“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Sucelys-Morfa-Gonzalez2

Por Jeovany Jimenez Vega.

Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen/ Lucas 23:34

Escribo sin saber si llegará a leer estas palabras, o si las entendería, porque en la vida hay asuntos que nos toman un minuto o quizás una hora comprender, pero otros nos tomarán un año, y habrá sin duda algunos tan profundos que nos tomarán toda la vida. Cada vez que reviso el video en el cual le grita a aquel periodista en Panamá, en medio de la chusma, que pagó un pasaje aéreo con su salario de miseria, no deja de asombrarme. ¿Cómo pudo mentir así cuando hasta un niño sabe que eso es imposible, que todo ese gasto corrió por parte del Gobierno cubano? ¿Podría explicar cómo dejar de vestirse y calzarse, cómo dejar de comer durante varios años sin morir, y ahorrar íntegramente el salario que le paga su “revolución” para viajar por ese par de días a la cumbre, sólo para dar cuatro gritos junto a otros cien activistas de la “sociedad civil” oficial que se supone hicieron similar “sacrificio”?

Su mirada perdida en Panamá produce más que pena, tristeza; no hay convicción detrás de aquellos gritos, sólo enajenación y fanatismo. Sin embargo, sí fue honesta cuando aseguró que el pueblo cubano pagó sus gastos en la cumbre. Quizás debió ser más cauta, pues hablaba sobre algo muy lacerante: esa Brigada de Respuesta Rápida que envió Raúl Castro a gritar a Panamá –pues nada más hicieron– financió su viaje con el dinero dejado de pagar a mis colegas médicos y enfermeras, a los maestros de mis hijos y a los cientos de miles de jubilados cubanos que sobreviven con ocho dólares mensuales. Ese dinero pudo utilizarse para restaurar una Habana a punto de derrumbe, para reparar miles de baches, mejorar el lamentable estado de la red de abasto de agua o nuestro pésimo transporte público, males que persisten después de décadas de un des-gobierno que derrocha el tesoro de la nación en asqueantes lobbys politiqueros como el que boicoteó con su fanfarronada egocéntrica el foro en Panamá.

Pero en el fondo la comprendo. Como ella hoy, yo también aposté un día por la Revolución –desde una fe pura aposté por la mía, la interior, la que nunca entrecomillo– cuando todas las trompetas parecían anunciar nuestro apocalipsis bajo los nubarrones del 94; entonces se llenó de incertidumbres el futuro, igual que se llenaron las extensas aguas del estrecho de balseros vivos y recuerdos muertos. A mis 23 años, vividos bajo la égida del absolutismo y el culto megalomaniaco al “gran hermano” iconoclasta, yo también fui un ferviente militante de su UJC, y no quise, no supe o no pude –tal vez nunca lo sabré con certeza– asumir otra postura, y mientras esto sucedía Sucelys aun peinaba sus últimas muñecas, pero no había nacido aun en el 80, cuando unos cubanos tan enajenados como ella dejaron de ver a otros cubanos como hermanos y lanzaron exactamente las mismas ofensas que ella recicló hoy en Panamá, iniciando esta era de vergüenza que todavía nos persigue.

Pero un buen día mi razón regraduó sus anteojos, comprendí de a poco mi terrible error de desenfoque y aquel tirano, antes irreprochable, se me hizo cada día más pequeño y regresó ante mi vista a su natural condición de cucaracha. Amanecí un buen día cuestionándomelo todo y cuando encontré las respuestas ya no hubo marcha atrás: me desconecté definitivamente de esa matrix y cuestioné todos mis conceptos, pulverizando unos y reafirmando otros, pero renaciendo del proceso, desde una posición de libertad personal, definitivamente más tolerante y más en paz conmigo mismo.

Como la Historia suele repetirse en forma de farsa, doy gracias a Dios por no haberme colocado entonces en el papel más triste de la escena, por haberme resguardado sabiamente de ejecutar este triste bocadillo de sicario. No sé si ella algún día será también capaz de renacer, pero no dejan de darme tristeza sus ojos de muchacha transidos por el odio, sus manos hechas para ser madre o amiga dibujando en el aire los signos de la guerra y gritando las mentiras que otros más oscuros y siniestros pusieron en su boca de hija, de hermana o de amante.

Decía un buen cubano que en una dictadura todos somos víctimas –incluido el tirano, principal torturado por su propio miedo– y casi siempre son los más sometidos quienes menos se percatan de su vasallaje. Sucelys, toda una flamante psicóloga, debe saber que tras esta verdad se oculta la clave de la enajenación del hombre, de su disolución en la masa hasta quedar reducido a esa materia amorfa y maleable afín a los caprichos del tirano. El Foro Social convocado a la VII Cumbre de la OEA debió servir al menos para que las sociedades civiles de América extrajeran una clara lección: esto es lo que sucede cuando una dictadura asume los designios de toda una nación y enajena a generaciones enteras.

En Panamá todos fueron testigos de la transformación del hombre en bestia, en ser irracional, repetitivo autómata de gritos y consignas vacías pero incapaz de intercambiar en voz baja argumentos coherentes. Valga esta prueba más de que el sueño de la razón engendra monstruos. Por eso hoy busco dejar el ungüento del perdón y la concordia sobre la llaga que dejara en Panamá esta vergüenza ajena, porque la patria siempre necesita más de puentes que de muros, y el día llegará en que sane del rencor la mirada de Sucelys. Sueño con que ese día sea tan bello y purificador que los sicarios de hoy también formen, gracias al milagro de la redención, parte de la auténtica sociedad cívica de mañana; este mensaje esperará, como botella lanzada al mar, para ser leído cuando el renacimiento suceda.

PANAMA-AMERICAS-SUMMIT-PROTEST

Ver: Cubanos y punto.

Anuncios

Comentarios en: "A Sucelys, para renacer mañana." (4)

  1. roxanaaguilera dijo:

    saludos Jeovany y familia

  2. Muy bueno tu analisis, tienes mucha razon, te felicito.

  3. excelente!

  4. ES PENOSO QUE HAYA GENTE QUE SE PRESTE A ESE SHOW POR UN VIAJECITO ,UN HOTEL Y COMER BIEN POR UNOS DIAS,ESO NOS DA UNA IDEA DE LO JODIDOS QUE ESTAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: