“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Foro-Sociedad-Civil-EFEAlejandro-Bolivar_CYMIMA20150409_0003_15

Por Jeovany Jimenez Vega.

Los títeres que en Panamá acaban de amenazar públicamente a la representación de la única sociedad civil cubana auténtica que visita la VII Cumbre de la OEA –no la que propone la delegación oficial y cuyos programas y salarios en la isla, así como sus gastos y pasajes a la cumbre corren por la cuenta del Gobierno cubano– o sea aquella que partió desde Cuba y su exilio contra todos los obstáculos y presiones del gobierno dictatorial, deberían saber de antemano que pierden miserablemente su tiempo si con esto persiguen disuadirle de asistir a los foros alternativos convocados paralelamente al evento de los jefes de estado.

Aprendices advenedizos panameños organizados, orientados, financiados y convocados sin dudas para la ocasión por el gobierno y la Seguridad del Estado cubanos, parecieran desconocer que están frente a la parte del pueblo cubano que optó a cuenta y riesgo por ejercer sus derechos sin medir las consecuencias, la que ya está curada de espanto y a golpe de represión dejó de temer en absoluto a la violencia política porque ha convivido con ella, bajo la siniestra sombra de sicarios expertos en el tema e invariablemente sin el amparo de la cobertura mediática que seguramente tendrá este evento por motivos obvios.

Es muy fácil para las organizaciones panameñas que rubrican el ofensivo documento vociferar esta postura de esbirros desde una sociedad pluripartidista –aún con todas las imperfecciones que esto implica– desde la que utilizan los resortes propios de la democracia para publicitar legalmente sus posiciones, algo que en Cuba sigue siendo una lejana utopía. Me refiero a esa libertad de prensa que pueden utilizar si lo desean para injuriar a una sociedad civil cuyas interioridades desconocen; me refiero a esa sabrosona libertad de asociación que les garantiza sus respectivos status legales, y a esa división de poderes que evita que jaurías como esas que ahora les azuzan a ellos mismos desde la Plaza de la Revolución habanera se les lancen encima por ejercer derechos que en Cuba no se respetan ni en sueños.

Es precisamente esta, entre otras, la causa de nuestra ruina: por eso no se reparan nuestros célebres baches y continúan derrumbándose edificios en La Habana, por malgastar toda esa millonada en fomentar, crear y mantener ese gigantesco lobby propagandístico a lo largo y ancho de los cinco continentes, esos cientos de comités de solidaridad con Cuba en decenas de países, fundados hasta en los rincones más inauditos del planeta, en la mayoría de los cuales el 99% de los nativos no sabría si escribir el nombre de la antilla con C o con K, si con B o con V y no sabrían señalarla sobre un mapa con el dedo.

La presencia en Panamá de estos activistas cívicos provoca escozor en los calzones verdeolivos porque va contra preceptos absolutistas que siguen buscando el modo de amputarnos todos los derechos posibles. Pero después de todo es bueno que allá arremetan los perros contra los activistas pacíficos; eso confirmará ante el mundo el modo en que el Gobierno cubano insiste en dirimir las diferencias y será un testimonio palpable que dirá más que miles de palabras. Sirva la última golpiza al estilo del Mariel como elocuentísimo ejemplo de que bajo la égida de Raúl Castro sigue reinando la barbarie, hoy desde un parque aledaño al consulado cubano en Panamá, o haciendo papelazos interrumpiendo el comienzo de un foro cívico ante la presencia de un presidente, pero en esencia nada diferente a lo que sucede en la isla cada vez que alguien se arriesga a ejercer un derecho prohibido. Lo que en Cuba por cotidiano quizás deje de ser noticia quizás ahora, en el contexto de la cita panameña, sea más trascendente e ilustrativo del drama que vivimos en la isla tierra adentro.

CCFHCN3UEAAtwWpYa lo reza el proverbio: a tal palo tal astilla. Esa coincidencia perfecta entre los guiones de los mítines de repudio organizados en Cuba por el Partido Comunista y la Seguridad del Estado y las manifestaciones de intolerancia exhibidas por la dizque “sociedad civil” oficialista cubana, con todas sus histerias, consignas estúpidas y perretas egocéntricas, desmienten absolutamente su pretendida autonomía en cuanto a propósitos y proyecciones sociales: más bien esto puso en completa evidencia que estas organizaciones funcionan como tapaderas, como poleas de transmisión diseñadas para ejecutar en el terreno los trabajos sucios del Partido Comunista y la policía política. No lo dudemos: si no fuera por lo obvio el mismísimo Raúl Castro se hubiera personado en las griterías de sus payasos. Pero una aleccionadora advertencia del presidente panameño y para vergüenza de la delegación oficial cubana –si la tuviera, por supuesto– puso las cosas en su sitio y debe haberles quedado claro que Panamá no es el malecón ni 23 y 12, que la próxima comparsa que se monten la resolverá la policía por las malas y se pondrá a los agitadores de patitas en La Habana.

Es precisamente eso lo que ha ido a denunciar al foro la oposición y la sociedad civil cubana real: la violencia como medio y como fin en sí, la incurable intolerancia que todo lo demarca en blanco y negro sin matizar los grises, el despotismo que frena en seco cualquier intento de diálogo, la demagogia del discurso y la falsa “voluntad” de cambio de esos camaleones oportunistas. Los insultos y golpes que responderán a las propuestas de consenso serán la prueba más palpable del agotamiento de un régimen que hace mucho tiempo se quedó sin argumentos y que tiene ya bien pasada su fecha de caducidad. Sólo espero que esa sociedad civil auténtica encuentre la sabiduría necesaria para distanciarse de esa vulgaridad, se eleve sin distraerse en ella –porque ese es su evidente propósito– y no se detenga en la simple denuncia, sino que demuestre que en su seno hay planes de futuro para una nación sufrida, pero llena de potencialidades desestimadas por la indolencia y la soberbia de sus gobernantes.

Pero a pesar de todo en la cumbre de Panamá, como la atracción del momento, prácticamente a metros de las trifulcas tendremos a Raúl Castro sonriendo ante las cámaras mientras extiende la mano a Obama y le perjura a todos que su gobierno es una democracia cada vez más perfecta, a su modo de entenderla, claro está, y que Cuba avanza sin prisa, pero sin pausa, hacia su luminoso futuro socialista, aunque sea esto, por supuesto, también a su divino y exclusivo modo de entenderlo.

Ver: Reflexión sobre la autenticidad de la oposición cubana.

panama_cubanos

Anuncios

Comentarios en: "El guión de la comparsa en Panamá." (4)

  1. carlosgles dijo:

    El que rie ultimo rie mejor. Le dieron una relevancia y publicidad a la opoción

  2. el gobierno de los castro si tiene recursos y dinero para en enviar a sus hordas a panama a cometer todos esos desmanes,es un bochorno ver como supuestos intelectuales como abel prieto,miguel barnet,eusebio leal,el pastor raul suarez para quien su verdadera religion es el socialismo y su profeta fidel se presten para protagonizar tan lamentables episodios ,lo que hacen es embarrar aun mas de mierda la imagen de la revolucion ,creo que el gobierno de panama deberia expulsarlos a todos por personas non gratas,es lo menos que podrian hacer

  3. roxanaaguilera dijo:

    imaginense como es DENTRO de Cuba ,,abrigados con los CDR, PNR ,y “el pueblo fidelista ” !! Q el mundo vea como se trata a quien se separe um milimetro del oficialismo !
    Tamaña INTOLERANCIA bajo fidel ,al estilo israelies -palestinos o chiitas -sunitas !!

  4. […] su séquito de secuaces jamás se expone al debate público en igualdad de condiciones, y acaba de brindar al mundo en Panamá la más vergonzosa y cavernícola lección de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: