“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

40474_medicos

Por Jeovany Jimenez Vega.

Como regalo de fin de año del Gobierno cubano, a partir del pasado 7 de diciembre los médicos especialistas activos en el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) que deseen viajar definitiva o temporalmente al extranjero están obligados a solicitar nuevamente la “liberación” de su Ministro, quien tendrá la potestad de retenerlo hasta por cinco años antes de otorgar la autorización para su salida del país por motivos personales.

Como se recordará, con la entrada en vigor de la nueva Ley Migratoria, en enero de 2013, se autorizó también los viajes al extranjero por asuntos personales de los médicos y personal técnico subordinado al MINSAP, tras lo cual se produjo transcurridos pocos meses una salida prácticamente masiva de personal especializado mediante contrataciones individuales en otros países. La suma de esta reciente avalancha, unida a los más de 40000 médicos desperdigados en Misiones Médicas oficiales en más de 60 países –por cuyo trabajo el Gobierno cubano sí cobra entre 8000 y 10000 millones de dólares anuales– terminó por comprometer seriamente la atención a la población, y fue en este contexto que el Gobierno cubano anunció hace dos semanas que el MINSAP ha decidido retornar a su anterior política de retener a sus especialistas –excepto los de Medicina General Integral– y residentes de último año.

Por supuesto, el Gobierno cubano adjudica la causa del éxodo actual al Cuban Medical Professional Parole Program (CMPP), instrumentado por el gobierno de W. Bush en 2006 para amparar a los médicos desertores de Misiones Oficiales, y a la Ley de Ajuste Cubano, pero nada menciona sobre la verdadera causa que promueve la salida de esos miles de profesionales de su país, a saber, las pésimas condiciones de vida y trabajo a que permanecemos sometidos en Cuba, la persistente desatención de nuestras demandas y necesidades, la consecuente falta de expectativas profesionales, la profunda frustración que en lo personal todo esto genera y la certeza de que no existe la voluntad política del gobierno para resolver, o siquiera mitigar remotamente este lúgubre panorama que corroyó definitivamente la fe de nuestro profesional en sus autoridades.

Según el enfoque oficial este desastre se debe a los miles de médicos que se han amparado hasta 2015 en el CMPP y a aquellos que decidimos trabajar en el extranjero bajo contratación individual, y nunca a los más de 40000 que, de forma “programada”, son salvajemente explotados por su gobierno en las Misiones Médicas oficiales. O sea que al MINSAP lo que le molesta –como si existiera alguna diferencia en el vacío dejado por unos o por otros– es que salgamos por nuestra cuenta y no a través de su moledora, que algunos hayamos decidido rotundamente no dejarnos explotar por la dictadura que atropella nuestros derechos.

¿Qué le propondría al Gobierno cubano y al MINSAP como solución a corto plazo? Pues muy simple: que haga retornar a Cuba a esa mayoría absoluta de médicos generales y especialistas que mantiene bajo su régimen de explotación capitalista alrededor del mundo –el retorno de sólo un tercio del total implicaría en términos prácticos unos 15000 médicos– y así se resolvería inmediatamente la situación asistencial actual; que deje de enfocar el asunto como culpa de otros cuando es tan evidente que la causa esencial del éxodo es la profunda insatisfacción de nuestras necesidades más básicas; que deje de culpar implícitamente a quienes salimos del país por contrataciones individuales de una tendencia que hace años se veía venir, pues somos definitivamente la minoría en términos estadísticos y no se nos debe señalar como causantes de un desastre que nos antecedió; que se produzca una mejoría sustancial y consistente en la atención a nuestro sector en general, y en particular a los especialistas que hoy retiene por la fuerza –un buen comienzo sería el aumento salarial de $5000.00 CUP lanzado como rumor, y nunca concretado en la práctica– junto a la derogación inmediata de esta nueva política ministerial, así como derogando también la ominosa práctica de prohibir el retorno a su propio país durante ¡ocho años! de miles de profesionales –no sólo médicos, por cierto– que han desertado de misiones de trabajo en el extranjero, degradante prohibición que se mantiene vigente hasta hoy.

En tal sentido el régimen de La Habana tiene una enorme cantera de potenciales reemplazos en los más de 30000 profesionales que han mantenido hasta ahora la Misión Médica cubana en el latifundio de Caracas sosteniendo su escandalosa megaoperación internacional de lavado de dinero. En caso de que se pudra Maduro –y esto ya parece un hecho consumado con el pueblo y el parlamento en contra– el retorno a casa de decenas de miles de médicos ya se puede ir dando por sentado, y esto convertiría el giro de política actual en algo prácticamente innecesario en términos asistenciales.

Pero por ahora asistiremos a un aumento de las deserciones desde todas las Misiones Médicas oficiales, pues se ha dejado esa única puerta abierta a aquellos profesionales en activo que desean salir del país a título personal. Sin embargo de compulsar estas deserciones no se encargará ningún programa extranjero, sino las propias autoridades del MINSAP que coordinan estas misiones, manteniendo su proyección habitualmente despótica hacia esos trabajadores. No puede suceder de otro modo cuando estos profesionales permanecen fuera de Cuba en condiciones tan precarias, en medio de una permanente inseguridad, pugnando contra la hostilidad de la población y los galenos nativos –entre los que despiertan generalmente aversión y rechazo– y sometidos a todo tipo de humillantes vejaciones, chantajes y amenazas de deportación a Cuba ante cualquier desviación de las reglas férreamente dictadas por una odiada Seguridad del Estado que les custodia como la sombra al cuerpo.

Menudo regalo nos ha deparado el MINSAP para esta navidad, pero ya nada nos sorprende en un país sin leyes que se respeten, gobernado mediante decreto por una élite incapaz de sostener su palabra y que todo lo resuelve según la lógica simplista del porrazo. Era algo que se venía venir, una sospecha sustentada en la antológica tradición del régimen castrista de resolverlo todo a los trancazos, pues sencillamente no saben, no quieren y no pueden hacerlo de otro modo. Pero toma el rábano por las hojas quien intenta resolver un mal sin atacar su causa, y este dictado refrito también fracasará en su patético intento de solucionar el problema asistencial en el área de salud.

¿Qué lecciones debemos extraer ya en los umbrales de 2016 de este retorno a tan ultrajante política? Pues muy simple: este botón de muestra es un preludio de la potenciales contraórdenes que lanzaría el régimen cubano una vez que se haya hecho con el premio gordo, porque un gobierno que se retracta con tal ligereza ¿no borraría de un plumazo todos los presuntos “avances” en su tímida concesión de “libertades” una vez levantados el embargo estadounidense y la Posición Común Europea? ¿No sería entonces capaz la zorruna dictadura cubana de plantearse un retorno inescrupuloso y oportunista al hermetismo prosoviético de los 80?  Voluntad política para esto ha demostrado con creces, como lo evidencia este retroceso, tan grotesco y brutal como develador de la naturaleza real de quienes hoy presumen de cambios para engañar al mundo.

Comentarios en: "Propuesta navideña de un médico cubano." (2)

  1. 100% de acuerdo, Cuba unico pais de America con una dictadura que en pocos dias llegara a la triste cifra de 57 años en el poder destruyendo, moral, espiritual, social, material a todo un pueblo que no conoce por haberseles negado ese derecho su condicion de.ciudadanos y solo nos dejaron el rol de ciervos menguados de una.elite corrupta y.asesina

  2. los cubanos siguen siendo propiedad del estado cubano,o sea de los castro y su pandilla,en mas medida los trabajadores de la salud y lo digo por experiencia,este sector junto al de la educacion han sido los mas explotados y controlados por el regimen y sometidos a una condicion de semi esclavitud moderna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: