“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, quien administra este blog, autoriza y agradece la divulgación, por cualquier medio posible, de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

IMG_0581

Por: Jeovany Jimenez Vega.

A las puertas del cielo se supone quien parte y en la agonía quien decide quedarse, pero cada cual desanda al final su propio camino al dolor común, cada cual hilvana su purgatorio. Estremecedora entrega de La Compañía del Cuartel la pasada semana en el Centro Cultural “Brecht”, del Vedado. “Peggy Pickit ve el rostro de Dios”, de Roland Schimmelpfenning, nos aboca a un sensible y polémico tema: cuánto de frustración o de realización personal puede implicar para un médico cubano partir a una colaboración de trabajo al extranjero o diluirse en la cotidianidad permaneciendo en Cuba.

Un argumento contenido y la actuación convincente de su joven elenco, logran abordar una realidad compleja y dolorosa, que tocó de cerca a este espectador por su propia condición de médico cubano, amigo de algunos que regresaron contando sus propias aventuras de Peggy Pickit y de otros tantos que no regresaron nunca.

Todo quiso decirse allí, todo quedó esbozado: asomarse a lo desconocido, a realidades también ardientes, a otra dimensión de la tragedia humana; saberse vehículo de un mensaje ajeno, ficha que se mueve al antojo o moneda de cambio; la mendicidad que compulsa a partir porque no sólo de pan se vive, porque los sueños también cuentan o porque el amor no basta; ese cruento desgarro de la pareja o la familia destruida en ciernes; hallarse mancillado por quien, te dijeron, sería tu hermano, encontrar que “…no siempre éramos bienvenidos, no”, en fin, que Peggy Pickit… nos asoma al lado penumbroso y humano de las misiones médicas cubanas, a su arista inconfesa, a esa que regresa con un velo de silencio dibujado en la mirada.

Se propone un acercamiento a uno de los puntos más polémicos y neurálgicos de la realidad que a mi sector atañe: la manera en que salir a una de esas misiones de trabajo puede afectar la vida de un profesional cubano que, al menos hasta el momento en que la obra fue escrita, no tenía permitido salir de su país sino bajo las condiciones exigidas por sus autoridades, y jamás por decisión propia; que una vez allá tenía –y tiene aún– que someterse a condiciones de vida en ocasiones extremas, expuesto a riesgos en su país impensables, que provienen de la naturaleza o de la hostilidad e ingratitud de los hombres, todo a sabiendas de que recibirá por ello un mínimo porciento de lo que entre países se pacta y entretanto permaneciendo alejado de su familia y de todo cuanto dejó.

Pero hoy, mientras aplaudo a La Compañía del Cuartel, me abstengo de emitir un juicio moral; nada más ajeno a mi ánimo que lanzar ataques capaces de herir susceptibilidades. Me sería muy difícil decir sinceramente lo que al respecto pienso sin que algún colega que estime se sienta aludido. A mi edad aprendí a ser tardo para opinar sobre realidades que no he vivido; a estas alturas intento, sobre todo, no juzgar. Por lo mismo decidí dejarlo a usted sacar sus propias conclusiones. Ya sabrán Carol y Martin sus razones para partir; ya sabrán Liz y Frank por qué eligieron quedarse. Quede cada cual –mejor así– a solas con su conciencia.

IMG_0588

About these ads

Comentarios en: "Peggy Pickit: las rutas del dolor." (3)

  1. Excelente trabajo y asi es mejor, a cada quien sus prpias conclusiones,
    Luis,

  2. Roberto Alexi Simón Rojas. dijo:

    Saludos Jeovany :

    Te escribe un colega, que basado en los mismos sentimientos humanistas y en busca de mejor confort economico para la familia (al igual que ud) presta colaboracion médica en el extranjero (Venezuela), comparto algunos de tus articulos, pero son diversos los motivos que tiene cada cubano, que no es el de servirle al actuar gobierno, somos particulas de la ruta del dolor -sabes a que me refiero- Te invierto el blogs y dame tú opinión.

    • Saludos Roberto: Espero te vaya bien estés donde estés, y que esta experiencia te haga crecer tanto en lo profesional como en lo personal. No sé la opinión que esperas pero la que tengo en mente no te la puedo dar en pocas palabras pues este es un asunto demasiado complejo para eso. Sólo te deseo lo mejor y espero que tal vez algún día podamos conversar con tiempo y tranquilidad. Suerte colega.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 769 seguidores

%d personas les gusta esto: