“Ciudadano Cero” ofrece el testimonio de dos médicos cubanos que permanecieron inhabilitados durante más de 5 años para el ejercicio de la Medicina en Cuba por haber canalizado ante su Ministerio la opinión de 300 profesionales de la Salud Pública acerca de su salario. El Dr. Jeovany Jimenez Vega, quien administra este blog, autoriza y agradece la divulgación, por cualquier medio posible, de toda opinión o artículo suyo publicado en el mismo.

Por: Jeovany Jimenez Vega.

La frase no parece pronunciada por un periodista que reside en Cuba en pleno 2011: “…los cubanos tenemos criterios, hemos crecido aprendiendo a tener criterios…” Causa estupor escuchar esto en el programa sobre la ciberguerra, transmitido el pasado lunes 21 de marzo por Cubavisión. Se recibe la impresión de que en Cuba hay una absoluta libertad de criterio, que aquí Usted pudiera opinar a diestra y siniestra sin ser molestado ni con el pétalo de una rosa. Yo, que he estado durante más de 4 años inhabilitado para ejercer mi profesión por algo tan simple y natural como opinar ante mi Ministro, quedé estupefacto. En un programa dedicado al uso de las tecnologías de la Informática y las comunicaciones como armas en la confrontación ideológica, fue evidente la intención de dejar plantada en nuestro subconsciente la idea de la Internet como una amenaza, de la Internet como una agresión (por supuesto, se refiere a la que a mí me niegan, no la que disfrutan ellos plenamente). Como de costumbre, de presentar a todos los bloggers independientes como la encarnación misma del anticristo, haciendo tabla rasa y mezclándolo todo en una amalgama donde presuntamente pulula lo más execrable, se pasó al discurso apologético elogiando a los bloggers alineados con el gobierno cubano, incluidas entrevistas a periodistas de medios de la prensa oficial cubana y, por supuesto, a ninguno de los proscritos.

Los periodistas y bloggers defensores fervientes de la política del gobierno con relación a la Internet, que presumen de su libertad para emitir criterios independientes, conocen sobradamente las verdaderas reglas del juego. Tienen meridianamente claro que tal “libertad” para acceder a la red mundial tiene límites bien precisos, que está condicionada a mantener una rígida postura repetitiva al carbón de la línea oficial – conditio sine qua non – para mantener este privilegio y que si se les autoriza a mantener un blog o navegar el ciberespacio – casi siempre desde una oficina de trabajo cuidadosamente controlados – esto es en calidad de préstamo, de prebenda y no como un auténtico derecho. Cualquiera de ellos que quebrante la exigida uniformidad de criterios, y aún desde la buena voluntad haga un cuestionamiento frontal a cualquier política oficial, terminará automáticamente en la calle. Tampoco es secreto para nadie que los estudiantes de las Brigadas de Respuesta Cibernética, que operan desde la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), no pueden discrepar ni apartarse una coma de lo exigido, pues volverían a ver la UCI únicamente en fotos, quedarían fuera del juego y tal vez fuera de su carrera universitaria o de su trabajo. Todo esto trae implícito que quien navegue la Red desde Cuba defendiendo este dictado oficial a capa y espada, es sólo un privilegiado más, que opina cobijado a la sombra del poder, sin asumir riesgos, y no hace otra cosa que defender su privilegio, consciente de que cualquier opinión incómoda se pagaría caro.

El artículo de Granma publicado el martes 22 de marzo, al tratar en su último segmento la postura del gobierno cubano con relación a la Internet, muestra tal desconexión con la realidad que debería hacer a su autora palidecer de vergüenza. Existen sobradísimas razones para creer que si el acceso masivo de su pueblo a la Internet fuera de conveniencia para el gobierno cubano, ya esto fuera un hecho consumado. El gobierno ha demostrado con creces que la propaganda ideológica es su prioridad absoluta; entonces el advenimiento de la Internet se le presenta como una realidad incompatible porque su uso puede burlar las alambradas de la censura. Monopolizados durante medio siglo todos los medios masivos de información y acostumbrados a brindar cómodamente, en cucharilla de plata, su versión única de la realidad como una verdad incuestionable, como un dictado divino, este incómodo fantasma que recorre el mundo se le ha convertido en una espeluznante pesadilla. Saben bien que para conservar el control necesitan desesperadamente mantener el hermetismo del muro de la censura, que ha sido la esencia de una estrategia de comprobada eficacia, pero donde ya se advierten inevitables fisuras por donde se filtra la luz y es ahí donde hoy concentran el ataque.

Después de todo queda claro el mensaje: nuestro gobierno no está dispuesto a permitir, bajo ningún concepto, el libre acceso del pueblo cubano a la Internet. Prefiere arrastrar la mala letra ante el mundo, con tal de mantener el control absoluto de la información para mantenernos dentro de su campana de cristal, a buen resguardo de la “propaganda” mundial. Ni siquiera tras la llegada mil veces anunciada del cable de fibra óptica desde Venezuela el panorama cambiará, pues siendo una cuestión de voluntad política ya surgirá un fantasmal pretexto sobre la infraestructura técnica del país o cualquier otra excusa para que no llegue la Red a mi hogar. Por ahora el cubano queda detenido ante la alucinante tarifa de $7.oo CUC (casi la mitad de un salario mensual promedio de alrededor de $16.oo CUC) por una hora de Internet desde un hotel. Pero a pesar de esto, se llega al cinismo de acusar a alguien obligado por ello a conectarse desde una embajada, como si no prefiriera hacerlo desde su casa si se le permitiera. Pero esta situación, un producto de su propia política de censura, le da de paso un argumento extra al gobierno para acusar a todo blogger de mercenario. Ha quedado ampliamente demostrado a través de la historia, que cuando un poder se siente amenazado usa todos sus medios para incinerar hasta la raíz cualquier foco de discrepancia. Igual que ayer ardieron en la hoguera de los inquisidores montañas de libros, hoy arden, en sus hogueras virtuales, montañas de bytes.

About these ads

Comentarios en: "La ciberguerra y la censura" (5)

  1. No obstante, estaras de acuerdo que ciertas embajadas permiten el uso de su internet siempre y cuando lo que se escriba sea para desacreditar al gobierno y nunca para los efectos contrarios o para asuntos estrictamente familiares porque que yo sepa las embajadas jamas se han comportado como puentes de comunicacion asi de gratis a cambio de nada, de modo que tambien las embajadas ponen sus condiciones politicas (mismas q desde luego no estan escritas en ninguna resolucion pero se sabe que asi es) ..asi que cabe preguntarse que tan apegado a la etica esta este asunto de conectarse en las embajadas cuando quien usa el servicio debe saber que él mismo esta siendo utilizado para algun fin politico de agenda foranea.

    Paola

  2. Paola: Mientras el Gobierno cubano le niegue este elemental derecho de forma masiva a su pueblo, no le asiste absolutamente ningún derecho ético de acusarme de nada por hacer uso de un servicio que se me ofrece, Créeme que no me hace ninguna gracia tener que gastar tiempo ni dinero en transportarme a la capital para subir este comentario en cambio tú lo subes en la comodidad de tu hogar, pero si vivieras aquí en Cubita la bella tal vez me entenderías mejor. No dudo que en algún que otro sitio que mencionas se condicione a alguien como dices, pero ese no es el punto, sino que mi gobierno, que sí yiene la obligación de respetar mis derechos de cubano, no lo hace. No te olvides que para pronunciarse a favor de las políticas oficiales en este país sobran los espacios televisivos, radiales, toda la prensa escrita, en fin todos los recursos de quienes disponen y gobiernan, sin embargo, el asunto es radicalmente diferente cuando la opinión es discordante, y no quise decir ni siquiera disidente o contraria a la Revolución, sino que basta que alguien haga una lectura subjetiva determinada que no guste, aún desde las filas del partido para que lo muelan; mira mi caso y si no pregúntale a Esteban Morales. Saludos.

  3. Ah! Se me pasó decirte que en mi caso particular ni siquiera me preguntan qué pienso publicar y qué publiqué, aquí nadie me censura, ni me cobra, ni me paga. Esto que hago es un puro ejercicio de conciencia.

  4. [...] La ciberguerra y la censura. Me gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta [...]

  5. […] con la mía… como Iroel Sánchez, pero a diferencia de él lo deseo como un derecho ejercido y nunca como indigna prebenda. En lo personal este sería el sensor que me indique que estamos finalmente sobre la senda de los […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 853 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: