“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

SECCION-DE-INTERESES

Por Jeovany Jimenez Vega.

El pasado lunes 25 de agosto, junto a mi esposa la Dra. Aliette Padrón, asistí a la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana para la entrevista que debíamos cumplir como solicitantes de visas de no inmigrantes. En una visita temporal breve cumpliríamos con una invitación emitida por dos doctores cubanos que ejercen en Miami y Hialeah, con la intención de tener un intercambio de experiencias profesionales mediante breves rotaciones no asistenciales a través de centros de atención médica, pero nada fue posible: esa tarde ambas visas nos fueron denegadas, y así se nos esfumó esta valiosa oportunidad.

Asombra la casi surrealista dinámica que allí le imprimen algunos funcionarios a entrevistas por las cuales no pocos cubanos esperan durante años. En nuestro caso concreto lastimó por encima de todo, incluso más que la denegación en sí y que los $320.00 USD pagados por estimadísimas manos amigas –y que para dos médicos cubanos representan una pequeña fortuna– la molesta sensación de que todo estaba decidido de antemano. A aquel funcionario gris de la ventanilla 5 le bastaron cinco breves minutos para hacernos sus dos únicas preguntas: ¿cuál es el motivo de su viaje?, y luego: ¿ustedes hablan Inglés? –a esto último respondimos que muy mal– y a partir de este punto cada nuevo intento de explicación fue interrumpido por un tajante “…no necesitamos saber nada más”.

Efectivamente, de nada valió que la invitación fuera avalada a través de una institución comprometida con la formación cívica, el Directorio Democrático Cubano –mediante su Director Nacional Orlando Gutiérrez– ni que la Oficina del Congresista Mario Díaz-Balart hiciera referencia a nuestras solicitudes ante el Cónsul en La Habana, enfatizándose en ambos casos que no tenemos intenciones de emigrar.

Pero haciendo luego un recuento, estábamos ante un imposible. ¿Cómo convencer a alguien en 5 minutos, a través de aquel frío cristal, de que no deseas vivir fuera de Cuba? ¿Cómo hacerlo ante alguien que no te pregunta absolutamente nada acerca de aquellos vínculos “…profesionales, de trabajo, escuela, familia, o los vínculos sociales…” que en efecto ambos tenemos aquí en Cuba y en ningún otro lugar del universo. ¿De cuál de las mil razones que tenemos para vivir en Cuba hablarle a alguien que tan poco interés mostró, que no quería escuchar y que en 60 segundos ya había concluido que no tenemos lazos suficientemente fuertes con nuestra familia y nuestra patria como para regresar a ellas? Es virtualmente imposible.

Sólo dedicando unos minutos más y un poco de atención, habría escuchado que además de dos hijos en común tenemos aquí al resto de nuestra familia, en la que nadie pretende emigrar. Nunca sabrá aquel funcionario que en 1995, recién graduado y sin hijos, visité París por unos días y que sobre todo recuerdo aquella inexplicable nostalgia por regresar a Cuba; que en 1997, aún joven y sin hijos, una novia me suplicó que emigrara legalmente junto a ella al mismo Miami cuyas puertas se me cierran hoy, y no lo hice; que jamás consideramos lanzarnos de balseros o solicitar una ciudadanía extranjera para vivir fuera de Cuba; que hemos rechazado ofertas de trabajo en varios países; que sobre nuestra familia cayó un día el garrotazo incompasivo de este régimen, y que durante seis años se mantuvo la coerción de aquel puño despótico sordo a nuestra voz sin que solicitáramos, ni en el momento más difícil, visas como refugiados políticos ni nada parecido. Sin embargo ahora de repente nos tropezamos con este desdén, sumamente parecido a la indiferencia despectiva del Consejo de Estado y del Comité Central, tras el blindaje mental del funcionario de la ventanilla 5.

Es cierto que la situación económica cubana sigue siendo caótica y que mucha juventud sigue pensando en huir, que continúa vigente una aquí ineludible Ley de Ajuste Cubano que genera suspicacias, y que las propias características de la gestión consular no le permiten al entrevistador extenderse con todos, pero también es cierto que en nuestro caso un análisis menos estereotipado y superficial tal vez habría derivado en otra decisión.

Mi familia no vive en Cuba por forzosa resignación, tenemos muchísimas razones para permanecer aquí, y créanlo o no funcionarios como aquel, con sólo esbozarlas se duplicaría fácilmente la extensión de este post. Por suerte nos contamos entre los que, en ambas orillas, creen en el libre y próspero futuro que esta tierra se merece, entre los convencidos de que se puede producir el milagro y de que llegado ese momento la patria común exigirá tanto del apoyo y la fortuna de los patriotas de afuera, como del esfuerzo y la perseverancia de los patriotas de adentro. Esta madre demanda hoy como nunca que millones de sus hijos por ella se desvelen. Nos sabemos habitantes de un país maravilloso –aun cuando hoy esté pésimamente administrado– y deseamos que cuando la libertad toque a nuestras puertas no se encuentre con dos bandos que se miren como desconocidos. Es ahí donde jugará su rol histórico nuestra generación: nos corresponde a nosotros sanar las heridas que dejaron abiertas los que nos precedieron; cercenar para siempre la saga del odio que engendraron otros para que la ponzoña no corroa más la sangre de las generaciones futuras; de ahí la importancia de acercamientos como este que ahora nos negara aquel sombrío funcionario.

Durante esta visita habríamos conocido la labor de nuestros colegas, pero también habríamos sorprendido y alegrado a viejos amigos, habríamos intercambiado criterios con otros cubanos, sobre todo jóvenes, y se habrían enriquecido y modulado recíprocamente los puntos de vista, se habrían retroalimentado las perspectivas. Nadie sabe cuándo ni dónde nacerán las ideas llamadas a fundar caminos nuevos. Tan vitales son estos contactos para la unidad del pueblo cubano que los déspotas de La Habana apostaron siempre por evitarlos; durante medio siglo convirtieron este aislamiento en su exitosa estrategia, y quien de cualquier modo fomente esta desunión, sólo a estos déspotas favorece. Hoy se nos impone destrozar los muros del gueto, pero ya dispuestos a la formidable empresa no son precisamente una ayuda este tipo de negativas a primer golpe de vista.

De momento se pospone nuestro viaje al país que acogió a José Martí y a su muchedumbre de dignos emigrados, a la nación ante cuya pujanza económica y social nunca reparó en halagos el Maestro de aquellas crónicas. Es sobre todo ese y no el de las lentejuelas el país que nos gustaría conocer, pero nuestro lugar definitivo siempre estará en Cuba. Cuando viajemos –porque esperamos que así sea– aquí quedarán todos nuestros seres queridos y nos esperarán también los santos huesos de nuestros muertos. A ellos regresaremos una y otra vez, y cuando Dios algún día lo disponga descansaremos en esta isla infinita, no por fatalismo, sino por elección personal, por este sincero y diáfano orgullo de haber nacido cubanos.

Comentarios en: "Visita temporal a EE. UU.: ¿el visado imposible?" (5)

  1. Contundente tu mensaje para los que devengan un gran salario detras de un ventanillo donde el analisis no tiene lugar.

  2. Comprendo perfectamente lo que te sucedio y te encontraste con alguien que no tenia intenciones de que viajaran .
    En 1967 a mi cuñado le sucedio exactamente al revés ,español de nacimiento viviendo en Cuba ,espero 3 años la salida ,que le otorgaran el carnet de extranjero se lo otorgaron y pidio el de su hermana que tambien le correspondia ,el barbudo comunista que estaba detras de la ventanilla no se le dio la real gana de darselo tambien, le quito el de el ,hoy el tiene 70 años y ella 75 hace 2 años los recuperaron ,el gobierno de España,jamas hizo nada.
    Sin embargo a Antonio Castro le dieron la visa y se anda pavoneando por Miami haciendo negocios de peloteros .

  3. roxanaaguilera dijo:

    eeuu para dar visado tiene como requizito demostrar economia q sustentara la estadia,y otros valores q aten al pais emisor como Trabajo o propiedad y en Cuba esto no trasiende.
    o sea q mediran el regreso por la edad ,la mayoria de las veces solo dan visas a > 60 anos ,q no seran potenciales emigrantes,esto siguiendo su linea tiene sentido lo q no tiene sentido q los llamados pueblos HERMANOS como Venezuela, Bolivia,Angola,etc PIDAN VISADO de la categoria III al estilo q a lo impuesto a Isarael (q no vengo a defender) !!!
    Los cubanos somos los unicos q dentro del ALBA, o de la REGION q NO TIENE ACUERDOS DE LIBRE CIRCULACION !!! Nosotros los cubanos tenemos q pedir visado para el 97% de los paises !!! Mira los Argentinos no necesitan visado para europa ,ni Bolivia ,ni a Brasil ,como los Bolivianos no necesitan visado para circular por A.Latina, los
    Centro americanos circulan liibremente e incluso El Salvador puede entrar en Colombia .
    Hasta paises donde nadie necesita visado nosotros ,si!! Esto es INCREIBLE !!
    Los europeos cuando necesitan visado no pasan por el SUPLICIO de lo q pide las embajadas a nosotros ,ellos lo consiguen en la agencia de viaje !!!
    Claro esto no le conviene y ni le importa a fidel ,si sus parientes tienen camino expedito
    Yo todos los dias espero la noticia mas esperada , no habiendo otra forma civica de sacarlo de circulacion ,la naturaleza hara su trabajo. un abrazo.

  4. Estimado Jeovany.. no me parece inteligente, aunque si comprensible si me pongo en su pellejo, que arremeta usted contra el funcionario de USA, su consulado y la politica migratoria de ese pais.

    Entiendo su frustracion, le creo incluso a carta cabal cuando dice que no tiene usted intenciones de emigrar, pero… como le cree eso a un cubano un funcionario del cosulado americano, y peor aun, de cualquier pais del mundo.

    Latinoamerica entera, incluyendo sus ejemplares mas subdesarrollados y pobres, creo que salvo Ecuador, le exigen visas a los cubanos. Tipicamente los cuidadanos latinoamericanos pueden visitar cualquier pais de la region sin solicitar visa de entrada, cuando se trata de viaje temporal, pero los cubanos somos siempre la expcepcion. Con USA tiene que ser logicamente peor el criterio para permitir la entrada, y cuando de cubanos se trata, pues mas aun.

    Acaso usted cree, y lo digo con todo respeto, que los lazos familiares de los cubanos en Cuba son tipicamente freno para convertirse de turista e inmigrante? Cuantos no son los padres cubanos, incluso medicos con titules y carrera en pleno ejercicio, que dan el brinco, digamos por un viaje de trabajo y se quedan y ya.. y luego ven como pueden sacar a los suyos, que incluyes conyugue e hijos. Si , porque se quedan y dejan detras a sus hijos. Eso es pan de cada dia en Cuba, normal, cotidiano. Y lo mismo para USA que para el tercer mundo, no hay limites en la mente de un cubano de estrato que sea y con el lazo familiar que sea, no hay titulo en ejercicio que amarre, asi es tipicamente y excepcionales son los casos contrarios a esto que le digo.

    Entonces, no es el consulado, es la politica de ninguneo abosoluta vigente en Cuba, es, sencillamente que convirtieron a todos los cubanos en posibles inmigrantes de cualquier tierra, porque nadie es nada, nadie tiene nada, no hay lazo alguno que avale. El culpable de su contratiempo esta, unicamente en las oficinas del gobierno cubano.

    PD. No se me interprete mal, no estoy defendiendo la posicion del gobierno de USA, su funcionario y su consulado, estoy diciendo que la posicion de ellos es comprensible por la situacion en que el sistema cubano ha dejado a todos los cubanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: