“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

989708

Por Jeovany Jimenez Vega.

La decisión de los gobiernos de Cuba y EE.UU. de normalizar sus relaciones diplomáticas pudiera inscribirse como la noticia del año, y entre las más trascendentales noticias mundiales de lo que va de siglo: más de 50 años de litigante relación –una de las querellas más prolongadas de la Historia humana– justificarán cada titular, columna o ensayo que sobre el tema se escriban.

Pero vale la pena reflexionar con objetividad sobre las posibles consecuencias que tendrá para el pueblo cubano esta decisión, que se ha tomado sin tener en cuenta las voces que alertan desde la oposición interna, hace años, sobre los potenciales peligros que implicaría derogar instrumentos de presión política como el embargo norteamericano y la posición común europea, sin que antes el gobierno verdeolivo haya, al menos, ratificado e implementado los Pactos Internacionales de Derechos Humanos que dejó en el tintero desde febrero de 2008.

Un levantamiento de estos mecanismos de coacción sin tener como garantía mínima la implementación de estos pactos –así como otras demandas exigidas por la sociedad civil cubana– implicaría el definitivo y exacto espaldarazo de legitimación que tanto necesita este gobierno dinástico, justo en un momento en que se sabe aplastado por la evidencia histórica y que busca, desesperado y a cualquier precio, alguna vía de escape.

Durante mucho tiempo me he contado entre los que apuestan por el fin del embargo, pues siempre consideré que una vez venido abajo el gran pretexto, en muy breve tiempo la ineficacia económica del régimen totalitario de La Habana, un mal netamente endógeno, quedaría evidenciada definitivamente. Hasta hoy continúo convencido de este argumento, pero la coincidencia en el tiempo de una serie de circunstancias muy concretas, en medio de un contexto inédito, me ha hecho cuestionarme varios puntos al respecto.

Existe una diferencia esencial entre el momento actual y cualquier etapa anterior de este régimen stalinista, y es que ya hoy se hizo definitivamente evidente que a la vieja guardia de la Sierra Maestra se le agotó su tiempo vital; ahora el fracaso de su propuesta no es algo que esté por demostrarse, sino que ya pasó a ser una certeza histórica establecida. Estos octogenarios saben muy bien que aquella historia del petróleo gratis que durante 30 años les llegó desde Moscú no se repetirá jamás; que hoy China les celebra la gracia, pero que en cuestiones de negocios papelito jablan lengua, les exigirá su paga y ¿con qué se sienta esta cucaracha?; saben también que bajo las condiciones imperantes hasta este 17/diciembre, y a pesar de su cacareada Ley de Inversión Extranjera, ya no engañarían a ningún inversor importante medianamente sensato, dada su bien merecida y universal fama de estafadores de baja ralea; además saben que el turismo nunca va a despegar porque no es competitivo en medio de toda la excelencia que le rodea, y que con el resto de sus renglones económicos nunca bastaría para reparar este megadesastre, y para colmo saben que su principal fuente de ingresos, la explotación de los profesionales de la salud pública, está en peligro inminente de sufrir un duro golpe si su principal mercado, Venezuela –que parece estar lista para sentencia– sucumbe, y que además, el éxodo cada vez mayor de personal calificado del sector es premonitorio de que esta sucia operación mundial de lavado de dinero –pues de nada más se trata– pudiera venirse abajo.

Por todo esto los estrategas castrenses giraron hace tiempo la mirada al norte revuelto y brutal que los desprecia, y fijaron su esperanza en esta balsa que ahora les lanza Obama justo cuando exhalaban su última bocanada de oxígeno: ahora el generalato, otrora intransigente, abrirá nuevamente las piernas como se las abrió a aquella gusanera comunitaria apaleada en el 80 cuando le escaseó el dinero llegados los 90; ahora el enemigo, que presuntamente seguía siendo el mismo al que “…no se le puede dar ni un tantito así…” se transfigura de repente –para sorpresa unos y rabia de otros– en la inesperada tabla del náufrago, salvadora, para un lapidario Robinson que ya había hecho todo el daño posible a su perdida isla.

Sin embargo sigo siendo partidario del levantamiento del embargo, pero únicamente –y esto es algo innegociable– si ese hecho viene acompañado, o condujera, al acatamiento incondicional de los derechos humanos de mi pueblo por la crápula… me disculpo, quise decir cúpula del stablishment cubano. Pero una vez tomada la decisión, se perciben dos consecuencias ineludibles en el horizonte inmediato: por una parte el Gobierno cubano respira aliviado, pues recibirá a corto plazo un no desdeñable flujo de ingresos que de otro modo jamás hubiera logrado –o lo que es lo mismo: de momento se sentirá a salvo y más seguro que nunca para refinar sus nuevas estrategias represivas. Por otra parte –y esta es la arista favorable del asunto– ya a este gobierno totalitario se le agotó definitivamente su principal argumento justificativo sobre el enemigo perpetuo y la plaza perennemente sitiada –o lo que es lo mismo: a partir de este momento el mundo comprobará cómo nuestra ruina económica es realmente culpa de la obcecación de los líderes cubanos que anquilosaron al pasado este país.

En caso que las cosas quedaran tal como se nos presentan, el pueblo cubano continuaría sin tener permitidos derechos civiles y políticos tan básicos como el de opinión y la libertad de pensamiento, de reunión y de asociación; el régimen continuaría vetando nuestro derecho a acceder a Internet sin censura; en la Cuba de los Castro seguiría siendo legal un único partido comunista y despótico –y quizás más despótico y autocrático que nunca– así como una sola prensa oficial sometida a la misma censura de siempre; el mundo seguiría escuchando noticias cada vez más frecuentes y violentas de actos represivos gubernamentales contra una oposición que seguiría sin ser reconocida oficialmente y sobre elecciones que seguirían siendo una falsa total, con las únicas posibilidades de escamoteo señalando hacia la Plaza de la Revolución.

Esto es lo que muy seguramente sucedería a partir de ahora, sólo en caso de que en esta puesta en escena todas las piezas nos hayan sido mostradas. Digo esto pues no descarto que entre ambos gobiernos se haya establecido una hoja de ruta mucho más profunda y ambiciosa que la públicamente anunciada. A primera vista se recibe la impresión de que EE.UU. cedió demasiado frente a lo poco que ofreció Cuba, y si algo han demostrado ambas partes, es cuan obstinadas pueden llegar a ser cuando creen llevar la razón. No deja de sorprender la evidente asimetría de las propuestas, que tan sospechosa se me pinta: la de EE.UU. encarnada en un Obama bastante más espléndido en sus anuncios, y la de Cuba, con un Raúl Castro gris que prefirió centrarse en el regreso de los tres prisioneros, mientras mencionaba de soslayo el fin del embargo de más de medio siglo, como si hablara del fin de una selectiva de pelota. Por esto infiero que detrás de este palo pudiera moverse aún muchísimo comején –sobre todo si consideramos, en todo su calibre, la mediación directa del Papa Francisco en el asunto– y no descarto que el instinto megalómano de los Castro haya exigido como condición para la “rendición” definitiva, que se anuncie todo progresivamente, de forma desperdigada –sin prisa, pero sin pausa, traducido al lenguaje raulista– como para que no quede la fea impresión de que finalmente cedieron ante la evidencia reconocida públicamente por Fidel Castro, hace varios años, de que el modelo económico cubano no funciona. Aceptar esta propuesta no estaría reñida, en definitiva, con el espíritu pragmático norteamericano, según el cual lo único importante es conseguir el fin, más aún si sólo se interpone algo tan frágil y simple como el orgullo de macho herido de unos viejitos decrépitos.

Pero en fin, la suerte está echada: desde ahora ya Cuba y EE.UU. serán buenos y respetables vecinos. Obama y Castro lo anunciaron apenas una semana después que miles de opositores y activistas civiles cubanos fueran amenazados y/o apaleados y/o detenidos –pero, eso sí, reprimidos todos– el pasado 10/diciembre, Día Mundial de los Derechos Humanos, a escasas 90 millas de la costa norteña. Aunque se debe reconocer, en favor del señor Obama, que 90 millas de mar abierto son demasiadas para que el presidente escuche los gritos de impotencia y el ruido de las hordas, para que perciba lo intangible del miedo, el dolor de los golpes, el sabor de la sangre; y como este es el preludio del consecutivo levantamiento de la Posición Común Europea, nos acomete una certeza: desde hoy nos quedaremos a solas ante el monstruo; la pelea estará siendo observada por el mundo a una prudencial distancia. A partir de ahora la libertad de Cuba será, más que nunca, exclusivamente tarea nuestra.

Comentarios en: "Reanudarán sus relaciones Cuba y EE.UU… alea jacta est." (2)

  1. roxanaaguilera dijo:

    Te olvidaste de la pelona !!! A quien de los octogenarios se llevara primero ??
    Recuperaremos el poder para LA DEMOCRACIA por “vacio de poder” !!
    Unos cuantos POCOS han recibido los palos de MUCHOS q se ausentaron en precencial !! Pienso como este escrito tuyo pero el anterior fue exelente !!! Abrazos

  2. roxanaaguilera dijo:

    y quien tu sabes sigue sin aparecer ? crean intrigas y se ponen bravos cuando se especula , Donde esta fidel castro ??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: