“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Es gratis pero cuesta. Cartel Salud Pública cubanoPor Jeovany Jimenez Vega.

Se les puede ver hace alrededor de dos años casi en cada unidad asistencial del Sistema de Salud Pública cubano, desde cualquier consultorio o policlínico del área de atención primaria, pasando por cada hospital del nivel secundario, hasta los centros de atención terciaria, en cada Instituto. Nos dan la bienvenida desde la puerta de la consulta o desde el mural del sindicato y nos aseguran que nuestro omnímodo gobierno se ha desvelado desde siempre por garantizar la gratuidad absoluta de la atención médica de nuestro pueblo.
Visto así, sin más, parecería simple el asunto. En este mundo donde, para vergüenza de la especie, aún mueren cada día decenas de miles de niños debido a enfermedades curables por no tener acceso a unas pocas tabletas y una miserable infusión endovenosa, sería lo más natural que los cubanos nos postráramos de gratitud ante semejante derroche de filantropía. Pero si hay algo que hemos aprendido hace mucho tiempo es que aquí, cuando vas al fondo del asunto, todo se nos ha cobrado.
Cierto es que no se nos cobra directamente en el hospital o en la escuela de nuestros hijos, pero sin dudas sí se nos cobra, y bien recontracaro, en la caja de la tienda recaudadora de divisas, en una moneda sobrevaluada arbitrariamente 25 veces con relación a aquella con que se nos paga un salario irreal que de bien poco nos sirve.
Estas palabras no pretenden ser una embestida inquisitorial contra el sistema asistencial a que pertenezco, cuya función esencial se ve entorpecida por limitaciones a las que no escapa ningún sector en Cuba. Cualquier acometida gratuita dejaría en esta página el olor de la puñalada por la espalda, un aroma que este cubano detesta, pero 40 años de martilleo no terminaron por convencerme de que garantizar un derecho, o pretender hacerlo, le otorgue de ningún modo potestad a mi gobierno para privarnos de otros tan esenciales como aquel, y es aquí –más que en la puerta de las TRD y de los hoteles, o en las tarifas inmorales de la Aduana General, o en los precios extorsivos de cada gestión consular en el extranjero, entre otros cientos de oprobiosos ejemplos– donde se nos ha cobrado la verdadera moneda de cambio a millones de cubanos: ha sido mediante la humillación de aquellas célebres diplotiendas, o en la puerta de los hoteles prohibidos, o mediante el despotismo de la autoridades migratorias o del maltrato de cualquier otro tipo de funcionario, o mediante la sistemática deprivación de nuestros derechos civiles y políticos; todo tomando como invariable trasfondo justificativo el socorridísimo argumento de las gratuidades que nos machacan a cada paso carteles como este. Por otro lado estos esquemas de gestión pública no son privativos de Cuba ni del socialismo, como históricamente se nos ha insinuado. Existen decenas de ejemplos de países –y no necesariamente del primer mundo– que sostienen sistemas de salud y educación tan públicos y gratuitos como los nuestros, y todo sin exigir a cambio dosis tan altas de libertad individual.
Muy cierto es que sostener el presupuesto de la salud pública cuesta muy caro a cualquier estado a nivel mundial y Cuba no iba a ser precisamente la excepción, pero también recuerdo aquí que a cada trabajador cubano se le rebaja de su salario mensual alrededor del 30% precisamente para cubrir estos gastos públicos. Igual recuerdo que cuando nuestro estado se empeña en garantizar los servicios de salud pública y de educación –los dos ejemplos más paradigmáticos– no cumple sólo con un deber, sino con su más conspicua obligación, quizás su única auténtica obligación. En lo particular me pregunto de qué mágico modo el gobierno cubano invirtió $ 4386.00 pesos, en mí solamente, por las alrededor de 120 consultas que hiciera en mi última guardia médica de 24 horas, en las que utilicé sólo –si exceptuamos los $24.00 pesos que se me pagaron por nocturnidad– mi estetoscopio, mi esfigmomanómetro y algunos depresores desechables. Pero como no soy economista, mejor dejo a otros con las cuentas y me dedico, como buen zapatero, a mis zapatos. Después de todo, es verdad que nos cuesta… y bien caro, por cierto.

Ver: Cuesta. Por Regina Coyula.

Anuncios

Comentarios en: "Es “gratuito”… pero nos cuesta la salud." (4)

  1. carlos Yllobre dijo:

    Excelente y veridico articulo colega.
    Un abrazo

  2. roxanaaguilera dijo:

    EXCELENTE !!!!!!!!!!,Una verdad real ,expuesta desnuda sin odio ni mezquindades .
    El mayor precio por la salud ,lo pague entre oct /93 -jun/94 ,embarazada con hambre.q
    comi en esa “fonda” q es de antes de la revolucion q esta por Carlos III,un anunciado
    Chicharo, servido, era un agua colorida y como 8 o’ 9 granos mal cocinados distribuidosen
    el plato hondo ,tan hondo como el hambre q pase. Pasado ese HOLOCAUSTO impuesto por fidel castro , mi sobrevivencia no se la debo a el ,y bien sabe q se debe al dolar q libero y al mercado negro q florecio de modo,q NO TIENE NINGUN DRECHO A EXIGIR a NINGUN CUBANO MAS SACRIFICIOS , las angustias q causo son de su entera responsabilidad. No me escondo pero me controlo cuando le deseo SU MUERTE,como unica forma de quitarlo del camino ,al q se aferra mismo moribundo. Quien me vendra a decir q no debo hablar asi?? ,si yo en ese periodo especial pense q no amaneceria para ver el dia ,por el hambre q pasaba.,estando embarazada.
    Si!! me ca– en su m——, Hde P !!(fidel castro)

  3. roxanaaguilera dijo:

    Jeovany te envie mail ,espero q hayas recibido, pues a pos del envio mi mail se encripto
    (???!!), cont….. un abrazo .

  4. roxanaaguilera dijo:

    40 personaLIDADES piden al presidente de EEUU,Obama,q “libere” de sanciones a Cuba… pero el problema mayor q tiene Cuba es fidel y su dictadura ,es a el q tienen q
    enviarle esta carta estos 40 sres .Los males de Cuba ,son producto del” fidelismo” !!!
    Sepan q si se hiciera esa carta a fidel en Cuba, NO llega,,y NUNCA se sabria esta,
    los firmantes ,estarian pideindo algo contrario a la politica q lleva Cuba y TODOS serian
    presos por “mercenarios”,”facistas” . La perversidad esta personificada en fidel castro,
    la vejez solo concentro su mal ,
    A quien le queda la duda q es un DICTADOR y hombre PERVERSO. Como pueden verse
    hombres de bien en este DICTADOR,disfrazado de cordero .
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: