“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, quien administra este blog, autoriza y agradece la divulgación, por cualquier medio posible, de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Este mundo alucinante.

Por: Jeovany Jimenez Vega.

El diario Granma, en su edición del 22 de junio y bajo el título “ONU destaca desempeño de Cuba en materia de libertad de reunión”, publica un reporte de Prensa Latina que refleja que Cuba expresó “… su satisfacción por haber sido mencionada como ejemplo de buenas prácticas en materia de libertad de reunión y asociación pacíficas en el informe del Relator de Derechos Humanos de la ONU en esa materia, Maina Kivi.” Según Granma, el delegado cubano Juan Antonio Quintanilla añadió que “… en nuestro país existen amplias libertades para el ejercicio de este derecho, lo cual se ejemplifica en la existencia de más de 2200 organizaciones no gubernamentales en las más diversas esferas.”

Que lo afirme aquel relator, que puede haber escrito su informe en una confortable oficina de Ginebra o bajo alguna fresca arboleda de Central Park, se comprende. Después de todo la ONU ya nos tiene acostumbrados a estos deslices, y así más de un informe o alguna que otra resolución dictada en sus asépticos estrados no merecieron mejor suerte que convertirse en papel higiénico. Después de todo, no es la primera vez que se le ve hacer la vista gorda ante situaciones similares. Por esto no sorprende que el relator ahora divague cuanto desee sobre el tema Cuba-libertad de asociación, pero escuchar lo mismo de boca de un cubano siempre causa una dosis variable de estupor.

Aunque para no pecar de injustos, se debe tomar en cuenta que la vida de un funcionario de nuestro emblemático MINREX, en medio de viajes y misiones diplomáticas, puede llegar a ser tan agitada que es posible que el Señor Quintanilla no esté informado sobre la suerte corrida por más de un opositor cubano cuando ha deseado hacer patente su derecho a asociarse libremente, o tal vez no habrá escuchado nada sobre esas turbas que golpean a damas que se defienden con frágiles gladiolos, o sobre los escandalosos mítines de repudio organizados por el partido y la seguridad del estado ante –y hasta dentro– del hogar de muchos disidentes cubanos.

Es cierto que aquí no existe un movimiento visible de indignados como los que menciona el delegado cubano cuando se refiere a los apostados en Wall Street o a través de Europa y que han sido presa de aquellas oleadas represivas, de las cuales sabemos, dicho sea de paso, gracias a los reportes de la prensa de sus mismos países. Pero lo que bien sabe y oculta este delegado cubano es que aquí se resuelve el asunto de un modo mucho más pragmático y simple: si Usted pretende armar un lío semejante sencillamente será detenido en la puerta misma de su casa, no se le permitirá salir a la calle y encima tendrá que soportar que le digan que esto es para protegerlo a Usted de la ira del “pueblo enardecido”.

En cuanto a las miles de ONGs mencionadas en el comentario de Quintanilla, bastará una rápida ojeada para advertir que todas tienen un elemento en común: ninguna tendrá un perfil político, ninguna, ni por asomo, tiene entre sus propósitos cuestionar de ningún modo al sistema de gobierno regente en Cuba. A estas alturas muy pocos enajenados se atreverían a negar que la verdadera sociedad civil cubana existe en forma semiclandestina y no es reconocida oficialmente por nuestro gobierno que continúa negado a establecer cualquier tipo de diálogo. El perfil de todas y cada una de esas “ONG” ha sido diseñado a priori y finalmente aprobado con el visto bueno del Partido Comunista, que desestimará cada propuesta incómoda. Como se comprenderá, hablar así de libertad de asociación y de una auténtica sociedad civil que goza de “… amplias libertades para el ejercicio de este derecho…” en este país de un solo partido, es alucinante.

About these ads

Comentarios en: "Este mundo alucinante." (2)

  1. te felicito tienes toda la razon, un abrazo;
    luis.

  2. El primer párrafo de este artículo acerca del Informe de las UN, es completamente risible y es rídiculo que un organismo de envergadura mundial se preste a la mentira y el chantaje de un régimen que lleva 52 años y medio en el poder mintiendo. El análisis del artículo lo resume todo, muy bien planteado, pero ahora yo me voy a dirigir a la UN para que muden su teatro cirquero para Broadway, allí no le asistiran los “payasos”, perdón, quise decir, Juan Antonio Quintanilla, que se presten al juego sucio de sus palabras.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 768 seguidores

%d personas les gusta esto: