“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, administrador de este blog, autoriza y agradece la divulgación de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Pura dialéctica

Foto: Orlando Luis Pardo

Por: Jeovany Jimenez Vega.

Raúl Castro acaba de reconocer, en el discurso inaugural del sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba, que uno de los problemas más urgentes que enfrenta la dirección del país es la ausencia de cuadros dirigentes jóvenes y con experiencia que los hagan suficientemente confiables para relevar a los dirigentes históricos en los cargos de Dirección más importantes del país. Esto es un riesgo que siempre se vio venir. Pero si hoy es una inminente realidad es, en gran medida, gracias a la estrategia seguida durante todos estos años por esa misma élite del poder político, que pareciera recién enterarse ahora del problema, de frenar en seco las intenciones renovadoras de los más jóvenes, ya fueran individualmente defenestrados, como el caso del exMinistro de Relaciones Exteriores Roberto Robaina o mediante las periódicas purgas, como la más reciente que hizo rodar, entre otras, las cabezas de Carlos Lage Dávila y del también exCanciller Felipe Pérez Roque.

Si algo nos enseña la vida es que en la medida que avanza en su edad, el hombre se torna cada vez más reacio a los cambios. Los viejos, por lo general, no varían sus puntos de vista, sus enfoques o la perspectiva de sus análisis. Hoy tenemos una pléyade de octogenarios al frente de los destinos de nuestro país, y en consecuencia vivimos una realidad congelada en los años 60. La nuestra es una sociedad anquilosada, en la que los tímidos cambios se suceden a paso de tortuga y persisten indefinidamente medidas dictadas a contrapelo de las necesidades de la mayoría de su pueblo en medio de un mundo que cambia vertiginosamente. No extraña que entre los temas llamados a debate en el Congreso del Partido ni siquiera se insinúan, por ejemplo, la liberación de los viajes al extranjero ni la apertura a la Internet; por lo que se infiere, pretenden que sigamos sujetos a sus rígidos esquemas de pensamiento, que procurarán perpetuar todo el tiempo posible, pues es un diseño que les ha resultado muy exitoso garantizando no la prosperidad de sus ciudadanos, pero sí un riguroso control sobre los aspectos más determinantes de su existencia.

Los dirigentes históricos de la Revolución tuvieron todo el tiempo del mundo, más de medio siglo, para concretar su proyecto; esto es un lujo que nunca pudo darse ningún otro gobierno sobre la faz de la tierra. Pero hoy, por fin se convencen de que nadie es eterno y que su tiempo se acaba y sólo ahora, después de gobernar ininterrumpidamente por más de 50 años, es que proponen que nadie ocupe ningún cargo público por más de 2 períodos de 5 años. Tendrán que reconocer que no supieron prever, que no confiaron a tiempo en la juventud, que por esto nadie les parece apto para el relevo inevitable de la antorcha. Pero, por ley de la vida, algún día tendrán que ceder el paso para que la sangre nueva trace nuevos destinos y esto es algo que no pueden evitar. Se trata de una cuestión de pura dialéctica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: