“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Por: Jeovany Jimenez Vega.

Su artículo publicado en Granma el pasado 20 de mayo me hizo reflexionar. Por su ágil conducción de programas televisivos y por su extensa participación en las mesas redondas de Cubavisión, se aprecia que es un hombre inteligente. Sin embargo, Usted y yo pareciéramos vivir en el mismo país pero en realidades paralelas, como las descritas en los documentales de su “Pasaje a lo desconocido”. Sorprende que su lucidez no le alcance para discernir un grupo escandalosas evidencias en la realidad cubana de hoy.

Primero que todo, estará consciente de que viajó a Limerick gozando de un privilegio que le es negado de modo tajante a millones de cubanos, que asistió a aquel evento autorizado por el Gobierno cubano sólo porque está seguro de que defendería allí su conocida posición. Siendo Usted un afamado periodista, seguramente sabe que en caso de ser un proscrito jamás sería autorizado a viajar – ejemplos concretos sobran – y mucho menos continuaría en el flamante team de las mesas redondas. Alguien intuitivo como Usted, sabe que sería molido automáticamente en la trituradora de la censura y que su vida se vendría abajo.

Ante el inquisitivo locutor de “Limerick Live” argumentó que Cuba “…Tiene muchos problemas de diverso tipo como cualquier país…”, aquí me detengo y le digo: señor mío, Usted sabe bien que Cuba tiene problemas sui generis, derivados de la voluntad política de sus gobernantes, problemas que no se encuentran, de ningún modo, en “…cualquier país…” así de fácil. El nuestro es un caso único en muchos aspectos. Usted, que ha gozado del privilegio – que no del derecho – de viajar al extranjero en sobradas ocasiones, conoce que la prohibición de viajar, la carta de invitación y el permiso de salida son engendros esencialmente criollos, tan endémicos como nuestro zunzún; que en Cuba un ministro puede deshacer una familia durante más de 5 años como quien se bebe un vaso de agua; que Cuba está entre los países con menor cobertura de Internet sin ninguna causa insalvable que lo justifique; que Cuba sufre una atroz censura de prensa comparable con muy pocos países a nivel mundial; que en Cuba el individuo no elige en qué forma opinar u organizarse pues sólo el gobierno y un único partido deciden la forma legal para hacerlo y se arrogan el derecho de ignorar o reprimir cualquier intento que consideren desmarcado de su línea.

Usted hizo referencia al turismo cubano con orgullo y tal vez debió evadir el asunto, pero su sagacidad lo traicionó. En este espinoso tema el gobierno cubano debería avergonzarse por su política de segregación turística, que vedó durante más de dos décadas a los cubanos la entrada a los hoteles en su propio país, en tanto hoy, cuando por fin “se les permite”, es pagando una extorsiva tarifa ¡equivalente al salario íntegro de todo un año de trabajo por una habitación durante un fin de semana! Decir que esto tiene en cuenta al pueblo trabajador rezuma cinismo por todos los costados… aunque no olvido que Usted dirigía la invitación a oyentes extranjeros, y en ese contexto debió verlo como algo muy natural.

En cuanto a los oyentes que le apoyaron telefónicamente en Limerick, viviendo en Irlanda, lejos de los rigores del trópico, individuos que muy probablemente acceden libremente a Internet, ganan un salario más o menos decoroso, alimentan decentemente a su familia, pueden reunirse y opinar como lo deseen sin ser expulsados de su trabajo por ello, alquilar el hotel que alcancen a pagar (con la misma moneda que reciben su salario) sin quedar en la ruina y que con toda seguridad pueden viajar al extranjero sin que nadie se lo prohíba ¿qué les puedo decir? No tengo otra cosa que invitar gentilmente a toda esa gente “…honesta, aunque desinformada…”, a que solicite la ciudadanía cubana y se mude a La Habana sin Internet – no a los palacetes “high” de Siboney, sino a un costumbrista solar de Centro Habana – y que con una frugal libreta de abastecimiento y un salario mensual equivalente a $ 20.oo USD intenten sostener a su familia; si se abrumaran demasiado y desearan viajar al extranjero sin ser, por ejemplo, un funcionario estatal en misión de trabajo o un periodista invitado a un conversatorio, no serán autorizados nunca sin pasar antes el Niágara en bicicleta. ¿Qué se concluye?… que desde Irlanda cualquiera aplaude.

Como ve, Taladrid, los problemas que agreden los derechos civiles de los más de 11 millones de cubanos son tan descomunalmente innegables, graves y masivos, como para que nadie precise de la exquisitez tecnológica del Hubble, porque en este mismo instante invaden la vida de todos los cubanos, incluida la suya, pues si por error discrepara frontalmente con una política dictada en el Olimpo, todas esas prebendas se esfumarían al instante.

Aquí le hablo pensando en el bien común y en la prosperidad de la patria. No cuestiono que Usted sea un patriota, pero para defender a esa Cuba bella, segura, culta y digna a la que se refiere, hay que defender primero que todo la libertad de quienes la habitamos, por lo que no es ético, ante esta grave situación, hacerse el desentendido y callar. Me cuesta mucho suponer, detrás del profesional cuyo trabajo admiro, a alguien insensible capaz de simulaciones y dobleces. Lamento si le parecí algo cáustico, pero es así la realidad que vivo y no encontré palabras más nobles para describirla.

¡Ah! Casi lo olvido, a propósito de fabricar pretextos… permítame presentarme: soy un médico cubano graduado desde 1994, inhabilitado junto a un colega para el ejercicio de la Medicina en Cuba desde 2006, por tiempo indefinido, por haber canalizado ante nuestro Ministro el criterio de 300 profesionales de la Salud Pública cubana sobre nuestro mísero salario – otro asunto que no precisa del Hubble – a raíz del irrespetuoso “aumento” salarial a nuestro sector a mediados de 2005. No lo abrumo con detalles. Dado que también goza Usted del privilegio de la Internet – algo que me es negado a mí, razón por la cual logro colgar estas líneas más de un mes después de ser escritas – puede hallar mi historia en el primer post de este blog que muestra cómo la élite en el poder, cuando no encontró ningún motivo legítimo para castigarme, fabricó el pretexto. Por favor, considere publicar nuestra historia en el periódico Granma, donde “…la verdad es el arma más limpia de los hombres”.

La nuestra no es más que una entre miles de historias, tan ciertas y evidentes que se verían desde el sol sin telescopio y sin embargo, ¡extraño sofisma!, parecen no distinguirse desde una mesa redonda en El Vedado. Le propongo dedicar uno de sus programas “Pasaje a lo desconocido” a esta paradoja; luego cada quien, según la realidad paralela en que viva, sacará sus propias conclusiones.

*Post Data: Este post debió quedar publicado desde los primeros días del pasado mes de junio, pero su autor, como todos los cubanos, no tiene derecho a acceder libremente a Internet y por razones ajenas a su voluntad no fue hasta hoy que pudo publicarlo. Todos los post de junio estaban previamente programados.

Anuncios

Comentarios en: "A Reinaldo Taladrid…sin telescopio." (7)

  1. Muy buen artículo. Alguien por ahí podría buscar todas las excusas del mundo para justificar lo injustificable y no lo hacen por falta de inteligencia, lo hacen porque son panzistas, es una mezcla de cinismo con ceguera selectiva.

  2. !BRAVO!

    Un post muy bueno, aunque nuestras opiniones sobre la persona de Taladrid sean divergentes, pues para mi es un ser oportunista y despreciable. Ni siguiera me parece un buen conductor de programa o periodista, pues los criterios gue emite en la Mesa Redonda son solo parte de toda esa farsa y en cuanto a Pasaje a lo Desconocido, todos los gue estamos fuera sabemos gue son los documentales de National Geographic u otros canales, robados (fíjate en el extremo de la pantalla abajo, ahí intentan cubrir el logotipo del canal) y reproducidos casi íntegramente y en ellos Taladrid no aporta nada.

    En cuanto a este blog, !les deseo muchos éxitos!

  3. Marti dijo varias cosas sobre este tipo de personajes, por ejemplo dijo “No hay espectáculo, en verdad más odioso, que el de los talentos serviles.” y también “La Fuerza tiene siempre sus cortesanos, aun en los hombres de ideas” Ese taladrid es un arrastrado mas de la tirania.

    • Odalis: Gracias por su comentario. Son increíbles las cosas que se oyen en Cuba amparadas detrás del ideario martiano. Martí era implacable con los oportunistas. Saludos del Ciudadano Cero.

  4. alfredo felipe valdes dijo:

    quiero dejar claro que el chino es uno de los mejores seres humanos que viven en cubaq hoy. si tiene qaeu volver a hacer la huelga de hambre y muere sera de la total responsabilidad del gobierno cubano. del ministro de salud publica de cuba del fidel castro y de raul castro ademas de de todo el aparato represivo cubano que se sepa que se esta gestando una fuerte campaña para lograr la devolucion del titulo al chino y lo vamoa a lograr lo cual espero porque el descredito sera escandaloso aunque es visto qeu el descredito es lo que menos le interesa al gobierno cubano alfredo felipe valdes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: