“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Por: Jeovany Jimenez Vega.

No sé si hiperbolizo cuando digo que media Habana está a punto de derrumbe. Definitivamente estamos ante el problema más grave de este país, porque si bien la alimentación y el transporte, por ejemplo, son problemas cuya gravedad nadie discute pero que, en caso de destrabarse el dominó, pudieran tener solución a corto o mediano plazo, sin embargo, este ni de lejos es el caso de la vivienda, que demandará todo un despliegue estratégico y multimillonario de inversiones a largo plazo si se quiere reconstruir este país. El asunto de la vivienda se convirtió en la principal pesadilla de millones de cubanos. El trágico derrumbe en La Habana de un edificio habitado en la noche del martes 17 de enero en Infanta, entre Salud y Zanja, con un saldo de cuatros muertes y cinco lesionados cuya gravedad no precisa el informe oficial, pone sobre el tapete nuevamente el tema.

Como resultado de una política mal estructurada durante décadas entre el gobierno, el Ministerio de la Construcción, el Instituto de la Vivienda y la Industria de Materiales de la Construcción, ha evolucionado hacia un desastroso estado de deterioro una considerable parte de los inmuebles de La Habana. Aunque el resto del país está en una situación muy similar, en la capital se evidencia mucho más dada la alta densidad poblacional. Basta caminar un rato por la ciudad para percatarse de la existencia de miles de edificios de más de un siglo, semiderruidos ¡y habitados!, que no tuvieron el lujo de recibir una capa de pintura, ni la más remota labor de mantenimiento durante más de 50 años.

Por supuesto que estos derrumbes no suelen producirse en los apacibles repartos residenciales donde terminó por acomodarse la high; entiéndase altos dirigentes, los entorchados generales, los ministros y viceministros, los exitosos gerentes, los artistas en el estrellato de la farándula y toda una muy selecta lista de etcéteras. Estos desastres siempre suceden en la barriada de los olvidados, de los que viven demasiado ocupados en contar cada centavo para plantearse emprender reparaciones que son escandalosamente costosas.

Caminando por los barrios marginales de La Habana u otras ciudades cubanas se puede pasar revista a toda la gama posible de grados de la pobreza, tan cruda y bestial como la que encontraría en cualquier favela de Brasil o en el cerro más pobre de Caracas. Pero entrar en descripciones que ilustren semejante drama plantea un reto para el que me reconozco incapaz. Más allá de medidas profilácticas que se puedan haber tomado, sólo milagrosamente no se han producido desastres similares con mayor frecuencia.

Mientras esta situación se perpetuaba y milímetro a milímetro cedían los cimientos y las vigas de sostén en Infanta y Salud, la abusiva política de precios a que somete el Gobierno cubano a su pueblo le permitió al Ministerio de Finanzas y Precios fijar durante el año pasado en $ 120.00 CUP una bolsa de cemento, en $ 250.00 CUP un metro cúbico de arena y el bloque en $ 7.00 CUP; productos así “liberados” cuando aquí el salario mensual promedio ronda los $ 400.00 CUP = $ 16.00 CUC = $ 14.00 USD.

Ahora todos lo lamentan, pero en lugar de preocuparse baldíamente deberían ocuparse de casos concretos tan graves como el que ilustra este post, sita en Avenida Cristina (antigua Ave. de México, que limita los municipios habaneros Cerro y Habana Vieja) entre San Francisco y Callejón de Concha, edificación de toda una manzana en peligrosísimo estado de deterioro desde que su vieja estructura fuera estremecida hasta los cimientos por la explosión de La Coubre en 1962 y en el que aún viven decenas de familias. De casos similares está sembrada La Habana. Será mejor ocuparse hoy que lamentarse mañana. Será mejor si las palabras que titulan este post, meras señales de aviso, no se convierten nunca en heraldos negros que mandó la muerte.

Comentarios en: "Derrumbe en La Habana. Crónica de una muerte anunciada." (6)

  1. El estado cubano, que justifica permanentemente que los cubanos viven con más holgura que cualquier otro pueblo de América subdesarrollada porque se encarga de subsidiar los productos básicos para la vida, está a partir de hoy atenazado por la fueza de sus propios argumentos y eliminar los precios a que vende los materiales de construcción incluyendo en el listado de subsidiados, pero al alcance de los “olvidados”, como certeramente usted ha dicho, C Cero, y colocarlos en un programa especial para que los que tienen la situación análoga al edificio de Cristina, puedan adquirirlo y satisfacer sus necesidades. Esta es una hipótesis, porque sabemos que en la realidad cualquier programa de este tipo para satisfacer a los humildes, terminará “engordando” los bolsillos de los dirigentes y de los “traficantes de todo”, que lucran de la corrupción.

  2. La Ciudad de Las Columnas.Alejo Carpentier…..”TRISTEZA”.., quien te ha visto y quien te ve.

  3. En numerosos edificios que forman parte de “lo mostrable” para el turista, y me refiero a casi todo el casco de la Habana Vieja, se pueden apreciar andamiajes adosados a sus paredes, como si hubiese alguna cuadrilla de operarios trabajando en su reparación o reconstrucción. Pero al preguntar a los vecinos de esos sectores, admiten que llevan años puestos allí y nunca han visto personas trabajando… Esto es lo que el gobierno trata de ocultar al turista con las frases repetitivas y anacrónicas de estar re-modelando o restaurando aquellas viejas construcciones. Pero que, además “no se puede seguir restaurando por la escasez de materiales por causa del bloqueo norteamericano”…
    Es que acaso el Sr. Chávez no les puede convidar materiales desde Venezuela? o México que solamente les envía las “Coca-Cola” para sus tragos?

  4. Horror me da ver a esa nina correr inocentemente por debajo de esa estructura que esta al derrumbarse en cualquier momento,si fuera eso solo ya seria un crimen y deberiamos estar buscando al culpable para hacer justicia pero si como supongo ella vive en esa puerta de que parece haber salido y lo que debe ser su casa el crimen es mucho mayor,hay una irresponsabilidad social,humana y por supuesto de los asesinos gobernantes,la dictadura de la billonaria familia Castro.

  5. Victor Montes Calderon dijo:

    YO ESTUVE ESE DIA FUE ALGO MUY DOLOROSO YO SOY MEXICANO

  6. Victor Montes Calderon dijo:

    Ah por cierto mi ex esposa es cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: