiría siendo legal un único partido comunista y despótico –y quizás más despótico y autocrático que nunca– así como una sola prensa oficial sometida a la misma censura de siempre; el mundo seguiría escuchando noticias cada vez más frecuentes y violentas de actos represivos gubernamentales contra una oposición que seguiría sin ser reconocida oficialmente y sobre elecciones que seguirían siendo una falsa total, con las únicas posibilidades de escamoteo señalando hacia la Plaza de la Revolución.

Esto es lo que muy seguramente sucedería a partir de ahora, sólo en caso de que en esta puesta en escena todas las piezas nos hayan sido mostradas. Digo esto pues no descarto que entre ambos gobiernos se haya establecido una hoja de ruta mucho más profunda y ambiciosa que la públicamente anunciada. A primera vista se recibe la impresión de que EE.UU. cedió demasiado frente a lo poco que ofreció Cuba, y si algo han demostrado ambas partes, es cuan obstinadas pueden llegar a ser cuando creen llevar la razón. No deja de sorprender la evidente asimetría de las propuestas, que tan sospechosa se me pinta: la de EE.UU. encarnada en un Obama bastante más espléndido en sus anuncios, y la de Cuba, con un Raúl Castro gris que prefirió centrarse en el regreso de los tres prisioneros, mientras mencionaba de soslayo el fin del embargo de más de medio siglo, como si hablara del fin de una selectiva de pelota. Por esto infiero que detrás de este palo pudiera moverse aún muchísimo comején –sobre todo si consideramos, en todo su calibre, la mediación directa del Papa Francisco en el asunto– y no descarto que el instinto megalómano de los Castro haya exigido como condición para la “rendición” definitiva, que se anuncie todo progresivamente, de forma desperdigada –sin prisa, pero sin pausa, traducido al lenguaje raulista– como para que no quede la fea impresión de que finalmente cedieron ante la evidencia reconocida públicamente por Fidel Castro, hace varios años, de que el modelo económico cubano no funciona. Aceptar esta propuesta no estaría reñida, en definitiva, con el espíritu pragmático norteamericano, según el cual lo único importante es conseguir el fin, más aún si sólo se interpone algo tan frágil y simple como el orgullo de macho herido de unos viejitos decrépitos.

Pero en fin, la suerte está echada: desde ahora ya Cuba y EE.UU. serán buenos y respetables vecinos. Obama y Castro lo anunciaron apenas una semana después que miles de opositores y activistas civiles cubanos fueran amenazados y/o apaleados y/o detenidos –pero, eso sí, reprimidos todos– el pasado 10/diciembre, Día Mundial de los Derechos Humanos, a escasas 90 millas de la costa norteña. Aunque se debe reconocer, en favor del señor Obama, que 90 millas de mar abierto son demasiadas para que el presidente escuche los gritos de impotencia y el ruido de las hordas, para que perciba lo intangible del miedo, el dolor de los golpes, el sabor de la sangre; y como este es el preludio del consecutivo levantamiento de la Posición Común Europea, nos acomete una certeza: desde hoy nos quedaremos a solas ante el monstruo; la pelea estará siendo observada por el mundo a una prudencial distancia. A partir de ahora la libertad de Cuba será, más que nunca, exclusivamente tarea nuestra.

¿Bandera blanca al régimen de La Habana?

0AB55E45-5850-4310-97BE-33612BF0AF5D_mw1024_mh1024_s

Por: Jeovany Jimenez Vega.

Quienes propugnan la eliminación de los mecanismos de presión política a que permanece supeditado el Gobierno cubano –entiéndase básicamente el embargo estadounidense y la posición común europea– con frecuencia esgrimen como argumento fundamental el presunto clima de reformas emprendidas por Raúl Castro durante los últimos años. Se puede suponer que esta sobredimensionada expectativa tenga su origen en el profundo y sistemático inmovilismo que caracterizó todo el largo gobierno de Fidel Castro, porque el barbudo incorregible llegó a anquilosar el entramado social cubano de modo tan inmutable y absurdo, que habría sido imposible para cualquiera después de él hacer cualquier modificación sin que fuera percibida como un alivio.

Pero si aceptamos la obvia premisa de que desde 1959 en Cuba ha existido un único gobierno –pues ya se ha evidenciado que en esencia el mandato de Raúl, con todas sus edulcoraciones, no ha sido más que una prolongación del mandato de Fidel– podemos asumir también, con un grado sólido de certidumbre, que la psicología del régimen sigue siendo exactamente la misma. Esto nos conduce a un lógico cuestionamiento: ¿cabría esperarse que, en caso de ser levantadas aquellas sanciones, esta oligarquía verdeolivo por fin le concedería al pueblo cubano los esperados derechos contemplados en los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, así como Económicos y Culturales, cuya ratificación e implementación La Habana mantiene como un tema pendiente desde febrero de 2008?

Los optimistas volverían sobre la idea de las reformas raulistas, pero quien haga un acercamiento más detenido a estas pretendidas “transformaciones” encontrará que realmente muy pocas han representado un giro práctico, beneficioso e inmediato en la vida de los cubanos de la isla. Pero obremos desde una muy buena fe –que la contraparte no se ha merecido– y aceptemos que entre estas medidas, algunas representaron un giro más drástico y positivo que otras: entre estas se encuentran la liberación del derecho de viajar al extranjero y la autorización a la compra y venta de viviendas entre personas naturales.

No podemos olvidar, sin embargo, que la reforma migratoria entrada en vigor desde enero de 2013, dispone que no se le permitirá viajar libremente a algunos profesionales “…en virtud de las normas dirigidas a preservar la fuerza de trabajo calificada…”; ni podemos desdeñar que también establece como “…inadmisible…” para entrar al país a todo aquel acusado por el Gobierno cubano de “…Organizar, estimular, realizar o participar en acciones hostiles contra los fundamentos políticos, económicos y sociales del Estado cubano…”, “…Cuando razones de Defensa y Seguridad Nacional así lo aconsejen…” y a todo aquel que el Gobierno considere que deba “…Tener prohibida su entrada al país, por estar declarado indeseable o expulsado.” Se hace más que evidente el amplio margen de maniobrabilidad que deja a los represores esta deliciosa herramienta de coacción. En cuanto a la autorización a la compra y venta de viviendas, recordemos que a esta ley se le acaba de endilgar recientemente una serie de molestas regulaciones en los precios a pactar que vuelven a inmiscuir la mano del gobierno donde no se le llamó –como para recordarnos que aquí las buenas nunca duran demasiado tiempo.

Ahora bien, una mirada al resto del paquete sí ya nos mostrará indudables signos que denuncian sospechosas aristas en estas pretendidas “reformas”. Porque es sumamente difícil aceptar la sinceridad de medidas como la “autorización” a la compra de autos usados a precios astronómicos; o el viciado enfoque impuesto a la gestión de cooperativas como las de transporte, por ejemplo, que deja a sus miembros (jamás dueños de sus medios de trabajo) con un nulo margen de autonomía; o la imposición al resto de los cuentapropistas de leoninas tarifas de precios e impuestos desmesurados y a la inexistencia de un mercado minorista que les abastezca de las más básicas materias primas; o todas las limitantes que hacen cada vez más evidente el fracaso de la política emprendida en el sector agrario, así como la negativa de liberar la gestión del sector ganadero mientras sacrificar y/o vender una vaca continúa siendo un pecado capital que en Cuba aún se paga hasta con 20 años de prisión. Estas son, entre otras muchas, evidencias actuales y premoniciones que ensombrecen nuestro panorama a corto y mediano plazo y ponen seriamente en entredicho la voluntad del Gobierno cubano para emprender los auténticos cambios que este país necesita.

Pero más grave aún que la inmutabilidad de estas “nimiedades” de corte económico, lo es la persistencia de lacuba_ue_bandera política represiva que sigue fomentando el dueto letal Partido Comunista-Seguridad del Estado: desde las oficinas del que continúa siendo el único partido legalmente reconocido, se traza la estrategia que luego en la calle ejecutarán los esbirros de la policía política. Hoy en Cuba persisten las detenciones arbitrarias y la más abyecta precariedad de las garantías procesales –hijas bastardas de la no división efectiva de poderes; continúan perpetrándose impunemente golpizas y mítines de repudio sin que ninguna autoridad se proyecte para evitarlas; se ordena a los sicarios acuchillar a líderes opositores y se reprime en plena calle a mujeres que no llevan más armas que gladiolos blancos; persiste una censura férrea y absoluta al pensamiento disidente mediante un absoluto monopolio sobre los medios de difusión y todos los tipos de prensa, y además se continúa vetando al pueblo el acceso efectivo a Internet cuando ya corre la segunda década del siglo XXI. Por consiguiente, podemos concluir que en Cuba los “cambios” que se han producido son insustanciales y epidérmicos, pura cosmética, nada que anuncie una apertura real a nada que huela ni remotamente a democracia.

Si al final esta generación verdeocre ya no está en capacidad de ofrecer nada diferente, sería más que lógico dudar de sus futuras buenas intenciones o de su capacidad para concebir un esquema de prosperidad real, y muchísimo menos si la fórmula para que así sea incluye que se aparten del camino. Es completamente cuestionable que estas “reformas” reflejen una sincera intención de abrirle las puertas al pueblo cubano a las potencialidades que ofrece hoy una economía globalizada. Es más coherente pensar que estemos ante simples maniobras dilatorias que sólo persiguen perpetuar a los mismos de siempre en el poder.

En caso de que la comunidad internacional, el pueblo cubano y la oposición interna decidieran dar su voto de confianza y ceder: ¿hasta qué punto esto ofrecería garantías de que luego serían ratificados e implementados los mencionados Pactos de DD.HH y que se produciría una apertura inmediata hacia la democracia? Aquí todo razonamiento lógico conduce a la conclusión de que esto nunca sucedería.

De revocarse ahora estas sanciones, sólo se traduciría esto en una oxigenación inmediata de todos los resortes del régimen, sin excluir, por supuesto, sus mecanismos represivos. No pasaría a ser el Gobierno cubano más eficiente desde el punto de vista económico sino que simplemente contaría con más recursos a su alcance para dilapidar y robar, para engordar aún más las millonarias cuentas ocultas de sus oligarcas en el extranjero, y hasta para enaltecer sus delirios de grandeza. Ya la fiera probó la sangre y no se detendrá ante nada. Un gobierno autocrático como el de los Castro, una vez liberado de estos instrumentos de presión política y con el tácito visto bueno que esto internacionalmente implicaría, jamás ratificaría los Pactos de DD. HH. sino que, al contrario, sería muy probable que se volcaría, con mayor saña que nunca, a reprimir el pensamiento disidente a una escala sin precedentes, pues lo haría desde una posición mucho más cómoda que antes.

Esta generación octogenaria que somete a sus caprichos los destinos de mi país, se encuentra definitivamente desfasada de las necesidades de mi pueblo. Ninguna propuesta original saldrá ya de sus empolvadas charreteras. Estos neoburgueses jamás considerarán una salida digna a la pobreza e inequidad en que nos han sumido, porque saben que eso significaría el fin de sus privilegios. Si algo nos enseña la Historia es que las concesiones desacertadas o hechas a destiempo, a la larga producen más daño que beneficio a los pueblos que por error las asumen, y nos enseña también que definitivamente hay gente que nunca cambia, y de esto es un excelente ejemplo la pléyade que hoy dirige este país según su veleidad testicular. Las tres décadas de maridaje con la extinta Unión Soviética evidenciaron que nunca fue el pueblo cubano el destinatario final de aquella riqueza; y si la Historia demostró que no lo fue entonces ¿por qué suponer que lo sería ahora, cuando se han acumulado más que nunca la indolencia y la corrupción gubernamental?

Extender este cheque en blanco al gobierno totalitario de La Habana, en este preciso instante en que se tambalea su media naranja de Caracas, sin haberse percibido la más leve señal de distención hacia la oposición interna ni al reconocimiento de nuestros derechos cívicos –pues los hechos más recientes orientan hacia todo lo contrario– y sin haber logrado ni siquiera la ratificación e implementación previa de los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos, así como de los Sociales y Culturales, sería una catástrofe en términos estratégicos para el pueblo cubano pues muy posiblemente retrasaría, durante varias décadas, la llegada tan sufrida de la democracia para la nación cubana.

Barack Obama

 

La Habana: ciudad de lo irreal “maravilloso”.

cuba-havana-la-habana-vieja-old-houses-old-cars-colourful-whirled-pinched-1-myPor Jeovany Jimenez Vega.

Jean-Paul de la Fuente, directivo de New7Wonders, la fundación suiza que organiza el concurso por Internet sobre las siete ciudades más maravillosas del mundo, se encuentra de visita en la capital cubana. Recibido por Marta Hernández Romero, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular de La Habana, y Eusebio Leal Spengler, historiador de la ciudad, ya De la Fuente adquiere, desde su llegada, el perfil típico del turista que a vuelo de pájaro no puede percibir hasta qué insospechado punto se hace difícil para el habanero promedio vivir en su amada ciudad.
No logro entender de qué modo alguien que conozca mínimamente la dinámica de funcionamiento de la capital cubana pudiera proponerla para siquiera concursar por un predio semejante, y mucho menos de qué inexplicable manera terminó por colarse en la recta final junto a ciudades como Barcelona, Chicago, Londres o Ciudad México. De ahí se presume que todas estas personas que votaron por mantener a la ciudad de La Giraldilla entre las últimas aspirantes al selecto grupo de maravillas urbanas tienen algo en común: ninguna vive en una barriada del Cerro, en un solar de Centro Habana o en Marianao a las márgenes del Quibú, con un salario de 20 dólares mensuales para sostén de toda su prole; ni sufrió viendo a su niño babearse ante el juguete inaccesible; ni sabe lo que es una libreta de des-abastecimiento, ni se preguntó a las cinco de la tarde ¿qué coño comemos hoy? ante la despensa vacía; ni soportó nunca una cola de varias horas para comprar picadillo semidescompuesto; nunca viajó colgado de la puerta de un camellomastodonte en horario pico; ni ha estado ¡durante décadas! cargando agua a cubos hasta un cuarto piso o pagando a 100 pesos la pipa por indolencia de los funcionarios pertinentes; no se ha visto obligado a vivir “temporalmente” en un albergue ¡durante 15 o 20 años! después de quedarse en la calle tras uno de esos derrumbes tan habituales en esta ciudad semidestruida.02La Habana  23
Aunque los entusiastas pudieran alegar que tal selección se basa en los índices de salud y educación que son la base de los criterios de un engañoso muy alto Índice de Desarrollo Humano –que nos sitúa paradójicamente por delante de potencias económicas regionales como Argentina, Uruguay, Venezuela, México y Brasil– habría que ver si mantendrían su entusiasmo en caso de visitar un consultorio médico vacío –por demás en pésimas condiciones estructurales– porque su médico fue enviado por el gobierno a una misión de trabajo en el extranjero o porque decidió no ejercer más pues como taxista vive bastante mejor; o cuando visite un hospital y encuentre repetidas esas mismas condiciones estructurales desastrosas una y otra vez y donde laboran médicos y otros profesionales bajo un dramático nivel de frustración personal, algo perfectamente extrapolable al sector de la educación –la otra carta de triunfo ostentada por el Gobierno cubano– que durante la década del 2000 tocó fondo después del fracasado megaexperimento de Fidel Castro que lo llevó a la ruina.
derrumbes-la-habanaResulta que La Habana, así como el resto de la realidad que vivimos los cubanos dentro de la isla, es de una complejidad tan grotesca en ocasiones y tan sutil en otras, que se hace de muy difícil entendimiento para el que llega, se toma un Daiquirí y luego regresa al confort de su rutina, como seguramente lo hará el señor De la Fuente, sin alcanzar a inferir siquiera cuán profundamente disfuncional puede llegar a ser esta ciudad que ahora le muestran desde los pulcros balcones del Ministerio de Turismo. Y no hablo sólo del pésimo estado de nuestra red de carreteras, con sus antológicos baches eternos y alcantarillas tupidas; ni de la ausencia generalizada de cestos de basura que propicia la suciedad en las calles; ni de los solares yermos o de los edificios en ruinas. Se trata, más allá de todo eso, de algo más grave y profundo: se trata de la incapacidad del gobierno cubano para resolverlo todo, de su falta de voluntad política para abrirnos al mundo; de los precios abusivos que establece y de la dualidad monetaria que mantiene; de las abusivas restricciones aduanales que prohíben la entrada de mercancías que nos aliviarían la vida y de su opresiva reticencia a todo cuanto propicie nuestra prosperidad personal; a su absurda negativa a permitirnos comprar un auto a precios mínimamente decentes, por ejemplo, para mantener La Habana aún plagada de autos desvencijados de la primera mitad del siglo pasado; de su sistemática prohibición a permitirnos acceder a ese mismo Internet que hoy usa De la Fuente para auspiciar su concurso y que nos veta a los millones de cubanos que habitamos en Cuba –y que sí vivimos al margen del Quibú, comemos picadillo de soya descompuesto, viajamos en transportes rudimentarios y no accedemos a Internet– nuestro legítimo derecho a colgar palabras como estas en su sitio.
En fin, que aquí habría también que considerar todas esas “pequeñas cosas” que sumadas son las que terminan convirtiendo una ciudad en un lugar “maravilloso” o asfixiante para los humanos que la habiten. Y hasta aquí para nada he mencionado el miedo, ese etéreo habitante de todas las ciudades de Cuba, y que es una de sus más hirientes aristas: el miedo a ser anulado por un poder omnímodo que todo lo fiscaliza y domina –tan bien conocido por cada opositor o disidente; ese omnipresente miedo cuya naturaleza intangible lo hace imposible de incluir entre los parámetros considerados en este flamante concurso de la suiza New7Wonders.

19990811-Negative1-09-031-7

Votación contra el embargo en la ONU: ¿el ocaso de una política?

bloqueo-votación-en-onu-580x435Por Jeovany Jimenez Vega.

Durante 23 años consecutivos la Asamblea General de la ONU se ha pronunciado, cada vez de forma más mayoritaria, contra el embargo estadounidense a Cuba. Sin dudas se trata de uno de los temas que mayor confrontación de criterios desata, no sólo entre especialistas y politólogos, sino incluso entre los más neófitos “cubanólogos”. Pero si algo a estas alturas puede considerarse una verdad consumada, es que esta política no ha logrado su cometido ni lo hará, porque la aristocracia dirigente de esta isla ha aprendido a burlarse de sus redes y ha demostrado con creces que podría fácilmente convivir con ella durante medio siglo más –sálvenos Dios.
Pero no es gratuito que esta controversial política haya visto desfilar a más de una decena de presidentes norteños sin haber logrado su propósito. Es más, y por ir más allá, no sería desatinado asegurar que en esta novela el barbudo incorregible encontró su lugar afortunado en el casting, perfumándose del héroe romántico que se enfrenta en épica batalla contra el malvado Goliat con un desenfado olímpico, y como el instinto siempre excita simpatías hacia la parte más débil, pues ya sabemos quién quedó como la víctima buena y quién como el victimario en este culebrón –para demostrarlo, 188 de los 193 países de la ONU acaban de corroborar esta perspectiva en una votación prácticamente unánime que volvió a dejar a EE.UU. en una humillante posición.
Pero si algo siempre me ha sorprendido en este asunto es que los tanques pensantes norteamericanos no hayan rectificado el rumbo hace tiempo. Desde que esta tierrita fue convertida en un feudo personal no ha logrado jamás un grado mínimamente decente de autonomía económica: durante 30 años amamantados por Moscú y hoy colgados de las tetas de Caracas, pero nunca autosuficientes y con solvencia como para satisfacer sin lloriquear las necesidades de un pueblo que ya se cansó de argumentos inconciliables con la realidad. Si algo ha quedado clarísimo, es que la perenne caquexia arrastrada por la economía cubana durante las últimas cinco décadas ha sido, sobre todo, generada por las erráticas políticas dictadas –que procede de la “etimología” dictador– desde La Habana por Fidel Castro y luego por su hermano y sucesor en el trono, ahora más empeñado en maquillar al cadáver que en hacer reformas reales y profundas por temor a que se resienta su poder.
Bastaría responderse: ¿de dónde partió la idea de deforestar este país a golpe de buldócer durante los 60 con el propósito de convertir aquellas fincas productoras de nobles maderables y frutales en grandes cantones ganaderos, para que al final quedara todo convertido en herbazales baldíos donde hoy sólo pastan las liebres silvestres? ¿De dónde partió la idea de aquel ilusorio cordón de La Habana? ¿Por iniciativa de quién se lanzó contra el pueblo cubano aquella ofensiva revolucionaria de marzo del 68? ¿Dónde fue concebida aquella zafra de los inalcanzados 10 millones, contra los consejos de los más lúcidos expertos, y que terminó siendo todo un desastre de rentabilidad? ¿Y qué decir del célebre Plan Alimentario de mediados de los 90? ¿Quién le dio el tiro de gracia a la ya maltrecha industria azucarera, a mediados de los 2000, eliminando de golpe la mitad de los centrales azucareros cubanos y hoy nos obliga a importar azúcar a precios records históricos? Hasta donde sé, ninguna de estas “genialidades”, que consumieron prácticamente toda la energía del país en sus respectivos momentos, fue propuesta ni instrumentada desde Washington D.C. Más allá del no desestimable daño que pudo provocar el embargo norteamericano, queda evidenciado que estas políticas estaban a priori condenadas al fracaso desde su propia concepción y siempre la causa fue muy simple: se partía una y otra vez rumbo a la dirección equivocada.
O sea que el tiempo, ese juez último de todo acto humano, dejó demostrado que la ineficiencia del sistema económico cubano es una enfermedad sobre todo endógena, que emana de la obcecación y mediocridad de los dirigentes históricos que continúan anquilosados a los años 60. Pero propongo simplificar aún más las cosas. Si una sola razón bastara para levantar el embargo, sería porque durante medio siglo ha sido el bastión que parapetó cada argumento de Fidel Castro para explicar cómo esta nación, transida durante la primera mitad del pasado siglo por grandes disparidades sociales, pero con una macroeconomía considerada referencia hemisférica en 1959, pudo convertirse en tan poco tiempo en esta caricatura de país que todavía es hoy. Sólo por eso, por desmentirle ante la Historia, valdría la pena terminar con esta saga, para demostrar que transcurrido un lustro, o una década –sálvenos nuevamente Dios– ya libre del embargo, esta nave continuaría varada, como siempre lo ha estado, en medio del reverberante Caribe. Ahora quedaría por ver si, en caso de que finalmente se levantaran las sanciones estadounidenses, el gobierno de La Habana estaría dispuesto a devolverle a su pueblo las libertades políticas que le usurpara hace medio siglo –de libre reunión, de asociación y a la manifestación pacífica– así como las debidas garantías procesales mediante una transparente división de poderes; si dejarán de lanzarse contra todo lo que huela a disidente las hordas de los mítines de repudio y si se nos permitiría un acceso libre y sin censura a Internet, entre otras “nimiedades” que el Señor Bruno Parrilla parece desconocer. Pero eso ya habría que verlo compay!

Los móviles de los colaboradores cubanos: ¿idealismo o necesidad?

Raúl-despide-a-cooperantes-en-la-lucha-contra-el-ébola-2-21-de-octubre-de-2014-Foto-Estudio-Revolución-580x435Por Jeovany Jimenez Vega.

El pasado jueves, durante una entrevista concedida para su programa radial vespertino, la locutora Ninoska Pérez me comentaba acerca del estado anímico que percibiera en los colaboradores de la brigada médica cubana despedida unos días antes por Raúl Castro. Le impresionó, comentaba, la cara de “pocos amigos” que mostraban algunos de estos profesionales al momento de partir hacia África occidental para enfrentar la epidemia de ébola. No pude opinar al respecto pues no había visto el programa televisivo en cuestión, pero su observación sí me dejó tentado a reflexionar acerca de los móviles seguidos por los profesionales de la salud cubanos que han partido a las misiones médicas oficiales durante los últimos lustros.
Aunque han sido presentadas sistemáticamente por el Gobierno cubano como la más encumbrada evidencia de su vocación filantrópica, en realidad estas misiones derivaron en muy pocos años en la principal fuente de ingresos para el país caribeño. Hemos sido testigos de cómo La Habana, en lugar de reconocer llanamente que se trataba de un servicio muy bien cobrado –y en el que generalmente ha mediado el lucro– continuaba exportando, junto al sacrificio personal de mis colegas, la imagen del desinteresado mesías, y mientras tanto satanizaba la idea de que nuestro trabajador, que recibía un salario miserable, saliera a su misión para mitigar en algo su desesperada situación económica, como si no se tratara de un contrato de trabajo más, por el cual simplemente se cobra –y en lo cual nada hay de inmoral– pues se suponía que a este “hombre nuevo” lo moviera únicamente el más puro sentido del altruismo.
No seré precisamente yo quien cuestione a aquellos que parten al peligro; no me asiste el derecho a hacerlo porque no soy Dios, pero sobre todo porque ante quienes lo hacen se me impone un mínimo de pudoroso recato cuando no soy yo quien se expone. Pero al margen de esta consideración sí saltan a la vista una serie de hechos consumados que son innegables. Consideremos en primer término que los profesionales cubanos enviados a estas misiones desde hace más de una década no lo hacen bajo las condiciones que pudieran hacerlo sus homólogos de otros países. Lo que en otras latitudes toma un curso natural –entiéndase un contrato gestionado por el propio trabajador, según sus intereses y posibilidades– bajo un gobierno totalitario como el cubano cobra matices bien diferentes, porque nuestros profesionales no eligen desde una posición de libertad personal.
No es un secreto que a nuestro trabajador prácticamente siempre se le ha impuesto el país destino de su misión de trabajo, y que una vez allá se le fiscaliza todo como si fuera un crío: desde sus relaciones personales –con quién habla y se vincula, a dónde va y en qué horarios– y hasta si recibe el más mínimo extra por algún servicio prestado, lo cual le está expresamente prohibido. Además, en aquel país recibe como “salario” no más del 15 o el 20% de lo pactado entre ambos gobiernos –que en no pocos casos representa un monto inferior al salario mínimo allá legalmente establecido– mientras el resto de este es retenido por las arcas del gobierno cubano. A su regreso a la isla, a nuestro colega no se le permite traer nada más allá que lo dispuesto por el jefe de la misión –que serán unas pocas cajas bien limitadas de mercancías, y sólo una vez oficialmente finalizada su misión, y ya en Cuba, es que se le permite retirar la mitad restante de aquel “salario” que “cobró” y que mientras tanto permaneció congelado en algún banco cubano. En caso de que este colaborador por decisión personal concluya antes del tiempo acordado su misión, será considerado un desertor y no sólo perderá todo este dinero –que no podrá ser extraído aquí del banco ni siquiera por su familia– sino que le estará tajantemente prohibido regresar a Cuba durante los próximos ¡ocho años!, tiempo durante el cual no volverá a ver a sus hijos ni le será permitida una breve visita en el caso extremo de enfermedad grave o muerte de alguno de sus padres.
Ante todo esto se comprende por qué Ninoska catalogara al contingente que ahora parte como un “… ejército de esclavos”. Más allá de lo fuerte del apelativo, queda evidenciado que la relación mantenida por el gobierno ante el individuo dista mucho de ser una relación de respeto, sino que por el contrario, continúa siendo de naturaleza impositiva y despótica. Pero una parte del mundo aun no comprende que el gobierno que tan arbitrariamente nos trata es el mismo que hoy envía a mis colegas a África; es el mismo que nos masacra con los precios astronómicos y con regulaciones leoninas en la aduana de los aeropuertos; el mismo que nos paga “salarios” de risa contrastados ante una carestía de la vida que alcanza rangos delirantes y que nada hace por mitigar el estado de cosas que él mismo genera y estimula, todo lo cual es incompatible con sus pregonados humillos de generosidad universal.
Será fácil comprender que bajo tales circunstancias, sabiéndose amenazado por un poder que es a la vez empleador y verdugo, es imposible valorar la sinceridad de algún colaborador médico nuestro cuando le vemos ante los micrófonos públicos aclamando loas a la revolución, al partido y al internacionalismo proletario. Es muy perturbador ver a algún rostro conocido en este rollo después de haberle escuchado aquí echar pestes acerca de nuestras condiciones de vida y de trabajo que algunas veces son malas, pero que otras son simplemente infames.
Este “benévolo” gobierno que hoy envía a sus galenos a la gloria o a la muerte, y no otro, aun nos irrespeta del modo más brutal, y si puede hacerlo con tal impunidad es porque ante el mundo continúa exhibiéndonos como banderines de triunfo, como garantes de este chantaje emocional que granjea votos y compromete gobiernos en los foros internacionales. Es por esto que en sus políticas domésticas puede darse el lujo de desatender tan burdamente el bienestar de su propio pueblo: ¿quién supondría que el gobierno que tan “loablemente” se desvela por África, y le envía ahora un contingente mayor que el reunido por todo el resto del mundo, sea capaz de mantener sojuzgado a su propio pueblo? ¿De qué manera un mundo deslumbrado ante lance tan admirable sospecharía que aquí no se respetan nuestros derechos civiles y continúan siendo bocadillos cotidianos las golpizas, las detenciones arbitrarias y los mítines de repudio a guión completo?
Cuando la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, o John Kerry, Secretario de Estado de EE.UU elogiaban al Gobierno cubano –y a pesar de que se sobrentiende que se refieren concretamente a su papel en la actual crisis sanitaria– de forma voluntaria o involuntaria ceden al pretexto y de este modo dan otro espaldarazo a las autoridades cubanas para que eternicen sus políticas de vasallaje doméstico.
Pero a los cubanos de adentro víctimas de esta lacerante realidad, no nos engañan aquellos que todo lo monopolizan aunque se disfracen de divas mundiales y lancen lentejuelas del estrado, porque no olvidamos que son los mismos que continúan especulando con nuestras necesidades más elementales. Sabemos que apostaron por perpetuar nuestra miseria porque saben que un pueblo insolvente, empobrecido material y espiritualmente, siempre será mucho más dúctil a sus caprichos que un pueblo sosegado y próspero.
Desde Ciudadano Cero les deseo éxito y mucha suerte a mis colegas cubanos y del mundo en esta decisiva misión, por lo imperativo que se ha tornado para la humanidad erradicar este peligrosísimo flagelo, pero así mismo aborrezco cualquier manipulación política del Gobierno cubano con relación al riesgo que en lo personal asumen; ya será el infalible juicio de la Historia, inexorable y certero, quien se encargue de apartar aquí el oro de la escoria y el diamante del carbón.

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 977 seguidores