“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

obamacuba

Por Jeovany Jimenez Vega.

En la tarde de hoy arriba a Cuba el Presidente de Estados Unidos de Norteamérica Barack Obama, junto a la distinguida Primera Dama Michelle y al resto de su comitiva acompañante. El acontecimiento será algo insólito para millones de terrícolas porque hasta hace apenas quince meses, la ahora cercana relación fue una probabilidad nula, algo sencillamente inaudito. Si bien desde el penúltimo 17/12 se ha entibiado algo esta vieja reliquia de la guerra fría que siempre fue el diferendo Cuba-Estados Unidos, antes del histórico anuncio esto era inconcebible, algo así como encontrarse con Dios y Satanás bebiendo un daiquirí en el Floridita.

Hay que ver para creer. Pero los tiempos cambian y esto no ha sido más que una cuestión de pura dialéctica. Por fin los tanques pensantes norteamericanos concluyeron que en esencia el cubano, ni más ni menos, es similar a otros regímenes totalitarios, cuyo secreto siempre radicó en su brutal capacidad de controlar cuantas facetas de la vida del individuo pudieran secuestrar, y que para ello siempre tuvieron, como arma suprema, el hermetismo que lo hizo posible.

Planteado así el problema en elementales términos racionales, se decanta por gravedad una ecuación tan simple en su postulado como irrefutable en su lógica: todo aquello que debilite el control del Estado sobre el individuo y abra fisuras en su coraza de censuras, inexorablemente irá en detrimento del monopolio de poder de la autocracia política y en favor de los derechos del pueblo desposeído. Esta es una definitiva verdad, de ahí que el absolutismo cubano se muestre tan reacio a dar pasos que permitan el empoderamiento real de mi pueblo, pues sabe muy bien que en el punto justo donde comience la libertad del individuo y su independencia económica, terminará la inmisericorde capacidad de control de la dictadura.

El Presidente norteamericano, según lo anunciado previamente, se reunirá en La Habana con los líderes más connotados de la oposición cubana. Esto es un inequívoco mensaje, que llega a los oídos de Raúl Castro y del mundo bien alto y claro: es una actitud frontal desde su planteamiento mismo –innegociable, según el visitante– y a su vez una nítida advertencia de que el irrespeto sistemático por los Derechos Humanos mostrado hasta hoy por La Habana continúa siendo el primer punto de la actual agenda de negociaciones.

Especialmente atractivo será el amistoso de béisbol entre la selección cubana y el equipo de Grandes Ligas Tampa Bay Rays. Es cierto que Obama presenciará el juego en un estadio Latinoamericano donde deberá cuidarse de las paredes recién pintadas y estará acompañado por una “afición” de laboratorio, cuidadosamente elegida para la exclusiva ocasión entre lo más selecto del MININT y las escuelas militares, así como entre los más intransigentes militantes del Partido, la Juventud Comunista, y de cuanto chivato cederista quepa entre las gradas del Coloso del Cerro –muchos de los cuales forman parte ¿por qué no? de las hordas que perpetran las golpizas a opositores ordenadas por ese mismo Raúl Castro tan light que hoy sonreirá a su lado. Pero sin dudas el evento llega cargado de un simbolismo tan relevante que dejará la mesa servida para agilizar las hasta ahora impávidas gestiones entre la Federación Cubana de Béisbol y las Grandes Ligas del norte.

data4464803De hecho ya las últimas medidas puestas en vigor por el ejecutivo norteamericano se perfilan más hacia ese empoderamiento del ciudadano común de que tanto se ha hablado hasta ahora. A la autorización del uso del dólar estadounidense para algunas transacciones comerciales del Gobierno cubano, se le acaba de sumar la autorización a ciudadanos cubanos de abrir cuentas en bancos de EE.UU., así como la autorización a empresas de este país para contratar a ciudadanos de la isla y a que éstos puedan cobrar limpiamente salarios y otras retribuciones directamente en el país norteño.

Evidentemente estas ya son medidas de un cariz diferente, que sí tendrán una particular connotación práctica para el sector más emprendedor de nuestra incipiente empresa familiar privada porque le abre puertas que hasta hoy permanecieron herméticas y potencialmente le coloca, por primera vez en medio siglo, en condiciones de negociar términos más ventajosos para sus negocios, al margen de los precios leoninos del comercio minorista cubano y de la extorsión masiva de las agencias empleadoras gubernamentales, pero sobre todo –y aquí estriba su verdadero impacto y su trascendencia más notoria– porque le ofrece mayor capacidad de autonomía, lo cual le permitirá evadir la importunación institucional y poner a buen resguardo sus ganancias.

Sin dudas miles de cubanos preferirán mantener sus cuentas en bancos norteamericanos a usar cualquier sucursal bancaria cubana, pues de este modo su dinero estará a salvo de los desvaríos legales de un régimen que detenta una larga tradición de inconsistencia en sus políticas, y bien alejado de las amenazantes leyes que todavía proveen a la Fiscalía cubana de potestades ilimitadas para ordenar intempestivas incautaciones.

Que desde hoy estas posibilidades estén al alcance ciudadanos cubanos no residentes en Estados Unidos, es algo novedoso y esperanzador. ¿Veremos a partir de ahora florecer los contratos de trabajo entre empresas asentadas en ese país y nuestra muy bien calificada masa de técnicos y profesionales? Artistas plásticos, actores, músicos, ¿médico y maestros?, tienen ahora abierta esta posibilidad. Estos mismos peloteros que hoy ofrecerán el show en el Latino podrán optar desde ahora por firmar sus propios contratos y cobrar su salario sin la molesta intromisión del Gobierno cubano, y eso ya sí comienza a ser una manera concreta de empoderar al pueblo cubano.

Sólo en la medida que avancen los meses, o los años, se podrá valorar en toda su magnitud la audacia política de Obama. Enfrentado a miles de lógicas reservas acumuladas a lo largo de medio siglo de aplicación de una estrategia equivocada ha sabido, sin embargo, mantenerse firme en su posición, y consciente de que en este momento cada paso hace Historia, ha asumido con valentía su responsabilidad. No obstante es lamentable que el Air Force One arribe en horas de la tarde; de haber llegado el Presidente temprano en la mañana quizás podría haber acompañado a un puñado de valientes cubanos en su marcha dominical desde el Parque Gandhi a través de la 5ta Avenida de Miramar, y con un poco de suerte habría visto con sus propios ojos, y no de oídas, hasta qué punto continúa aún imperturbable la capacidad represiva del régimen castrista contra el pensamiento disidente.

El desenlace de este temerario lance de la administración norteamericana es todavía impredecible; demasiadas variables están implicadas en la fórmula algebraica de la realidad cubana actual, pero a la luz de los acontecimientos que se insinúan cada vez más su estrategia parece ser la correcta. Ahora le corresponde al pueblo cubano, y a nadie más, consumar con sus propias manos cada conquista que merite, al final del camino, la libertad de la patria. Pero siempre se agradece el apoyo del mundo, esa solidaridad imprescindible que tarde o temprano termina por acorralar a las dictaduras. Mientras ese momento llega, luchemos. Hoy sólo resta dar las gracias a nuestro honorable visitante y gritarle a voz en cuello desde los balcones: Welcome Havana Obama!

0014446091

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: