“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Con mucha paciencia…

Hace siete años nació mi niño, una lluviosa tarde de agosto de 2004, bajo la ventisca del huracán Charlie. Nació hermoso, con los ojos abiertos. Al día siguiente Artemisa amanecía sumida en el caos, en un desbarajuste muy parecido al que debe reinar después de la guerra, y que conoce bien todo el que ha vivido un ciclón tropical: amasijos de postes y cables caídos, tejados levantados o hechos francamente añicos, árboles arrancados de raíz y arrojados a la distancia como pajillas, en fin… el desastre. Pero entre las pérdidas de mi municipio en aquel día fatídico, sentí especialmente la de aquella que fuera nuestra Biblioteca Municipal “Ciro Redondo”, donde reposaban los libros antológicos de mi infancia tardía, donde cultivé, como miles de artemiseños, buena parte de mis hábitos de lectura y estudio, donde me abrí al asombro.

Depositaria de una larga tradición que la llevó a ostentar por muchos años uno de los Clubs “Minerva” de lectura más activos del país, desde aquel día quedó destruida, primero por los azotes de la tormenta y luego por la indolencia. Todavía hoy, siete años más tarde, mantiene sus puertas cerradas “por reparación” – vergüenza de mi ciudad, ahora capital provincial – a apenas 50 metros de la sede del Gobierno municipal. Algo que debió concluirse en pocos meses se ha perpetuado durante más de siete años como un monumento a la morosidad.

Ante la ruina de sus puertas desvencijadas, hallo la evidente analogía con ese hervidero de incertidumbres que es la sociedad cubana de hoy, en que todo acontece al ritmo surrealista que imponen las estructuras condicionadas por décadas de inmovilismo. Suponiendo incluso que nuestro gobierno atine en la dirección correcta sus políticas y sepa imprimir las reformas necesarias para encausarnos a buen rumbo – posibilidad defendida por unos y descartada por otros – sin embargo, algo sí queda fuera de dudas: todo se hará a su aire, sin premura, como si después de medio siglo todavía contáramos con todo el tiempo del mundo, como si la vida humana no fuera más que un soplo de viento.

Aunque ya lo decía Gardel, que veinte años no son nada; entonces, siete… ¿qué serán? Mi niño nació en el vórtice de una tormenta, en una tierra donde necesitará de grandes dosis de paciencia, mucha paciencia. Espero que nuestra biblioteca quede felizmente reparada antes que germinen las semillas que iré sembrando en él, para que lleve siempre los ojos abiertos como en aquella tarde de agosto. Trataré de encausar su entendimiento con ese mundo fascinante que habita en los libros, donde leí sobre hazañas del ingenio humano que aquí le dejo, a modo de ejemplos, a esta brigada encargada de nuestra “odisea” municipal.

La Gran Pirámide de Keops: Se utilizaron 2.5 millones de bloques de piedra de entre 2.5 y 3 toneladas de peso. Fue durante más de 40 siglos la construcción más alta hecha por el hombre. Construida en 20 años.

El Partenón: El monumento más célebre de la acrópolis de Atenas, símbolo de la Grecia clásica. Fabricado casi exclusivamente en mármol blanco, contenía la célebre estatua de Atenea Partenos, de 12 metros de altura, obra de Fidias adornada con 1200 kg de oro. Construido en 15 años (447 al 432 a.c.).

El Coliseo de Roma: Ordenada su construcción por el Emperador Vespasiano, fue el anfiteatro más grande del Imperio Romano, con 188 m de largo, 156 de ancho y 48.5 m de alto, tenía 80 entradas y capacidad para 60000 espectadores. Fue construido en 8 años (del 72 al 80 d.c.).                                                                                                                            

La Mezquita Azul del Sultán Ahmed: Construida en Constantinopla (hoy Estambul) a principios del Siglo XVII. Período de construcción: 7 años (1609 a 1616).

El Taj Mahal: Templo funerario en mármol levantado en Agra, al norte de la India, considerado una obra maestra del arte islámico y uno de los edificios más bellos del mundo. Dotado de mosaicos elaborados con 60 clases de piedras preciosas, en él trabajaron más de 20000 artesanos. La polémica establece el período de su construcción entre 12 y 17 años (1631 a 1643-48?).

El canal de Suez: Vía de agua de 162.5 km de largo x 300-365 m de ancho y más de 20 m de profundidad que une al Mar Rojo con el Mediterráneo a través de Egipto. Construido en 10 años (1859 a 1869).

La Torre Eiffel: El símbolo de París fue el principal atractivo de la Exposición Universal de 1889. La “Dama de Hierro” tiene 300.65 m de altura (324 m contada la antena en la cima). Es una estructura de acero de 7300 toneladas formada por más de 18000 módulos prefabricados unidos por 2.5 millones de remaches. Tiene una superficie de 200000 metros cuadrados cubiertos por 60 toneladas de esmalte. Construida en 2 años (1887 a 1889).

El Canal de Panamá: Es la vía artificial de agua más importante del mundo. Con 80 km de longitud, cuenta con 3 esclusas, y une las ciudades de Colón, en la costa atlántica, con Ciudad de Panamá, en el Pacífico. Desde su inauguración ha sido atravesado por alrededor de un millón de barcos. Fue construido en 11 años (1903 a 1914).

El Empire State Building: El símbolo de New York por autonomasia, fue considerado el edificio más alto del mundo hasta 1972. Tiene una altura de 443 m incluida la antena. A pesar de comenzarse su construcción justo el famoso viernes negro de 1929, se levantó a un ritmo vertiginoso, estableciendo un récord de 14 pisos completos en sólo 10 días. Tiempo de construcción: 13 meses (desde el inicio de las obras en marzo de 1930, la colocación de la primera piedra en septiembre de ese año, a la inauguración el 1 de mayo de 1931).

La Presa Hoover: Al momento de ser inaugurado fue el dique más grande del mundo, con 221 m de altura y 379 m de longitud, cierra el paso al río Colorado en su curso por el Black Canyon, a 50 km al sudeste de Las Vegas. Para su construcción se precisaron 2.6 millones de metros cúbicos de hormigón con un peso de 6.6 millones de toneladas. Su hidroeléctrica cuenta con 17 turbinas principales que generan una potencia de más de 2000 MW. Período de construcción: 4 años (1931 a 1935).

La Torre CN: Con 553.33 m de altura y un peso de 130000 toneladas, es la construcción más singular de Toronto, Canadá. Su “Skypod”, a 447 m de altura, ofrece una de las vistas panorámicas más altas del mundo. Construida en 2 años (1973 a 1975).

La Presa de Itaipú: En la frontera entre Brasil y Paraguay, en su momento fue la hidroeléctrica más grande del mundo y en su construcción, en que trabajaron 30000 hombres, se emplearon 12.5 millones de metros cúbicos de hormigón. Su muro tiene una longitud de 7700 m y 196 m de altura. Se dice que el hormigón empleado bastaría para construir una nueva Río de Janeiro, mientras que con el hierro y el acero podrían levantarse 380 torres Eiffel. Sus 18 turbinas tienen una potencia máxima de 95000 GWh/año. Construida en 10 años (1973 a 1983).

Las Torres Petronas: Con 452 m de altura, 88 pisos y 76 ascensores, desde su construcción hasta 2003 fueron los mayores edificios del mundo. Consideradas el símbolo de la modernidad de Kuala Lumpur, Malasia. Construidas en 5 años (1992 a 1997).

El puente de Akashi-Kaikyo: Une las islas japonesas de Honshu y Shikoku. Con una longitud de 3911 m es el mayor puente colgante del mundo. Sus cables sustentadores, de 4000 m de largo, sostienen un peso de 120000 toneladas. Construido en 10 años (1988 a 1998).

El Puente de Öresund: Une Copenhague, capital de Dinamarca, con la ciudad sueca de Malmö. Es el puente de cables oblicuos más grande del mundo, con una longitud de 7845 m, de los cuales 1092 m están suspendidos por 2300 toneladas de cables. En su construcción se emplearon 320000 metros cúbicos de hormigón y 145000 toneladas de acero. Cuenta con autopista de 4 vías para automotores y una vía férrea desdoblada. Construido en menos de 4 años (1996 a 1999).

El Taipei 101: El rascacielos emblemático de Taiwán, con 508 m de altura, 101 pisos (+ 5 subterráneos) y 63 ascensores, es considerado el edificio más seguro y es el segundo más alto del mundo. Posee un amortiguador de vibraciones de 660 toneladas de peso entre los pisos 87 y 91. Construido en 7 años (1998 a 2004).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: