“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Una opinión.

Lo que expone el texto que sigue a la pintura de mi amigo no son palabras mías, me llegaron vía E-mail sin firma de autor. Su carácter anónimo denota que el colega que las escribe teme asumir las consecuencias; pero en la Cuba de hoy todo fin justifica los miedos. Aunque tengo más de una razón para dudar que sean sinceros los “… llamados y exigencia de la dirección de la revolución…” a los periodistas, lo reproduzco íntegramente – desconociendo si se trata de todo el artículo o sólo de un fragmento – por el modo en que ilustran varios asuntos que he tratado en mi blog: la ausencia de una prensa oficial ética, la falta de representación sindical y las pésimas condiciones a que están sometidos los profesionales de la salud pública cubana. Los links establecidos remiten a posts de Ciudadano Cero.

Jeovany Jimenez Vega.

Obra de Yordanis Garmendía.

Nadie debe estar exento de la posibilidad de ser públicamente criticado, sobre todo si los resultados de su labor así lo ameritan. Quizás los primeros que debían recibir la crítica pública, en estos momentos, en nuestro país, debían ser los periodistas y los órganos de prensa, que a pesar de los llamados y exigencia de la dirección de la revolución, siguen sin mostrar ni por asomo, la labor crítica que se les pide. No hay periodismo de investigación, y hay bastantes cosas que pudieran ser investigadas, empenzando por las cartas que les envían la población y las vergonzosas respuestas que ofrecen los organismos.

Si hay personas que sienten que deben criticar al sector de la salud, es saludable que lo hagan, y que se investigue, como han reclamado ya otros colegas, la crítica concreta. Pero lanzar una bengala sobre los médicos, de manera general, me parece indignante, y más indignante aún, que no haya habido una respuesta, ni por parte del Sindicato de la Salud, ni de ninguna organización, sociedad, o estructura del Ministerio de Salud Pública, excepto la que informa de las sanciones que impusieron a varios compañeros. Esto es quizás uno de los aspectos más preocupantes: No tenemos representación como gremio, no hay defensa oficial de nuestras actuaciones. Lo único publicado ha sido la carta individual de una doctora que responde bastante bien, aunque pienso que sin ir al fondo de la cuestión. Es muy posible que muchos, entre los que me incluyo, hayan pensado una vez más en la necesidad de tener una verdadera Sociedad, colegio o lo que se le quiera llamar, como lo tienen Enfermeras, Abogados, Economistas, Ingenieros, y un largo etc.

Sin entrar en muchos detalles de los aspectos criticados, lo primero que me pregunto, y debían preguntárselo muchas personas, es lo siguiente: Hay algún otro sector en Cuba, además del de la salud, que pueda mostrar los logros sostenidos durante largos años en los resultados de su labor? Me refiero a reducción de las Tasas de Mortalidad de todo tipo, aumento de expectativa de vida, reducción de morbilidad, etc. Y alguien se le puede ocurrir que estos logros se deben a las buenas condiciones de vida de la población, la magnífica higiene en que viven los cubanos, la excelente nutrición, particularmente después de los 90, la disponibilidad de medicamentos, material gastable y otros insumos necesarios para nuestro trabajo?

O quizás, puede ocurrírsele a alguna persona en su sano juicio, que los logros de la salud se deben o lo inteligentes que son los que nos dirigen, lo bien que planifican el trabajo, el aseguramiento que nos dan de todas las cosas que necesitamos? Tampoco creo que se le ocurra a nadie pensar que estos resultados son el fruto de las magníficas condiciones de trabajo de que disfrutamos, la excelente comida en nuestros comedores, o el elevado salario, la estimulación en divisas, o la atención al hombre.

Entonces, a que hay que atribuir los éxitos del sector de la salud, que no puede ningún otro organismo o sector mostrar: La respuesta es solo una, y todo el que conozca medianamente como trabajamos lo sabe: a la vergüenza, el compromiso y la dedicación, en primer lugar de nuestros médicos.

Me vienen a la mente Agricultura, Transporte, Alimentación, Construcción, Poder Popular, Educación, Policía, Comercio Interior, Gastronomía, los propios Medios de Comunicación y no encuentro ningún otro que pueda, pálidamente, acercarse a nuestros resultados.

Por otro lado, conoce nuestra población cuál es el principal rubro de ingreso económico en nuestro país en el momento actual, superior, de lejos, al Turismo, y demás fuentes económicas, y que se ha convertido en un verdadero salvavidas para la nación en difíciles momentos? Sospecharán que son los servicios que ofrecen muchos colegas en el exterior, devengando prácticamente un ínfimo salario en relación con lo que recibe el país?

Y se habrán puesto a pensar que para poder brindar estos servicios, sus colegas que permanecen trabajando en Cuba deben asumir las tareas que tenían asignados estos colegas, incluyendo no solo la asistencia médica, sino también la formación de miles de estudiantes, de Cuba y de todo el mundo?

Saben los que critican, y los que publican las críticas, que el médico cubano no tiene horarios, que después de una guardia permanece en su centro hasta que sea necesario, que no tiene vida privada, que muchas veces tiene que dedicarse a labores que otras personas no hacen y que no tienen nada que ver con su contenido laboral, como buscar donde realizar un estudio, conseguir un medicamento, y un largo etc.? Que nadie les entrega ni un simple lapicero para escribir en las historias clínicas, recetas, y otros documentos? Que le venden una bata sanitaria cada tres o cuatro años, con suerte? Que el salario que reciben es más bajo muchas veces que el de una empleada de limpieza, que la comida es pésima, incluida las guardias?

Pienso que muchas de estas verdades son ignoradas, no sé si voluntaria o intencionadamente, y que de saberse quizás algunos de los que critican se medirían más para hacerlo. Pero lo que si me queda claro es que del oportunismo y la mediocridad intelectual y ética de muchos de los que actualmente nos dirigen, y no quiero tampoco generalizar, no podremos esperar mucho los médicos.

Anuncios

Comentarios en: "Una opinión." (3)

  1. Aprecio mucho la honestidad del autor anónimo de este artículo y la forma en que muestra la desgarrante verdad del oportunismo y la mediocridad que adornan a muchos intelectuales que ocupan determinadas posiciones en los medios de comunicación. Este artículo muestra la opinión que el autor posee de la inacción de esos medios que no realizan una labor investigativa ante las manifestaciones de negativismo que abundan en todos los sectores de la sociedad y la economía cubanas.
    Aborda el tema álgido para los médicos que es que constituyen la principal fuente de divisas que posee el estado cubano_ y debe leerse el estado cubano y no la sociedad cubana_, por encima incluso del turismo y el niquel. Al respecto he escuchado los lamentos de más de un médico que se queja de que siendo los que más contribuyen a la caja registradora cubana y no reciben un aliciente que los reconozca lo que demuestra que el igualitarismo no es un concepto viable en ninguna sociedad y que lo cierto de la centralización de los bienes económicos por una cúpula gobernante no es otra cosa sino el manejo de la economía de un país como si fuera una finca.
    Sin embargo noto en ese artículo una especie de nota de engreimiento respecto a la labor de los médicos en Cuba y el autor presenta el trabajo de los mismos cotidianamente como una impecable muestra de lo que debe hacerse. No ignoro ni lo pretendo, reconocer que la labor en la atención de la salud ciudadana es un tema importante en cualquier sociedad, pero no la única, no la que permite que fuencione esa sociedad. Me parece que el articulista olvida otras funciones vitales para la marcha de cualquier país, pero sobre todo Cuba, donde lo que usted necesita no aparece o se acabó y tiene que seguir funcionando. Hay miles de gentes anónimas, por cierto, que continuamente inventan cómo conseguir que el autobús ruede y recoja a los ciudadanos sin que existan repuestos y lo hacen inventando, innovando, perfeccionando, reciclando y el mismo autobús que emplea el médico para ir a su consulta. Hay muchísimos más ejemplos, no es el caso enumerarlos, de personas, lo mismo profesionales que técnicos, que simples treabajadores que tienen que arreglárselas con lo que tienen para hacer su labor y no son menos importantes que un médico. Y repito, no ignoro lo crucial de su labor para salvar una vida en un momento determinado, pero no son la cúpula de ninguna sociedad, ni siquiera la cubana.

    • Tienes razón Jorge, pero este médico se refiere a su experiencia más inmediata. Claro está que una sociedad es un universo mucho más complejo, pero puedes estar seguro que uno de los ectores más desatendidos en Cuba es el nuestro. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: